Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Cómo traducir ‘Make America Great Again’?

Consultamos a traductores por la mejor versión del espinoso lema de Trump. No hay acuerdo

Donald Trump en un mitin de campaña. EFE

Make America Great Again. El lema de campaña de Donald Trump ha tenido la eficacia de los grandes eslóganes publicitarios. El presidente electo de EE UU, que lo popularizó con sus gorras con la frase sobre la visera, se siente tan identificado con él que ha dado el paso de institucionalizarlo nombrando la web de información sobre su equipo de transición greatagain.com. Su significado en inglés se capta de inmediato, como un derechazo a la mandíbula, pero curiosamente su sencillez se retuerce al intentar decirlo en español. En los medios en esta lengua se han podido leer variedad de versiones similares pero casi nunca idénticas. Hemos consultado a traductores profesionales e incluso entre ellos el lema que invoca el regreso de una Gran América se escurre como un ciempiés.

“Yo diría: Que América vuelva a ser grande”, responde Miguel Sáenz, miembro de la Real Academia Española, que fue parte del cuerpo de traductores de Naciones Unidas y ha llevado al español a autores en inglés como William Faulkner o Salman Rushdie. “No es fácil, por la concisión de la frase. Por otra parte, parece inevitable aceptar que, con América, se quiere decir los Estados Unidos”, añade. Otra propuesta en esa línea es la de Hilario Barrero, profesor de la Universidad de la Ciudad de Nueva York y traductor de poetas clásicos como Robert Frost o Henry James: Haz América grande otra vez, subrayando el valioso matiz de apelación directa a la acción. Por su lado, Jordi Doce, traductor de poetas como William Blake o T. S. Elliot, opina que traducir great again como “grande otra vez” sería “un anglicismo sintáctico”. “En español tenemos la expresión volver a ser”, dice, y sugiere que el lema pase al español como Hagamos que América vuelva a ser grande o, acortando, Que América vuelva a ser grande o América vuelve a ser grande, coincidiendo –los únicos que lo hacen– con Sáenz.

Yo diría: 'Que América vuelva a ser grande”

Miguel Sáenz, Real Academia Española

Tres traductores mexicanos aportan sus opciones y lamentan por separado el triunfo del candidato que insultó a sus paisanos. “Vaya tiempo que nos ha tocado vivir”, termina su correo electrónico la escritora Laura Emilia Pacheco, que ha traducido a autores como Raymond Carver y Francisco Goldman. Partiendo de la idea de que la frase “conlleva la fantasía de que todo tiempo pasado fue mejor” y que “busca recrear un país irreal que sólo existe en los límites de la imaginación endogámica del electorado que votó por Trump”, apuesta por Devolvámosle a los Estados Unidos su grandeza. El escritor y periodista Jorge F. Hernández propone Rehacer la grandeza de América pero piensa que en el fuero interno de Trump eso se entiende como Rehacer la América blanca. “Y se va a enterar”, lo reta el traductor de Por qué importa Sinatra de Pete Hamill. La respuesta de Gabriela Jauregui, traductora del poeta Tom Raworth, arranca con un “¡Qué tiempos aciagos!” para plantear luego la opción Hagamos América grande de nuevo, “muy al estilo Ronald Reagan”, compara.

El lema no es nuevo. En 1980 Reagan usó Let’s Make America Great Again, pero su discurso era inclusivo y sin el cariz xenófobo de Trump. Tal vez por eso se quedó por el camino el amable y plural Let’s –Vamos a o Hagamos–, o a lo mejor fue solo para poder quedarse –como ha hecho Trump– con el copyright.

Una versión modernizada del lema franquista –¡Arriba América! en lugar de ¡Arriba España!– se correspondería bien

James Womack, traductor británico

“Cualquier traducción me resulta insatisfactoria”, se resigna el asturiano Martín López-Vega, traductor del poeta Charles Simic. “Es difícil por un par de cosas; primero, en castellano no puedes usar América como sinónimo de Estados Unidos, y eso alarga ya mucho el asunto; y luego el verbo en inglés es una exhortación a los electores a que hagan grande el país votándole, pero también la promesa de ir a hacerlo. Lo dejaría tal cual, sin traducir, como se hace a menudo con las películas”. También renuncia a pasarlo al español el psicoanalista mexicano y traductor de la editorial Sexto Piso Juan Luis de la Mora: “Se me ocurre que más allá de una traducción como Hacer América grande otra vez, o Devolver a los Estados Unidos su grandeza, quizá valga la pena pensar que la frase es intraducible, sobre todo al español”, dice en referencia a la negativa imagen de los hispanos dibujada por Trump. “Quiero decir: ¿no apela justamente a quienes tienen miedo de la traducción? Más allá del enunciado, la enunciación rechaza la hospitalidad como recepción de lo extraño, de lo extranjero”.

El traductor inglés radicado en Madrid James Womack, doctorado en Oxford con el ensayo Traducción e ideología en W. H. Auden y traductor del ruso de Vladímir Maiakovski, considera que la mayoría de las traducciones del lema “suenan algo perifrásticas” y carentes de la “concisión” de su lengua natal. “Creo que hace falta una traducción interpretativa, que resuma los deseos de Trump y del trumpismo pero en otras palabras. Una versión modernizada del lema franquista –¡Arriba América! en lugar de ¡Arriba España!– se correspondería bastante bien”.