Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La película ‘Locas de alegría’, del italiano Paolo Virzì, Espiga de Oro de la Seminci

La Espiga de Plata ha sido para 'El ciudadano ilustre', de Gastón Duprat y Mariano Cohn

En el centro, Micaela Ramazzotti y Valeria Bruni Tedeschi, en un fotograma de 'Locas de alegría'.
En el centro, Micaela Ramazzotti y Valeria Bruni Tedeschi, en un fotograma de 'Locas de alegría'.

Dos mujeres que se conocen en una extravagante clínica psiquiátrica, en una hermosa villa del campo italiano. Una dice ser condesa y multimillonaria, además de presumir de amistades con los grandes líderes mundiales y actores de Hollywood. La otra es un joven introvertida  dolorida y llena de tatuajes que esconde un gran secreto. Locas de alegría (La pazza gioia), que narra la conmovedora amistad entre estas dos mujeres, dirigido por Paolo Virzì, ha conseguido la Espiga de Oro de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), cuyos premios han sido anunciados este sábado. El filme de Virzì ha logrado también el premio del público y el galardón ex aequo como mejor actriz para Valeria Bruni Tedeschi y Micaela Ramazzotti, las dos protagonistas de esta historia divertida y alocada, llena de ingenio y con un guion espléndido. Virzì es un reconocido cineasta italiano que debutó en el largometraje en 1994 con La bella vita (premio David de Donatello al mejor nuevo director). Es autor también de títulos como Todo el santo día o El capital humano. Bruni Tedeschi, que recibirá un homenaje en el próximo Festival de Cine de Sevilla, ha trabajado en varias ocasiones a las órdenes de Virzì.

La Espiga de Plata ha ido a parar para El ciudadano ilustre, dirigida por los argentinos Gastón Duprat y Mariano Cohn, que narra el viaje de un premio nobel de Literatura, instalado en Europa y consagrado mundialmente, a su pueblo natal de Salas tras muchos años de ausencia. Este filme, que representará a Argentina en los Oscar y en los Goya, también ha conseguido el galardón al mejor guion, escrito por Andrés Duprat, hermano de uno de los directores. Su protagonista, Oscar Martínez, ganó la Copa Volpi a mejor actor en el último Festival de Cine de Venecia.

El jurado de la Seminci, presidido por el productor francés Marc Baschet, ha decidido otorgar el premio a mejor actor al joven Daniel Botelho, protagonista del filme Madre solo hay una, de la brasileña Anna Muylaert,realizadora que ha conseguido también el premio a la mejor dirección por esta historia que se adentra en el drama de los niños robados. El premio Pilar Miró a nuevos directores ha recaído en Mohamed Diab, realizador de Eshtebak, una historia que se desarrolla en El Cairo (Egipto) en el verano de 2013, dos años después de la revolución egipcia.

Las inocentes, el filme de la francesa Anne Fontaine, que narra el suceso real ocurrido al finalizar la Segunda Guerra Mundial cuando un grupo de monjas polacas son violadas durante varios días por soldados del ejército ruso, ha sido premiado en el Fipresci, que otorga la prensa internacional.

En la sección Tiempo de historia ha habido un doble premio ex aequo para Shadow world (Johan Grimonprez), en torno al comercio global de armas, y Gulîstan, land of roses (Zaynê Akyol), sobre un joven que abandona Canadá, su país de adopción, para alistarse en la guerrilla kurda. En la sección Punto de encuentro, el premio del público ha sido para Junction 48 (Udi Aloni), una historia que narra la vida de los jóvenes en un barrio marginal de una ciudad a veinte minutos de Tel Aviv (Israel), y el del jurado para Deja de mirar mi plato (Hana Jusic), un tierno relato en tono a la discapacidad. En Documentos España se ha alzado con el premio el filme Frágil equilibrio (Guillermo García López), en el que la voz del expresidente de Uruguay, José Mujica, guía al espectador a través de tres historias en tres continentes distintos.