Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La memoria perdida de María Rodrigo

Fue alumna de Richard Strauss y la primera mujer en estrenar una ópera en España. Después de un siglo en el olvido, su música resucita en el Auditorio Nacional

Ampliar foto
María Rodrigo, dirigiendo en 1907 la orquesta del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid (RCSMM).

Con poco más de medio siglo cumplido, María Rodrigo (Madrid, 1888 — Puerto Rico 1967) había escrito en pentagramas toda una vida de logros. Terminó sus estudios de piano con 14 años. Los de composición a los 23. Recibió una beca que le permitió completar su formación musical en Alemania, como alumna de Richard Strauss y con Carl Orff de compañero de estudios. De vuelta a España ejerció de profesora en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid (RCSMM), Joaquín Turina la fichó como concertista de piano en el Teatro Real y se alzó con el más vistoso de sus méritos: ser la primera mujer en estrenar una ópera en España. Pero al acercarse el final de la Guerra Civil decidió que el mejor destino para ella era el exilio. Y se debatió entonces entre condenar también al destierro todo su trabajo o abandonarlo a su suerte en un país en guerra. Se decantó por lo primero y hacinó sus partituras en unos baúles que jamás llegaron a su destino. Toda su memoria musical se perdió así en un viaje transatlántico. Las pocas obras que se han recuperado resucitan ahora a manos de la Orquesta del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid (RCSMM) y bajo la dirección de José Luis Temes.

Ficha técnica

Orquesta: Real Conservatorio Superior de Música de Madrid

Director invitado: José Luis Temes

Soprano: Ruth Iniesta

Tenor: Alejandro del Cerro

Coro: Voces blancas María Rodrigo (directora: Raquel García Hervás)

Programa

Impresiones sinfónicas (Francisco Calés)

La copla intrusa

Rimas infantiles

Becquerianas

Lunes 28 de noviembre a las 19.30 en el Auditorio Nacional de Música de Madrid 

El primer destino americano de Rodrigo fue Colombia, adonde fue con su hermana Mercedes, también pionera en su campo: está considerada la primera psicóloga de España. “Cuando Rodrigo llegó a América se encontró con que ya no tenía partituras. Se habían extraviado. Dos años después, las dos hermanas tuvieron que marcharse del país dadas las hostilidades que vivieron allí. Se mudaron a Puerto Rico, donde escribió música infantil, coros y dos ballets que son ilocalizables", explica el director de orquesta José Luis Temes. Rodrigo murió en Puerto Rico en 1967, con 79 años y en el más absoluto de los olvidos. “De las obras que compuso en América tampoco se conserva nada”, añade Temes, que ha seguido la pista a las composiciones de la madrileña. La copla intrusa, que compuso en 1916 y Rimas infantiles, de 1921, que componen la primera parte del concierto, son junto a Becquerianas, la primera ópera que compuso, y algunas piezas de cámara, las únicas de sus partituras que se conservan. “De la música orquestal no creo que aparezca nada más”, se lamenta.

María Rodrigo, en una foto sin datar.

¿Es María Rodrigo la primera mujer compositora de España? “Si por compositora entendemos a una mujer que firmara de forma eventual algunas obras o canciones para piano, en absoluto lo es. Desde el siglo XVIII encontramos piezas de salón escritas por mujeres. Pero Rodrigo es probablemente la primera cuya principal ocupación es la composición, que se gana la vida con ello. De lo que no hay duda es de que es la primera que estrena una ópera en el país”, sentencia el director. Esta primera obra lírica de Rodrigo, Becquerianas (1915) ocupa la segunda parte del concierto que resucitará su obra hoy lunes en el Auditorio Nacional. “En realidad no es ni ópera ni zarzuela. Es más bien una escena lírica que está entre la poesía simbolista de Mallarmé y Disney”, define Temes.

"A nadie le importa el patrimonio cultural español. Hay un desprecio absoluto hacia nuestra música" 

“En esta pieza se pueden ver influencias de muchos estilos. Tiene puntos de música contemporánea pero al mismo tiempo es también muy melódica. Tiene algo incluso de musical. No se parece a nada”, coincide con Temes la soprano Ruth Iniesta, que pondrá voz a Becquerianas. Iniesta, como la mayoría de los intérpretes que se enfrentan ahora a la obra de Rodrigo, no había escuchado nunca una sola nota escrita por la compositora española. Conocían su nombre, sí, pero no ponían música a su obra. “A nadie le importa el patrimonio cultural español. Hay un desprecio absoluto hacia la música y los músicos de nuestro país peregrinado por todas las orquestas”, se lamenta Temes, que antes de proponer este concierto al RCSMM se lo ofreció a nueve formaciones musicales y recogió de ellas nueve noes.

Rodrigo tuvo una vocación pedagógica que marcó su carrera. Como explica Temes, “es muy curioso que, como mujer se plantea una línea diferente de la de un compositor masculino. Entiende que tiene que ocupar otro espacio y lo hace con una sensibilidad exquisita. Pensando en la juventud y en los niños. Tiene ese punto didáctico que caracterizó a toda su generación”.