Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una república de huérfanos

Una inmersión emocionante en el corazón del gueto de Varsovia y en la filosofía pedagógica de Janusc Korczak

Una inmersión sin botella de oxígeno en el gueto de Varsovia. El tiempo y las circunstancias que Juan Mayorga retrata en El cartógrafo, representados aquí sin ambición filosófica, de manera llana, directa y lograda. Último tren a Treblinka sumerge al público en el interior del Hogar de Huérfanos, laboratorio pedagógico fundado por Janusz Korczak y Stefania Wilczynska en 1912.

ÚLTIMO TREN A TREBLINKA

Argumento: Ana Pimenta y Fernando Bernués. Texto: Patxo Telleria. Intérpretes: Alfonso Torregrosa, Maiken Beitia, Jon Casamayor, Gorka Martín, Kepa Errasti, Mikel Laskurain, Nerea Elizalde, Tania Fornieles y Mariano Estudillo. Dirección: Mireia Gabilondo. Madrid: Sala Cuarta Pared, hasta el 12 de febrero. San Sebastián: Tabakalera, 8 y 9 de marzo. Eibar. Teatro Coliseo, 25 y 26. San Sebastián: C. C. Larratxo, del 24 de abril al 7 de mayo.

Korczak, que prefiguró los derechos del menor declarados por la ONU 17 años después de su muerte, corresponsabilizó a los pequeños de la gestión de sus dos orfanatos: les permitió redactar sus estatutos, discutir en común los asuntos disciplinarios y poner las sanciones. Coloquialmente, llamó “repúblicas de los niños” a dichos centros (uno para cristianos, otro para judíos), pues ambos tenían parlamento, notaría y hasta caja de préstamos. Dentro, los chicos hacían teatro, radio y una revista. Para que inconscientemente se formaran una idea de lo que les esperaba, poco antes de ser enviados a Treblinka montó con ellos El cartero del rey, drama poético de Tagore donde el pequeño Amal, convaleciente, aguarda a la Parca.

Este espléndido espectáculo inmersivo tiene la virtud de situar al público en el centro de la acción, sentado a alguna de las muchas mesas donde ayunan los chavales o encaramado en una de las literas donde duermen: cada espectador es un huérfano más. La recreación del ambiente es formidable: no falta detalle en el comedor-dormitorio colectivo creado por Fernando Bernués e Iñigo Lacasa, ni en el fidedigno vestuario diseñado por Ana Turrillas, ni en el atrezo o en la documentada labor musical de Iñaki Salvador, pero tampoco en las interpretaciones, íntimas, minuciosas y entregadas, entre las que cabe destacar las de Nerea Elizalde, Tania Fornieles, Jon Casamayor y Maiken Beitia, por su sinceridad. Veraz, espléndido y conmovedor, Alfonso Torregrosa, en el papel del abnegado protagonista.

A pesar de su título, en Último tren a Treblinka la vida continúa, los mozos bailan, se enamoran, se casan y contemplan el porvenir con fe. La alegría y vitalidad que transmiten sus protagonistas, contrasta violentamente con lo que les espera: es un logro de la directora, Mireia Gabilondo, pero también de Ana Pimenta y de Bernués, ideólogos del proyecto, y de Patxo Telleria, que lo escribió.

El espectáculo no da tregua al público y le obliga a escoger entre seguir la escena muda secundaria que transcurre a un palmo suyo, la principal que sucede diez metros más allá, la que tiene a sus espaldas… En una función de a diario, en todos los rostros se percibía verdadera emoción: también en los de los actores, al recoger un aplauso largo, cálido y sincero, de los que se dan en ocasiones contadas.