Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos casquillos de bala: de Lorca, nada

El informe técnico de la tercera excavación en Granada apunta a una posible fosa pero los cuerpos no aparecen

Trabajo en una fosa en Alfacar (Granada), el pasado septiembre. En vídeo, declaraciones del arqueólogo Javier Navarro.

Dos casquillos de bala y un corrimiento de tierras en torno a un pozo no han podido añadir apenas nada a lo que las distintas teorías apuntan sobre la muerte de Federico García Lorca. La tercera excavación, si bien concluyó en octubre de 2016 con más resultados que las anteriores, cierra con pruebas confusas, tal como se desprende del informe que sobre ella han presentado los técnicos en Madrid.

Javier Navarro, arqueólogo jefe y Miguel Caballero, historiador, han estado al frente de un equipo de expertos que en tres ocasiones han actuado sobre el terreno. Han trabajado con infinitos obstáculos políticos y administrativos. Apenas han dispuesto de medios materiales, han removido hasta siete metros de altura sobre el lugar indicado: el Caracolar, a menos de un kilómetro de Alfacar (Granada). Pero tras haber apilado 1.347 metros de terreno, apenas hay pruebas concluyentes.

La investigación que en los años setenta publicó Molina Fajardo, que difería en 500 metros de la que hizo Ian Gibson, sirvió a Caballero de base. También el testimonio del general Fernando Nestares, a quien llevaron al lugar tres miembros del pelotón de fusilamiento, todavía vivos en 1977. “Podemos concluir que el crimen se cometió en esa zona por la munición hallada, que los cuerpos fueron enterrados allí al haber encontrado evidencias de que el terreno fue removido y se utilizaron unos pozos para hacer la fosa, pero creemos que fueron también exhumados antes de que llegaran a descomponerse del todo”, aseguró Navarro.

Para Caballero, las excavaciones han sido un éxito y permiten seguir una línea de investigación futura basada en la teoría que abrió Molina Fajardo. “Pero la clave de todo está en unos informes elaborados por el Ministerio del Interior en los años cincuenta y sesenta, a cargo del comisario de Granada, a la sazón Mingorance Jaraba, que hemos pedido ya que mucha gente apunta a que se redactaron, pero que no constan en su expediente”.