Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno reducirá el IVA de prensa y libros digitales del 21% al 4%

El ministro de Economía, Luis de Guindos, anuncia la rebaja aunque no concreta su fecha

De Guindos (izquierda) habla con Klaus Regling, hoy en Bruselas.
De Guindos (izquierda) habla con Klaus Regling, hoy en Bruselas. AFP

Los libros y publicaciones digitales pagarán los mismos impuestos que los impresos. El ministro de Economía español, Luis de Guindos, ha anunciado este martes que el Gobierno bajará el IVA de las revistas, periódicos y libros digitales para igualarlo con los de formato físico, pasando así de pagar el 21% actual a un tipo reducido del 4%. La medida se ha conocido pocos días después de que Bruselas propusiera adaptar sus reglas para permitir a los Estados miembros reducir el IVA a este tipo de servicios, algo que hasta ahora tenían vedado por ley. El ministro ha informado de que la rebaja se producirá de una sola vez, no de forma gradual, si bien no ha precisado la fecha en que el Ejecutivo introducirá el cambio ni su coste estimado para las arcas públicas.

Sigue EL PAÍS Cultura en Facebook

De Guindos ha desvelado la intención del Ejecutivo de equiparar ambos tributos al término de la reunión de ministros de Economía y Finanzas que se ha celebrado este martes en Bruselas. "La idea es la convergencia total hacia los tipos de IVA que tiene la prensa impresa", afirmó. La diferencia impositiva para ambos formatos no es algo exclusivo de España. La Comisión Europea calcula que los gravámenes a las publicaciones digitales son actualmente superiores entre un 10 y un 20% en el conjunto de la UE.

Bruselas ya no cree necesaria esa discriminación positiva hacia el papel, y planea adaptar sus reglas a la nueva realidad. "Sea papel o digital, un libro es un libro y un periódico sigue siendo un periódico", dijo al respecto el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici. La Comisión, que pretende simplificar las normas de IVA para promover el comercio electrónico, no obligará a ninguno de los Estados miembros a aplicar la rebaja, pero tampoco la obstaculizará como hasta ahora. Rectifica así una posición que tiempo atrás le enfrentó en los tribunales a Francia o Luxemburgo, a las que denunció por bajar el impuesto a las publicaciones digitales unilateralmente, y que finalmente se vieron obligadas a volver a subirlo.

El último capítulo judicial fue hace solo tres meses, cuando el Tribunal Constitucional polaco preguntó a la abogada general si la aplicación de un impuesto diferente a los formatos impreso y digital no vulneraba el principio europeo de la igualdad de trato. Entonces, la letrada de la UE defendió la continuidad de la distinción fiscal dado que pese a pagar más impuestos, el libro digital seguía siendo más barato y los gastos de promoción y lanzamiento en formato papel eran superiores.

La bajada era desde hacía tiempo un caballo de batalla de la industria editorial. Tanto la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE) como la Federación de Gremios de Editores (FGEE) habían pedido una reducción del IVA para prensa, revistas y libros digitales que acabara con la desigualdad y los situara al mismo nivel que los ejemplares de papel. El libro electrónico supone el 5,1% de la recaudación del mercado editorial español según el último informe de la Federación de Gremios de Editores, si bien otras fuentes elevan sus ventas reales a entre el 10 y el 15% del total, dado que el estudio no incluye la autoedición online.