Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 40º aniversario de EL PAÍS en Bilbao pasa de 3.000 visitas

La gira conmemorativa deja el País Vasco y parte hacia Cataluña

Dos niños en el taller de periodismo este sábado en Bilbao

Más de 3.000 visitantes han pasado por la exposición conmemorativa de los 40 años del diario EL PAÍS instalada en Azkuna Zentroa de Bilbao. Desde que el pasado jueves fuera inaugurada por el diputado general de Bizkaia, Unai Remetería, la exposición ha recibido un continuo flujo de visitantes que esperaron, en ocasiones, largas colas para disfrutar de sus contenidos.

El alcalde de Bilbao, Juan María Aburto, la visitó ayer por la mañana, como un ciudadano más, y disfrutó con el reportaje en realidad virtual de la zona cero de Fukushima y de las imágenes sobre Euskadi, que ha difundido el diario a lo largo de estos años. “No me la quería perder”, dijo.

El alcalde, que sucedió a su amigo Iñaki Azkuna, es el protagonista de algunas de las imágenes seleccionadas por EL PAÍS como significativas de estas últimas cuatro décadas. Aburto fue por su cuenta a la exposición y coincidió con un grupo de suscriptores que se había apuntado a una visita guiada por los diferentes espacios de la muestra.

Mientras todos ellos se ajustaban las gafas de realidad virtual, media docena de alumnos de un instituto de Bilbao comentaban la primera página de 1976 frente al panel de los patrocinadores, —Abertis, Caixabank, el Ayuntamiento de Bilbao, la Diputación Foral de Bizkaia y el Gobierno vasco—. “Joder, no hay más que letra”, comparaba uno de ellos mientras sostenía en la otra mano la portada del diario del ayer, que encartaba el histórico primer número.

Proceso de transformación

Muchos de ellos no han vivido los primeros 20 primeros años del diario. Era una pandilla de millennials. Pese a todo, sus miembros sentían curiosidad por el antiguo sistema de producción y distribución de noticias y por el proceso de transformación del diario. “Yo leo los titulares en el teléfono”, aclaró uno al grupo.

Su generación y las posteriores son el futuro, en todos los sentidos. Viven en la Red, pero poco a poco empiezan a comprender la importancia que tiene la información contrastada, para formarse una opinión crítica del entorno.

Igor lo tiene claro. Le falta un diente pero sabe que es coyuntural. Lo importante es que a sus ocho años ya le gustan los periódicos de papel. A la mayoría de sus compañeros y compañeras en el taller de periodismo que se celebró el sábado, en una sala anexa a la exposición del 40º aniversario, les atraía más la televisión y toda la parafernalia que la rodea. Otro se decantó por la radio.

Igor estaba sentado junto a Jon, Peio y Sara, y como ellos, construía un titular con un lapicero que había conseguido dentro del kit “Para futuros periodistas” que recibieron de Lucía Díez de los Ríos, una de las responsables del taller. “A mí me gusta el papel”, aseguró desafiante ante la pregunta de si eran más de “tele o de papel”.

Convertidos en pequeños directores por un día, confeccionaban una primera página para sus lectores, y para ello consultaban el períódico del día y preguntaban sus dudas al resto de “redactores” que pululaban por allí. ¿Vais a ser periodistas? preguntó alguien en voz alta. Pocas respuestas concluyentes.

La exposición mira ahora hacia Cataluña. Los diez espacios en los que se ha diferenciado la muestra viajan hacia Barcelona y se podrán visitar a partir del jueves día 10 de noviembre, hasta el domingo 13, fecha en la que llegará a Santiago, la tercera ciudad de las cinco que visitará.

Más información