Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Memorias de la historia reciente de Colombia

Roberto Pombo relata en ‘El tiempo por cárcel’ un pasado marcado por el conflicto con las FARC

Juan Luis Cebrián y Roberto Pombo, el miércoles en Madrid.
Juan Luis Cebrián y Roberto Pombo, el miércoles en Madrid.

"Gabo [Gabriel García Márquez] ha sido un personaje muy importante para mí, para Colombia y para el periodismo. Se murió triste, sin un acuerdo de paz; falleció, como se dice, en el intento". Quien habla es Roberto Pombo (Bogotá, 1956), director del centenario periódico colombiano El Tiempo, en la presentación ayer en Madrid de El tiempo por cárcel (Debate, 2016), una obra en la que, a partir de conversaciones con el también periodista y escritor colombiano Juan Esteban Constaín, rememora la historia reciente del país desde la privilegiada perspectiva del que vive para contarla.

En el acto estuvo acompañado por Constaín y el presidente del Grupo PRISA, editor de EL PAÍS, Juan Luis Cebrián, quien publica el primer volumen de sus memorias: Primera página. Vida de un periodista (Debate, 2016) el 1 de diciembre. En ellas relata en primera persona el periodo del tardofranquismo y el inicio de la Transición.

García Márquez estuvo presente en todos los diálogos que los diferentes gobiernos colombianos mantuvieron con las FARC, recuerda Pombo, quien se dice optimista y afirma que el actual proceso de paz, en vilo tras el referéndum del 2 de octubre, "terminará cerrándose con la firma del acuerdo antes de la Navidad". El periodista explicó que el éxito actual del proceso llevado a cabo durante el gobierno de Juan Manuel Santos "se basa en las políticas de los presidentes anteriores. Es absurdo no verlo como el trabajo continuo de tres presidentes [Andrés Pastrana (1998-2002), Álvaro Uribe (2002-2010) y Santos]. "No se puede entender que dos personas como Pastrana y Uribe sean los que estén defendiendo el no", apuntaló.

En la obra del director de El Tiempo se incluyen una serie de columnas que reflejan el pulso entre las opiniones del momento. En una de ellas, publicada en 2002 y titulada La sociedad civil no existe, Pombo escribe: "Una cosa tengo clara: en Colombia hay guerra porque no existe en absoluto una sociedad civil. [...] esa sociedad civil de que se habla por estos días, en el intento sano, pero inútil de darle participación orgánica al ciudadano común en el proceso de paz, me temo que no existe".

Tratamiento a la guerrilla

Premio Ortega y Gasset 2003, por su columna Cambio en Colombia —una emotiva enumeración de las privaciones que sufrían los ciudadanos colombianos por el terrorismo—, Pombo ha pasado por las redacciones más importantes del país, excluyendo la de El Espectador, el principal competidor del diario que dirige. Recuerda en el libro que cuando llegó a El Tiempo hubo cambios "muy interesantes": "Uno, relacionado directamente con mi trabajo, y es que esa fue la primera vez en que las noticias que se referían a la guerrilla dejaron de ser tratadas desde una perspectiva solo judicial para que también las abordáramos en el área política". Asunto en el que el periodista asegura que dio una gran pelea para que la prensa dejara de reflejar a los guerrilleros "como unos bandoleros [...] solo se hablaba de ellos en la crónica roja y en las páginas judiciales".

Para Constaín, quien realiza las preguntas en el libro, "los periodistas son los historiadores del presente". Se dedicó a esta obra "por un afán de hablar con los mayores". Aunque Constaín trabaja para El Tiempo asegura que no le resultó tan difícil preguntar a su jefe: "No había temas vedados". Se define en el libro como "[...] una voz que atiza las palabras y que va destejiendo el relato. Porque quién no tiene el tiempo por cárcel".