Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Enrique Ponce corta dos orejas y escucha dos avisos en la plaza México

Miguel Ángel Perera pasea un trofeo en el inicio de la feria de Guadalajara

Una tarde muy completa en la que brilló la torería y la maestría del valenciano Enrique Ponce, que paseó dos orejas, y el emotivo adiós a los ruedos del mexicano Eulalio López Zotoluco, que cortó una oreja, se vivió en la corrida perteneciente a la décima tercera fecha de la temporada 2016-2017 en la Monumental Plaza México.

Con una gran entrada, unas 30 mil personas, se lidiaron seis toros de Fernando de la Mora, bien presentados. El primero y sexto, ambos berrendos, resultaron flojos, aunque sin problemas. El segundo, estupendo, fue premiado con arrastre lento. También salió bueno el tercero, y el cuarto que tuvo mucha clase, se rajó al final.

Lo interesante del festejo fue que Zotoluco y Ponce entendieron a la perfección a los toros y ofrecieron un espectáculo brillante.

Ponce, muy bien considerado en México, se lució en el segundo con el capote y con un trasteo, que brindó a Zotoluco, en el que hizo gala de sitio y elegancia, hasta que cuajó a la res a la que mató de una estocada. Fue premiado con dos orejas que paseó entre aclamaciones.

Al cuarto lo descubrió con el capote y supo aprovechar su clase y recorrido en su acometida. Tras una faena que tomó vuelo, dio siete pinchazos. Aunque recibió dos avisos, el público le hizo dar la vuelta al ruedo. Al sexto, sin raza y deslucido, Ponce lo mató pronto, tras realizar varios intentos. Salió a hombros junto a Zotoluco.

Zotoluco entendió al primero, con poca raza, a las mil maravillas. Trazó una faena pulcra, con un pinchazo limpio, y fue premiado con una oreja.

Con el tercero estuvo torero con el capote. Realizó otra gran faena, toreando sobre la derecha por abajo, tras forjar el trasteo con variedad y buen gusto. Mató de una estocada y obtuvo una oreja.

Con el quinto, toreó muy bien con el capote, en una faena que iba a buen ritmo, pero la res se rajó y, a pesar de ello, el mexicano no recayó. Tras pinchar media estocada y varios descabellos, recibió un aviso y recorrió el ruedo entre grandes muestras de cariño, a pesar de que perdió otro trofeo.

El torero de plata Christian Sánchez saludó en el tercio por un gran par que colocó al tercer astado. Y también dijo adiós a la profesión, con el cariño del público, el picador Ignacio Melendez González.

En esta corrida, en la que tuvieron lugar escenas muy emocionantes y de profundo sentimiento, grupos de aficionados le ofrecieron regalos a Zotoluco, lo mismo que los niños de un centro al que el maestro protege. Además el mexicano fue despedido con mariachis y sus hijos le cortaron la tradicional coleta.

Oreja para Perera en Guadalajara

El diestro español Miguel Ángel Perera cortó la única oreja concedida en la primera corrida de la feria del 50 aniversario de la inauguración del coso Nuevo Progreso de la ciudad mexicana de Guadalajara.

Los mexicanos Ignacio Garibay y Diego Silveti, sus compañeros de cartel, se fueron de vacío.

Con buena entrada en los tendidos, se lidiaron siete toros, uno de regalo, de los hierros de San Miguel de Mimiahuapam, Santa Teresa y Begoña, bien presentados y desiguales en su comportamiento.

Garibay estuvo solvente pero sin romper del todo. Fue aplaudido tanto en el primero como en el cuarto.

Perera realizó la faena de la corrida al segundo, con trasteo firme, para recibir una oreja. Con el quinto, que no salió bueno, silencio con dos avisos.

Silveti, con empeño toda la tarde, escuchó palmas en el tercero, silencio en el sexto y regaló un séptimo para recoger aplausos.