Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Saramago y la doble identidad regresan mutados a Lanzarote

José Martret estrenará en los Jameos del Agua un montaje sobre ‘El hombre duplicado’, novela que el Nobel concibió en la isla

Raúl Tejón y Kira Miró en la adaptación teatral de la obra de Saramago.
Raúl Tejón y Kira Miró en la adaptación teatral de la obra de Saramago.

Cuenta Pilar del Río, la viuda de José Saramago, que un mañana el escritor, en su casa de Lanzarote, frente al espejo del baño donde se afeitaba, preguntó en voz alta: “¿Si existiera alguien exactamente igual a mí, sería capaz de soportarlo?”. De esta reflexión matinal surgiría El hombre duplicado, una obra en torno a la identidad y las posibilidades que ofrece la vida que el Premio Nobel de Literatura portugués publicó en 2002, ocho antes de su muerte en la isla canaria. El hombre duplicado llega ahora al teatro de la mano del director José Martret, en un montaje protagonizado por Raúl Tejón y Kira Miró, entre otros, y la colaboración especial de Nathalie Poza, que se estrenará en el auditorio de los Jameos del Agua (Lanzarote) el próximo 13 de enero, antesala de una gira futura. La adaptación, que cuenta con el respaldo de Pilar del Río y la Fundación José Saramago, ha sido realizada por Salvador Toscano y Félix Ortiz. El montaje teatral abordará de lleno “la crisis de identidad” que se aborda en la obra manteniendo, aseguran los autores de esta versión, todo “el magnetismo” de la novela.

Para José Martret, un dramaturgo con una mirada especial reflejada en sus obras anteriores (Ivanov o MBIG, entre otras) así como en la filosofía con la que creó, junto a Alberto Puraenvidia, dos de los espacios teatrales más innovadores de la ciudad de Madrid, La casa de la portera y La pensión de las pulgas, este encuentro en el escenario con Saramago es especialmente emocionante. Él, un mallorquín de 45 años, que desde muy joven se vio atrapado y doblegado por la obra del autor portugués.El hombre duplicado, primera obra de Saramago que en España, salvo un montaje en Galicia, es adaptada al teatro narra la historia de Tertuliano, un profesor de historia que descubre viendo una película en el cine que hay un actor secundario que es exactamente igual que él, con las mismas cicatrices físicas que él. La obsesión de Tertuliano por encontrar a ese actor, de nombre Antonio, le lleva a una búsqueda implacable hasta dar con ese otro yo que descubrió en una pantalla de cine. Las más de 400 páginas del libro tendrán sobre el escenario una duración de aproximadamente hora y media.

“Con Saramago se vive la literatura de otra manera, la experiencia como lector es diferente. Leer a Saramago requiere una atención especial que te lleva a una reflexión profunda y te cautiva. Esta es la premisa con la que abordo este montaje teatral. Quiero una experiencia teatral única para el público. Hay algo muy irónico en la escritura de Saramago y eso lo hemos querido plasmar. La obra es un thriller que se va adentrando por caminos muy inquietantes hacia un final bastante inesperado”, asegura Martret que es consciente de las dificultades teatrales de una obra muy reflexiva en torno a la identidad y el ser humano. “El montaje narra la historia de principio a fin y la va hilando con las reflexiones que despliega Saramago en el libro. La historia no queda vacía de contenido, sino que sigue teniendo la profundidad que le dio el autor portugués”, añade Martret, que se ha rodeado de un equipo técnico de lujo: Jaume Manresa, música y sonido, Alberto Puraenvidia (escenografía), David Picazo (iluminación) y Miguel Ángel Raió en las proyecciones audiovisuales.

El estreno de El hombre duplicado en los Jameos del Agua, ese bello espacio natural intervenido por el artista César Manrique, será, piensa José Martret, el mágico encuentro entre estos dos creadores que nunca llegaron a conocerse.