Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
BLOGS Por ENEKO RUIZ JIMÉNEZ Y ÁNGEL LUIS SUCASAS

Ta-Nehisi Coates, ensayista, voz de una generación y escritor de superhéroes

El periodista ha encontrado una segunda carrera como guionista de Pantera Negra en Marvel

Marvel

Ta-Nehisi Coates es periodista, ensayista y poeta. Ha sido catalogado como una de las voces más relevantes sobre temas de raza y racismo en EE UU. Ha ganado el premio nacional de no ficción con sus memorias, Between the world and me. Y, desde hace seis meses, es también uno de los escritores en plantilla de Marvel. Sí, uno de los nombres más respetados de la reflexión actual escribe cómics de personajes con mallas y capa. Es más, ha llevado hasta la casa de las idas también a la escritora feminista Roxane Gay y a la poeta Yona Harvey, que le están ayudando viñeta a viñeta a expandir el universo de Pantera Negra, el primer superhéroe negro del cómic y hoy más de actualidad que nunca. La mezcla puede parecer insólita, pero, en realidad, tiene más lógica de la que se ve a simple vista ¿Qué mejor medio para impulsar su mensajes que donde se forja la mitología contemporánea?

¿Cómo leer 'Pantera Negra'?

Marvel

La editorial Panini se encarga de publicar en España la serie mensual, en grapa de 20 páginas, escrita por Ta-Nehisi Coates y dibujada por Brian Steelfreeze. Además, como complemento a esta etapa, el rey de Wakanda y veterano vengador forma parte en la actualidad de Ultimates, el equipo sideral y más poderoso de Marvel. Para los que quieran una versión más intergaláctica del personaje.

Es de esperar que con el estreno de la película, Panini recupere etapas famosas del héroe —si bien nunca ha sido un superventas—. De momento, los 13 número clásicos de Jack Kirby están recopilados en un Marvel Limited, mientras que sus primeras apariciones en Los Cuatro Fantásticos aparecen en los Omnigold de la primera familia de Marvel.

El universo Marvel, como toda buena historia de ciencia-ficción, siempre ha tratado ser una alegría del mundo real. Cuando las drogas eran un problema, el mejor amigo de Spiderman sufría una sobredosis; si los afroamericanos luchaban en la calle por sus derechos civiles, el Capitán América no tardaba en reclutar a un compañero como el Halcón; si aparecía el Watergate, el presidente se convertía el villano a la sombra; el virus de Legado que mató a cientos de mutantes coincidió con los peores años del sida, y de los excesivos controles de seguridad tras el 11-S nació Civil War y el acta de registros superhumanos. Desde hace unos años, además, la gran batalla de la industria es tratar de hallar mayor diversidad tanto en la página como en las oficinas, y convencer así a un público que no leía habitualmente cómics de supertipos. Así nació la heroína musulmana adolescente Ms. Marvel. Y no es casualidad tampoco que el Capitán América sea hoy afroamericano y Thor y Lobezno mujer. Lo que llamaba la atención a Coates, sin embargo, era que ninguno de estos héroes discutían su color de piel. "Simplemente lo eran, y eso ya es un mensaje", explicaba a The Atlantic, donde es corresponsal.

"Fue la oferta más loca que jamás haya recibido. No me lo pensé dos veces", recordaba Coates cuando hace un año se anunció su contrato. Coates se sentia en la venerada revista cultural The Atlantic como el único nerd del lugar. Para el periodista, crecido en el humilde Baltimore, los cómics eran el escape de su mundanal universo, como lo fueron para el joven Stan Lee las revistas pulp. "Todo lo que veía a mi alrededor era impotencia. Buscaba e poder". A mediados de los 80, La Patrulla X y Spiderman eran su obsesión. En las páginas de Marvel, la keniana Tormenta lideraba a los mutantes y la Capitana Marvel, la afroamericana Mónica Rambeau, hacía lo propio en Los Vengadores. Incluso James Rhodes fue el Iron Man de su niñez. Todos ellos eran personajes negros protagonistas. Algo difícil de encontrar en otros medios. "Fue a través de la cultura popular, el hip-hop, Dragones y Mazmorras y los cómics donde adquirí mucho de mi vocabulario. Eso sí, no tenía dinero para comprarlo todo", explicaba al New York Times.

Su Pantera Negra tiene también ese punto de escapismo. El protagonista es, al fin y al cabo, un rey al que un ente mitológico concede poderes sobrehumanos. Hay villanos muy malos y la familia sigue estando en el epicentro. Los puñetazos, la magia, la tecnología futurista y las resurrecciones, sí, están asegurados. "Pantera Negra es donde voy a jugar", subraya Coates. Pero sus historias contienen, además, una gran carga geopolítica, un mensaje sobre el peso y las consecuencias del poder y una trama río sobre la organización política, la tradiciones de gobiernos milenarios y los golpes de Estado populares en plena monarquía africana del país imaginario de Wakanda. Eso es lo que esperas cuando contratas a un guionista como él. Su tema central es la revolución, tanto africana como americana.

El escritor Ta-Nehisi Coates. GETTY IMAGES

"El cómic me recuerda a la poesía porque quieres contar muchas cosas, pero tengo muy poco espacio". Los guiones de Coates son densos y sus arcos argumentales mejoran leídos de una vez. No deja de presentar personajes y espacios —ayudado por un mapa a lo Juego de Tronos— mientras reintroduce ideas de otras sagas, gracias a una amplia documentación que bebe de etapas como las de Don McGregor (ya muy político para su época), Christopher Priest y Jonathan Hickman en Vengadores. Coates erige a fuego lento su propia mitología. Pero 20 páginas mensuales son claramente insuficientes para su complejidad. Por eso no es extraño que el escritor  lance este noviembre en EE UU un nuevo título que ahonde en las relaciones de género y en los interesantes personajes femeninos que ha desarrollado alrededor del rey T'Challa. En las historias de World of Wakanda, que nace también gracias al inesperado éxito de ventas del título madre, le acompañan las escritoras Gay y Harvey, principiantes en el mundillo. Sus protagonistas: Ayo y Aneka, dos amantes y miembros de las Dora Milaje, las guardaespaldas del rey de Wakanda. Un cambio de registro que atrae, por fin, nuevas creadoras a Marvel.

Chadwick Boseman como Pantera Negra.

La etapa de Coates, todavía con sólo cinco números publicados en España y ocho en EE UU, parece que llegará a influir incluso en cierto modo en la próxima película del personaje presentado en 1966 por Stan Lee y Jack Kirby en Cuatro Fantásticos 52, cuyo estreno está previsto para febrer de 2018. A los mandos está en esta ocasión está Ryan Coogler, director de Creed y Fruitvale Station. Chadwick Boseman es, por su parte, el imberbe monarca africano presentado en Civil War. A su lado Michael B. Jordan y Winston Duke como villanos, así como Lupita Nyong'o (12 años de esclavitud), Forst Whitaker, Danai Gurira (Michonne en The Walking Dead), Daniel Kaluuya (Black Mirror) y Florence Kasumba como parte de su corte.

Pantera Negra es un diamante en bruto de Marvel. Nunca ha estado entre sus héroes más célebres y sus colecciones propias nunca han sido superventas ni han durado durante un centenar de números. Hollywood ha dado la excusa perfecta a la editorial para llevar a T'Challa a otro nivel. Contratar a Coates fue una opción valiente, pero certera. Es buen momento para empezar a leer sus historias.

Más información