Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descubierta una foto inédita de Frédéric Chopin

El Instituto Polaco de París anuncia el hallazgo de una imagen del compositor

La imagen de Chopin.
La imagen de Chopin.

Una fotografía inédita de Frédéric Chopin supone, para el mundo del piano clásico, una sorpresa mayúscula, emocionante. Se ha descubierto en casa de un particular y el hallazgo se debe a un conocedor de la figura del compositor polaco, M. Alain Kohler, un físico suizo. Junto con Gilles Bencimon, de Radio France Internationale y músico entusiasta, ha llevado a cabo una investigación de la que ambos han concluido que se trata de una reproducción fotográfica de un daguerrotipo, desconocido hasta ahora, del virtuoso del piano.

Realizado alrededor de 1847 en el estudio de Louis-Auguste Bisson, en París, ese fotograma sería el tercer retrato que se conoce del compositor. No es la primera vez que Alain Kohler tiene éxito indagando sobre Chopin. Ya hace dos años certificó que el piano de cola que conservaba en su casa un alemán, un Pleyel 11265, fue el que tuvo Chopin entre el invierno y la primavera de 1844 a 1845 en la plaza de Orleans, en París.

De los dos daguerrotipos originales de Chopin perdidos durante la Segunda Guerra Mundial, no se conoce, nada salvo reproducciones. Tomados entre 1840 y 1845, el primero es de una calidad mediocre. El segundo, realizado hacia 1847 y universalmente reconocido, muestra al pianista atormentado y demacrado por la enfermedad. También es del estudio de Bisson.

El origen del último descubrimiento ha sido un puro azar. Durante una reunión con una melómana con la que discutía en su salón, M. Kohler se percató del marco que pendía del muro con la imagen turbadora de un personaje, todavía joven, elegante pero de rostro sombrío. Kohler, muy familiarizado con los retratos y la iconografía del pianista, convenció al propietario de que le autorizara a hacer una copia del documento para estudiarlo. Tras contactar con especialistas de distintos lugares, Bencimon se ofreció para ayudarlo.

De las comparaciones con los otros retratos del compositor —fotografías, pinturas, dibujos, esculturas—, los análisis no dejan lugar a duda: el físico, la expresión, las proporciones y hasta la ropa indican que es Chopin.