Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La FIL de Guadalajara celebra 30 años como la capital literaria de América Latina

Mario Vargas Llosa lidera el desembarco de más de 120 escritores latinoamericanos, protagonistas de la próxima edición de la feria

América Latina cabe en Guadalajara, o al menos su literatura. Durante nueve días, la capital del Estado mexicano de Jalisco, cuna del tequila y el mariachi, concentrará en un mismo espacio a lo más laureado de la literatura mundial. Pero por primera vez y, para celebrar sus 30 años, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara coloca como cabeza de cartel a la literatura latinoamericana.

Del 26 de noviembre al 4 de diciembre se lleva a cabo en Guadalajara uno de los festivales literarios más grandes del mundo y el más importante de habla hispana. A esta cita acudirán más de 650 escritores y se preparan para unos 800.000 visitantes. Este jueves se ha presentado su ambicioso programa, que se complementa con un festival latinoamericano de las artes, con conciertos de Ricky Martin y Andrés Calamaro y obras de teatro como La Chunga, de Mario Vargas Llosa.

"La FIL cumple 30 años y lo quiere celebrar con América Latina, con las voces de autores desde el Río Bravo hasta la Patagonia; y desde el Caribe hasta el Amazonas", ha anunciado Tonatiuh Bravo Padilla, rector general de la universidad de Guadalajara y parte del equipo organizador. El programa latinoamericano de la feria supondrá un encuentro para la reflexión sobre la indentidad entre los países y la situación actual de las letras latinoamericanas. "Esta será una ocasión especial porque nos encontramos con naciones hermanas que nos unen lazos de identidad, historia y tradiciones", añade Bravo.

Encabezados por el Nobel Mario Vargas Llosa, un grupo de 120 escritores de la región desembarcarán en Guadalajara. Entre ellos se encuentra Leonardo Padura, Alonso Cueto, Sergio Ramírez, Héctor Abad Faciolince, Gioconda Belli, Santiago Roncagliolo, Andrés Neuman y Carlos Wynter Melo. A Vargas Llosa le han preparado una serie de homenajes para celebrar su 80 cumpleaños.

Se trata de una ocasión para recrear los textos de Julio Cortázar, Octavio Paz, Juan Rulfo, Gabriel García Márquez, Gabriela Mistral, Mario Benedetti, César Vallejo. Pero también para escuchar a las nuevas plumas que comienzan a destacar. La FIL cuenta con un progama llamado Ochenteros, en honor a una generación que nació hace 30 años y tiene la misma edad que la feria, que expondrá el trabajo literario del cubano Carlos Manuel Álvarez, la mexicana Ave Barrera, el brasileño Carol Bensimon o la argentina Camila Fabbri.

El escritor rumano Norman Manea, recibirá el galardón de Lenguas Romances "por la agudeza e ironía de su obra". Manea ha sido reconocido por trabajo sobre las migraciones y haber conocido gran parte de las miserias del siglo XX, víctima del dictaduras fascistas y comunistas.

En el festival se lanzarán más de 600 novedades, como Las Indómitas, una loa a las mujeres que van a contracorriente de la Premio Cervantes Elena Poniatowska; La Carne, de Rosa Montero y El laberinto de los espíritus, de Carlos Ruiz Zafón, que supone el desenlace de la saga de El cementerio de los libros olvidados. Y también obras póstumas como Tlatelolco, aquella tarde, del recién fallecido escritor mexicano Luis González de Alba, uno de los intelectuales más importantes del movimiento del 68 en el país.

Uno de los atractivos de la FIL es valorar el pabellón que levanta al país invitado cada año. En esta edición, el despacho internacional MET Estudio ha diseñado un enorme prisma multicolor, como símbolo de la diversidad cultural en América Latina. El pabellón cuenta con un espacio dedicado a las leguas originarias, una librería latinoamericana y un área de cortometrajes.

Más información