Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CORREO DEL ZAR

Las mejores piernas del Antiguo Egipto

La ciencia parece confirmar que tenemos las extremidades de la momia de Nefertari, la reina favorita de Ramsés II

La reina Nefertari, pintada en su tumba en Luxor.

La noticia de que en junio habrá nueva momia, la de la princesa Ahmanet, en la película The Mummy, de Alex Kurtzman, con Tom Cruise, ha coincidido en excitante sincronía con la reciente publicación de los resultados del estudio sobre las supuestas piernas de la reina Nefertari. Me es difícil decir qué me entusiasma más. Hay que reconocer que las imágenes que nos llegan del tráiler del filme –ese inquietante sarcófago antropomorfo, el rostro tatuado de la princesa y sus ojos de pupila doble- resultan más impactantes a priori que las fotos de las extremidades momificadas de la reina favorita del gran Ramsés II, una de las mujeres más legendarias del Antiguo Egipto junto con Hatshepsut, Nefertiti y Cleopatra. Pero habría que haber visto esas piernas en su mejor momento (hace un par largo de milenios), cuando el Nilo tenía buenas crecidas y Nefertari volvía loco al faraón.

Las sandalias halladas en la tumba confirman que se trata de una mujer de bandera, la momia calzaría un 40

Hoy las piernas de la soberana pueden resultar algo decepcionantes para el profano. Son tres trozos momificados: un largo fragmento de pierna consistente en un fémur y su tibia (incompletos), y dos pedazos cortos de la otra, una parte de fémur y otra de tibia. Ni siquiera llevan medias. Uno nunca les silbaría al pasar o les lanzaría lindezas faraónicas del estilo “¡vaya con aquella por la que el sol se alza!” o “¡caramba con la Señora de las Dos Tierras, amada de Mut!”. Sin embargo no es necesario echarle mucha imaginación para devolverles la vida a ese par de extremidades –como hacen en las películas los sacerdotes enamoradizos Imhotep o Kharis-: basta con recordar las imágenes de Nefertari en las paredes de su bellísima tumba (QV 66) en el Valle de las Reinas y que permiten admirar unas piernas realmente sensacionales.

Los restos momificados de las piernas de la reina Nefertari

Cuando Ernesto Schiaparelli descubrió la sepultura en 1905 esta había sido saqueada y solo se encontraron fragmentos del ajuar de la reina (incluidas unas sandalias) y las susodichas piernas de momia.Siempre se había pensado que eran las de ella, Nefertari (aunque en una tumba egipcia te puedes encontrar cualquier cosa), y como tales se han exhibido tradicionalmente en el Museo Egipcio de Turín. Pero nunca habían sido sometidas a un análisis científico riguroso. El estudio que se les ha hecho ahora y que ha incluido radiografías y pruebas de ADN –y en el que ha participado la famosa y mediática Joann Fletcher, que afirmó en 2003 haber identificado a Nefertiti en una de las momias de la tumba KV 35-, ha arrojado interesantes datos como que las piernas pertenecen a una mujer de más de 40 años que padecía pequeñas dolencias articulares relacionadas con una vida muelle y en buena parte recluida (acorde con un muy importante estatus) y que estaba mayormente sana, si excluimos que había muerto. La técnica de momificación coincide con la empleada en la 19ª dinastía a la que pertenecía Nefertari. Hay una discrepancia con la antigüedad de los restos, pero puede deberse a la contaminación de los mismos.

Los investigadores concluyen deportivamente (visto el gasto) que no hay una certeza absoluta de que las piernas sean las de la reina, pero que es muy posible. Para los forofos de la soberana, que somos muchos, lo viene a confirmar el que las piernas fueran de una mujer de bandera: medía entre 1,65 y 1,70, considerablemente más alta que la egipcia media de entonces (1,56) e igual en talla a los hombres egipcios. El dato lo confirman las sandalias de la tumba (muy finas), que indican que la momia calzaría un 40. ¡Eso sí que era pisar fuerte en la tierra de los faraones!