Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Pulsaciones’, la vuelta de Emilio Aragón a la televisión

Antena 3 estrena este thriller que lleva a la ficción la teoría de que el corazón puede tener memoria como el cerebro

Pablo Derqui, en el rodaje de 'Pulsaciones'

¿Puede un corazón albergar recuerdos y emociones y, tras morir, pasarlos a otra persona en un trasplante? Este es el punto de partida del thriller Pulsaciones, la vuelta de Emilio Aragón (La Habana, 1959) a la televisión, esta vez como guionista -junto a Carmen Ortiz y Francisco Roncal-, productor y director de algún capítulo.

La serie, producida por Globomedia, cuenta la historia de un neurocirujano al que le es trasplantado el corazón de un periodista muerto en extrañas circunstancias. Los recuerdos del fallecido no tardan en aparecer y el médico, interpretado por Pablo Derqui, comienza a investigar qué pudo pasarle al reportero (Juan Diego Botto). Leonor Watling, Meritxell Calvo, Ingrid Rubio y Antonio Gil, entre otros intérpretes, completan el reparto.

Como viene siendo habitual en España, la cadena anunció el estreno de la serie de Emilio Aragón (Antena 3, martes a las 22.40) con apenas tres días de anticipo. El director y guionista atiende a EL PAÍS por teléfono en medio de la vorágine de promoción de la ficción y los nervios de las horas antes del estreno. "Supongo que son sus estrategias [de las cadenas] y entiendo que lo miren y lo remiren, porque son tiempos complicados, hay mucha competencia, sobre todo hay mucho talento, hay cosas muy buenas y nosotros estamos muy ilusionados con el estreno, es el primer thriller que hacemos los tres que hemos escrito la serie".

El origen de Pulsaciones está en una noticia que los escritores de la ficción leyeron en la prensa sobre una investigadora francesa que trabaja en Canadá sobre la memoria del corazón. "Tenía decenas de casos y ella aboga que el corazón puede llegar a tener tanta memoria como el cerebro. Evidentemente, todas estas investigaciones están en una fase muy primaria y nosotros lo que hemos hecho es llevarlo a la ficción, al terreno de lo fantástico, porque nos parecía que era muy interesante y podía originar historias con mucho contenido", explica Aragón.

Una serie cerrada

El productor, que en los últimos años ha estado muy centrado en el cine, con filmes como Pájaros de papel (2010) o Una noche en el viejo México (2103), cree que Pulsaciones podría haber sido una película, pero destaca que es el momento de trabajar en televisión: "Me encantan las series inglesas y las norteamericanas. Desde Los Soprano hasta hoy la ficción televisiva ha ido creciendo y evolucionando de una manera exponencial. Se están haciendo cosas muy interesantes, de hecho en EE UU muchas de las ideas rompedoras vienen de Netflix o de HBO o de cadenas alternativas como estas". Y piensa que en España es el momento de la ficción de calidad: "Nos gustaba la idea de intentar humildemente aportar algo y de ahí el por qué hacerlo en televisión y no en cine". "Es una serie cerrada de diez capítulos, no tiene continuación y de alguna manera podríamos pensar que es una película con su planteamiento, nudo y desenlace", dice el cineasta.

La conversación vuelve a cómo se trabaja con las series en España. Las cadenas anuncian con poco tiempo los estrenos, a veces a mitad de temporada cambian de día de emisión, la duración de los capítulos es larga y hay mucha publicidad. "La televisión comercial es así", comenta Aragón, que a lo largo de su carrera ha trabajado de todo en la televisión, desde actor a director pasando por productor o gestor. "Desde el punto de vista de guionista, me gustaría que el capítulo se viera entero sin cortes, pero sabemos que no puede ser así porque las reglas del juego son las que son. Lo que sí me gustaría apostillar es, y no estoy regalando los óidos a la cadena, el esfuerzo que está haciendo Antena 3 por apostar por una ficción que tiene su pequeña vuelta de tuerca, con una fotografía distinta y una narración, tanto visual como de la historia que contamos, que hay que seguirla capítulo a capítulo", dice Aragón. "Si echas la vista atrás, en la ficción reciente de A3, desde El tiempo entre costuras hasta hoy, están haciendo cosas muy intersantes para una cadena generalista".

Piropos con disculpas

Meritxell Calvo y Juan Diego Botto, en 'Pulsaciones'.
Meritxell Calvo y Juan Diego Botto, en 'Pulsaciones'.

Emilio Aragón está de promoción con su serie Pulsaciones, pero incluso parece disculparse por ello cuando habla bien de su equipo y de sus actores. "Me da pena hablar así porque parece que hablar bien de la serie es lo que toca, pero es que de verdad que hemos trabajado mucho, muy duro, ha habido mucha noche, mucho frío, mucha incomodidad, pero ha habido un ambiente maravilloso, sientes desde detrás de la cámara como la gente rema a favor y eso es fantástico".

Estas palabras las extiende, sin desmerecer al resto del reparto, a dos de los protaonistas, Pablo Derqui y Meritxell Calvo: "Pablo me parece que es descomunal. Por no enfadar a compañeros de la profesión, es uno de los tres mejores actores que hay en España sin duda alguna. Y en ese sentido también tengo que decir que lo de Meritxell Calvo ha sido un gran descubrimiento. Es una mujer con un futuro envidiable, es una grandísima actriz y además trae a la pantalla una frescura poco habitual".

Más información