Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Despiadada autoconfesión

'El espectáculo del tiempo', del escritor argentino Juan José Becerra, es un prodigio de escritura y saber pensar el mundo (y su tiempo) desde la literatura y para la literatura

El espectáculo del tiempo, la nueva novela del escritor argentino Juan José Becerra (1965), es adentrarse de pleno en un problema filosófico. El mismo autor lo dijo en una entrevista: “Siempre me pareció que el problema de la filosofía era literario, y el de la literatura, filosófico. La primera tiene que enfrentar el problema del decir, y la segunda, el del pensar”. Y en otra afirmó: “Todas mis novelas tienen un único asunto: el tiempo”. El espectáculo del tiempo es la literalización de ese problema filosófico. Esta misma tesitura, esta semejante discusión conceptual, hallamos en su novela anterior La interpretación de un libro (2012).

La novela arranca con la muerte de un hombre de 112 años ocurrida en 2002. Esta muestra de longevidad personal la incrusta Juan José Becerra como una minúscula metáfora de la propia narración, que aspira a adentrarse en el corazón del tiempo vivido, el que se está viviendo y el por venir. De hecho, estamos asistiendo a la narración de una vida contada por su protagonista. Juan Guerra narra lo que ve y lo que no ve pero sabe que sucedió.

Ese el verdadero tiempo de la novela que leemos. El tiempo que nos trasciende hacia el futuro y hacia el pasado. Entre esas coordenadas, El espectáculo del tiempo se convierte a su vez en una despiadada autoconfesión.

La crudeza de lo oído por el lector —porque la voz que nos narra lo hace desde el borde mismo de la más insultante cotidianidad, como si nos lo relatara de viva voz— abarca varios amores, descripciones casi pornográficas, tramos de contagiosa y refinada comicidad.

Juan José Becerra nunca escatimó elogios a la figura de César Aira. Su literatura bascula entre la imaginación airana, esa que, según el propio autor, suplantó a la borgeana, y una irrenunciable adicción a la sensación de soledad e intemperie, que el mismo autor defendió como la única razón de ser de su narrativa. Un prodigio de escritura y saber pensar el mundo (y su tiempo) desde la literatura y para la literatura.

El espectáculo del tiempo. Juan José Becerra. Candaya, 2016. 528 páginas, 20 euros