Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los libros didácticos o juveniles son los más editados en España

La industria publicó 81.391 obras en 2016, el 28% en formato digital

Un dato, por sí solo, no aporta mucho. En España se editaron el año pasado 81.391 títulos, según las estadísticas de la Agencia del ISBN (el código que identifica una obra) difundidas hoy. ¿Qué significa? ¿Son muchos? ¿Pocos? Para comprenderlo, hace falta compararlo con otras cifras o contextualizar. En 2015, las obras editadas fueron 73.144: por tanto, habría un aumento de más de 8.000 títulos. Sin embargo, hace meses se produjeron “cambios tecnológicos importantes” que permitieron rescatar y catalogar miles de libros, no necesariamente publicados en 2016, de ahí que no se pueda usar 2015 como término de comparación, según Antonio María Ávila, director ejecutivo de la Federación de Gremios de Editores (FGEE). Tanto que Ávila cree que la cantidad de obras nuevas se ha estabilizado desde hace años, con oscilaciones de un 1 o 2% más o menos, lo que refleja un mercado “muy maduro”.

Así que quizás convenga acudir a otra estadística: el 39,4% de los españoles no abrió ni un libro en 2015, según el CIS (Centro de Investigación Sociológica). Entonces, ¿hay lectores para 81.391 obras nuevas? “Dado que no hay una quiebra masiva de editoriales y que el número de publicaciones se mantiene de año en año, diría que sí. El error común es pensar exclusivamente en términos de literatura”, sentencia Ávila. Lo cierto es que los “libros de ficción y temas afines”, como los define el estudio, representaron el 16% de las publicaciones. Por comparar, libros infantiles, juveniles y didácticos correspondieron al 22,8%. En el tercer puesto, las obras de Medicina, con un 9,8%.

“Se editan montones de libros de texto, u obras para fragmentos reducidos, como las especializadas en Ingeniería. Además, cuando producimos esos títulos, no se está pensando solo en el mercado español. Somos una industria muy exportadora, tanto a Europa como América”, tercia Ávila, quien en absoluto cree que se publiquen demasiadas obras en España. “Se edita lo que se necesita. Y es una de las riquezas del mercado”. Se edita también menos, en cuanto a las copias: la tirada media bajó en 2015 —el dato de este año aún no está disponible— a 2.810 ejemplares, 76 menos que en 2014, según la propia FGEE. Las nuevas tecnologías y la difusión de la impresión bajo demanda explican el descenso según Ávila, ya que los editores pueden acercarse más al cálculo de cuántas obras van a vender.

Prácticamente estable se mantiene también el número de títulos nuevos publicados en formato digital: fueron 23.016, el 28% del total, por lo que el porcentaje sube un 2% respecto a 2015. La FGEE calcula aun así que los libros electrónicos solo suponen el 5,1% de cerca de 3.000 millones que factura anualmente el mercado editorial. Y constante permanece también la concentración especialmente en dos comunidades autónomas: el 62% de los nuevos títulos se registró entre Madrid y Cataluña.