Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Einstein’, un físico a lo Sherlock Holmes

Tom Beck interpreta a un científico adicto a las anfetaminas que ayuda a la policía

Tom Beck y Annika Ernst en 'Einstein'.
Tom Beck y Annika Ernst en 'Einstein'.

Tom Beck (Nuremberg, 1978) admite que no era el mejor estudiante de física en el colegio y que no se le quedó mucho de la materia, pero se muestra encantado de poder interpretar a un supuesto bisnieto de Albert Einstein que también es un genio, a su manera. Beck interpreta en Einstein (AXN, miércoles 22.15) al físico Felix Winterberg, familiar (en esta ficción) del premio Nobel, adicto a las anfetaminas, al que se le detecta una enfermedad que terminará con su vida en pocos años. Cuando es detenido por la policía por obtención de fármacos de manera ilegal, cambia una posible pena por colaborar en investigaciones complicadas en las que su intelecto es su principal arma. Beck cambia así la carretera y la velocidad de Alerta Cobra por la caótica vida de un genio con cierto aire a caradura y una pizca de Sherlock Holmes.

“El hecho de que el personaje tiene un problema grave, de que va a morir de demencia en pocos años, le da la libertad de decir y hacer muchas cosas de una forma más dura, no tiene nada que perder, dice lo que piensa, casi como un niño”, cuenta el actor alemán en conversación telefónica. La conexión con el célebre físico del personaje es lejana, una excusa para justificar la genialidad de Felix, pero “en todos los capítulos hay alguna referencia a Einstein, incluso aunque solo sea una frase que dijo”, dice el intérprete.

Einstein es una serie procedimental, de momento con diez capítulos, en el que cada semana se resuelve un caso. Y para resolverlo, Felix tiene a su lado a una detective, interpretada por Annika Ernst. Como es habitual en estas series, la relación entre ambos personajes, muy diferentes, es el punto fuerte de la ficción. “Mi personaje piensa que la policía es lenta y estúpida y ella piensa que él es un imbécil arrogante que lo quiere saber todo o que ya lo sabe todo mejor que nadie”, comenta Beck. “Es divertido verles, porque de alguna forma se admiran el uno al otro, lo que siempre da juego a los guionistas y probablemente el espectador pensará que igual al final de la temporada se convertirán en pareja”.

La ciencia es el arma de Felix, pero como dice Beck al principio de la entrevista, no era su punto fuerte en el colegio: “En la serie, las cosas que él enseña son para estudiantes muy jóvenes, así que se entiende de lo que habla. Pero trabaja en un gran asunto para resolver el problema de la energía para todo el mundo, y cuando habla sobre eso, no se le entiende nada. Tuve que buscar en Internet cosas que no comprendía para tratar de salir adelante”, admite el actor.

Una de las motivaciones del personaje que interpreta Beck es terminar esa importante investigación antes de morir: “En el inicio de la serie, Felix no tiene aceptado que sufre una enfermedad mortal, porque todavía no se ha manifestado. Lo que trata es evitar dormir y toma muchas anfetaminas para ello, así es como lidia con la enfermedad para ser capaz de terminar su trabajo”.

La versión de Tom Beck de 'Drive my car' en castellano.

“Me encanta ver series como Breaking Bad que necesitas ver todos los episodios, que para entender el duodécimo tienes que haber visto los 11 anteriores. Pero eso es para la televisión de pago. Para la generalista, si pones la tele cada martes a la hora de la serie, si no lo puedes ver un día, lo ves a la semana siguiente y puedes seguir la serie sin problema”, comenta el actor sobre las series en las que participa, como Alerta Cobra o Einstein. Y así ha subido también su popularidad, a la que ha ayudado que también lleva una carrera paralela como cantante. Incluso se atrevió en un disco a interpretar en castellano una versión de Drive my car de The Beatles.

A favor de la ciencia

Tom Beck en 'Einstein'.
Tom Beck en 'Einstein'.

Einstein tiene mucho de otras ficciones como House, CSI o incluso Castle. Y en especial con la comedia The Big Bang Theory al tener al frente como protagonista a un físico. "Estas series son una buena excusa para hacer un poco de propaganda en favor de la ciencia, que realmente no hay mucha", comenta el divulgador científico Antonio Martínez Ron en la presentación de la serie en Madrid en el Ateneo, lugar por el que Albert Einstein pasó en 1923 para dar una conferencia. 

"Los físicos son personajes dignos de la mejor de las ficciones y sus vidas están llenas de aventuras", dice Martínez Ron, que tras ver el primer episodio de Einstein defiende sus "grandes aciertos" en lo que a la parte científica se refiere aunque ve inevitable que los guionistas metieran "algún fallo menor". Para el escritor lo bueno de estas ficciones es que dejan al espectador "con ciertos conceptos para que les suenen".

Más información