Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ramon Gener guarda duelo por su padre con grandes de la música

El pianista muestra sus sentimientos en 'El amor te hará inmortal'

Gener, en el anfiteatro del Grec de Barcelona en agosto.
Gener, en el anfiteatro del Grec de Barcelona en agosto.

Los nunca, los nadie, los siempre, los todo y los jamás se suceden en la charla con Ramon Gener, ese señor de la tele, pianista y barítono, que enseña a amar la ópera. Son las palabras que usaría un exagerado o un apasionado. Él tiene visos de ser lo segundo, de los pies a la cabeza: de los calcetines con corazones de colores fuertes al tupé en bucle, parecido a la tormenta que lucía la testa de Beethoven. Asegura Gener —nació en Barcelona, pero no precisa en qué año—, que esa pasión es la que mueve a las personas a acercarse a las cosas y aprender a amarlas. ¿Habla de música? No. “Para mí lo más importante nunca es la música, sino la gente que la hace. Nunca he escuchado música sin averiguar quién la hizo y por qué”. Habla de su último libro, El amor te hará inmortal (Plaza & Janés), dedicado a su padre, muerto de alzhéimer en 2013.

Murió dos veces, como todos los que quedan atrapados en esa enfermedad, pero Gener ha querido hacerlo inmortal cada vez que alguien lea el libro y le recuerde. Puso en orden sus sentimientos y buscó un músico para que le acompañara en cada uno. Así se suceden los capítulos, descubriendo la vida de Verdi, de Puccini, de B. B. King, de Maria Callas, de Cosima Wagner, de amantes, viudas, hijos muertos, miserias, penumbras, caídas y esperanza. Todos ellos seres inmortales ya.

Ha escrito su libro a sabiendas de que lo que puede contarse o lo que ocurre “siempre es igual. Todo se repite constantemente, da igual si ahora hay móvil y ordenador; todo es lo mismo que en la Siria de hace miles de años”. “Por eso es necesario leer la Iliada y la Odisea, porque todo es un viaje en busca de lo que uno quiere y una vuelta a casa. Todo está en esos libros. Todos los demás son absurdos. El mío es una versión cutre de la Odisea, y el Quijote una versión mejor”.

Y sobre la ópera ¿qué dice? Que no quiere llevar a nadie a la ópera, sino contarle que existe y de qué se trata. “No se es mejor por ir a la ópera”. De todas formas, “nadie sabe escuchar música, porque la música habla de forma individual a cada uno”. Nadie.