Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
TEATRO

Los maestros de la República dan una lección sobre el escenario

El Centro Dramático Nacional pone en escena ‘La esfera que nos contiene’, hermoso canto a los maestros de la República

Leyre Abadia durante la obra.
Leyre Abadia durante la obra.

¿Por qué esa falta de aprecio? ¿Por qué tanta inquina y tanto odio hacia los maestros, y aún más hacia las maestras, de la República? La dramaturga Carmen Losa (Sevilla, 1959) ha pensado muchas veces en esa desafección e ingratitud hacia un colectivo que luchó con profesionalidad e ilusión por un proyecto de educación libre e igualitaria y que perdió la vida por ello: cerca de 2.000 fueron asesinados durante el franquismo, sin que en la actualidad haya habido más que escasas reparaciones públicas. Ese reconocimiento al colectivo lo pone ahora en escena en un montaje que tiene mucho de documental. La esfera que nos contiene es un hermoso canto a los docentes de la II República, herederos de la Institución Libre de Enseñanza, que llevaron a las más recónditas zonas rurales una pedagogía abierta y para todos con un objetivo múltiple: pensar, saber, leer, crear.

“La República no es un ideal utópico, la lucha contra la miseria tanto económica como moral y cultural marcó esos años de nuestra historia. La República trató de quebrar ese retraso secular con un proyecto ambicioso basado en la educación. La responsabilidad y el diseño para cambiar el sistema educativo en España fue de los dirigentes, pero los maestros fueron la pieza clave para llevar a cabo este gran compromiso. Su empeño por formar a generaciones de españoles nunca ha sido reconocido suficientemente. Con el triunfo del franquismo sufrieron una tremenda persecución”, asegura Carmen Losa, autora del texto y la dirección de este montaje, que se abre también como una gran compuerta a la memoria del siglo XX. No tiene dudas Carmen Losa de que la Iglesia tuvo gran culpa en ese desprecio por aquellos maestros, especialmente en los pueblos. “Lo vivieron como una clara usurpación del poder enorme que tenían los religiosos en el ámbito de la enseñanza”.

La esfera que nos contiene, título sacado de la obra de Josefina Aldecoa, Historia de una maestra, se presenta en la sala pequeña del teatro María Guerrero de Madrid (Centro Dramático Nacional) del 24 de febrero al 19 de marzo. Los dos actores en escena, Leyre Abadia e Ion Iraizoz, impulsores desde los inicios de este espectáculo, interpretan a 18 personajes en una sucesión de escenas que transita por algunos de los hechos más importantes de la historia española. Es una obra que hace un recorrido desde finales del XIX, cuando surge la Institución Libre de Enseñanza, hasta bien entrado el franquismo. No solo aparecen los dos maestros protagonistas de esta historia, Manuela y Julián, sino sus hijos, criados ya en un ambiente de represión y desolación, y otros personajes, un cardenal o un falangista, que forman parte, asegura Losa, “de un pasado no tan lejano”.

El espacio escénico y la dramaturgia del espectáculo, con la proyección de vídeos y elementos como la tierra, contribuyen a sacar a la luz todo aquello que continúa oculto en las cunetas y a la fragmentación de la realidad. “Es el espectador el que tiene que completar el puzle que le ofrecemos y con las piezas que él mismo elija”, añade Losa.

Más información