Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hilda Krüger, la espía que se acostaba por Hitler y su Reich

Una biografía desentraña los devaneos sexuales de la actriz alemana que usó la cama para obtener información secreta del que sería presidente de México, Miguel Alemán

Hilda Krüger, entre Manolete y Cantinflas en 1946.

Los ojos azules de Hilda Krüger (1912-1991) adoraron al más negro de los imperios. Actriz mediocre en una Alemania bárbara, su carrera habría acabado en el olvido si no fuera por su íntima connivencia con el Tercer Reich. Por su causa abandonó a su marido judío y por su causa alcanzó un papel estelar, mucho más que el de sus películas, trabajando para su servicio de espionaje. Fue esta veneración hacia Hitler la que empujó a esta perturbadora artista a tejer en Estados Unidos y en México una tupida red de conexiones con la oligarquía económica y política que le permitió entregar puntualmente a la Abwehr información confidencial de primer nivel. Como espía no tuvo reparos en usar su cama o lo que fuera para obtener su mercancía. Rubia, curvada y valquirial, en sus brazos cayeron personajes como el multimillonario Jean Paul Getty y el futuro presidente de México, Miguel Alemán, a la sazón todopoderoso ministro de Interior. Una jugosa biografía (editorial Debate) del especialista Juan Alberto Cedillo reconstruye el esplendor y miseria de Krüger y da un repaso al poco conocido juego de espías que se libró en el México de los años cuarenta.

Ficha migratoria de Hilda Krüger.
Ficha migratoria de Hilda Krüger.

Nadie hubiera dicho que Krüger tenía mimbres para ser estrella. Ni era alta ni poseía el encanto anguloso de divas como Marlene Dietrich. Los tugurios del Berlín de entreguerras o la segunda línea de un buen cabaret parecían ser su destino. Pero en su poder retuvo una carta más poderosa. Su íntima relación con el ministro de Propaganda nazi, Joseph Goebbels. Gracias a él ascendió y multiplicó sus intervenciones cinematográficas, aunque también por él tuvo que salir de Alemania, debido a los celos de su esposa, la terrible Magda.

Joseph Goebbels.
Joseph Goebbels.

El adiós a Europa fue el inicio de su aventura. En la efervescencia de Los Ángeles buscó el papel de su vida. No lo encontró. Pero tampoco importó mucho. Rápidamente destacó en las fiestas y cócteles de la urbe californiana. Simpática y seductora, sobre ella cayeron los ojos voraces del multimillonario petrolero Jean Paul Getty. De su brazo áureo entró en el universo de las portadas y de grandes plutócratas como los Rhodes y los Hastings. Convertida en habitual de sus reuniones, con puntualidad germana, empezó a filtrar todo lo que veía al servicio de inteligencia. “Hilda se convirtió en un enlace que proveía de información difícil de obtener fuera de esos selectos círculos, aunque también a veces se sacaba de los lugares tradicionales como cabarets, confesionarios y, más ocasionalmente, de la cama”, señala Cedillo en su obra.

En esos cenáculos, la alemana escuchó a William Rhodes Davis decir que desde 1938 compraba inmensas cantidades de petróleo para enviarlo a la Alemania nazi. Y que en la operación participaban, a través de subsidiarias, Getty y Rockefeller. Ahí fue cuando México y su petróleo entraron de lleno en el tablero del Tercer Reich. En febrero de 1941, Hilda Krüger cruzaba el río Bravo rumbo a la capital mexicana.

Jean Paul Getty
Jean Paul Getty

Su misión, para el Führer, tenía trascendencia histórica. El régimen nazi, obsesionado en la ultrasecreta Operación Barbarroja, se preparaba para invadir la Unión Soviética. Iba a ser el mayor despliegue militar de la historia y el que, a la postre, marcaría el principio del fin del poderío alemán. La necesidad de asegurar el combustible era vital. México era un productor neto. Y su Gobierno, después de la nacionalización decretada por Lázaro Cárdenas, mantenía la distancia con Estados Unidos. Además, una nutrida comunidad filonazi habitaba en el país, y en las élites, el brillo de la uniformidad hitleriana y su discurso de hierro, causaba estragos. Los servicios de espionaje mexicanos eran conscientes de esta efervescencia y temían que, en caso de guerra con Japón, el conflicto pudiese alcanzar tierras americanas. La quinta columna alemana empezó a ser atentamente vigilada.

La entrada en la escena mexicana de Krüger recibió un doble apoyo. La Abwehr, a través de sus contactos, le preparó el acercamiento a altos funcionarios del Gobierno del general Manuel Ávila Camacho (1940-1946). Y el millonario Getty la presentó en sociedad. Las puertas se abrieron de par en par. “Fue una agente vocacional y nazi, pero se sabía mover en los círculos intelectuales y escribió tres libros sobre mujeres, La Malinche, Sor Juana y Elisa Lynch”, recuerda Cedillo.

Hilda Krüger, en su juventud.
Hilda Krüger, en su juventud.

Su primer éxito fue seducir a Ramón Beteta, que había sido subsecretario de Exteriores y estaba vinculado al banco central. Con él deambuló por pulquerías y cabarets, y se sumergió, según el libro, en el lumpen feroz del México de los años cuarenta. En sus horas íntimas, Beteta le confesó la admiración que sentía el presidente Ávila Camacho por Hitler y también que la disposición de México a vender crudo al Tercer Reich se enfrentaba a la oposición frontal de Estados Unidos. Un obstáculo para el que dio un remedio: que los empresarios estadounidenses lo comprasen a nombre de terceros y que a través de sociedades pantallas de otros países lo exportasen a Europa.

Tras este primer paso, Hilda buscó ascender otro escalón. Esta vez, su víctima fue el amigo de Beteta, el secretario de Gobernación, Miguel Alemán Valdés. Descrito en el libro como “un macho insaciable”, no fue difícil tender puentes. Alemán enloqueció ante aquella perdición rubia y dio rienda suelta a sus apetitos. En su frenesí combinaba detalles de petimetre (como dejar una rosa a la entrada de habitación de su amante o beber vino francés sólo en cristalería porfiriana) con un salvajismo de alcoba que le llevaba a “tratar a las mujeres como los proxenetas a sus prostitutas”.

Krüger, hitleriana hasta la médula, soportó la humillación (otra más) y con ello logró abrirse paso en las más altas instancias del Gobierno mexicano. Como amante del ministro de Interior, pudo relacionarse con generales y funcionarios y proporcionar datos estratégicos sobre la producción petrolera y de metales. Ese fue el momento estelar del servicio de espionaje hitleriano en México. Su ocaso no tardaría en llegar.

El 8 de diciembre de 1941, después del ataque japonés a Pearl Harbour, Estados Unidos entró en la Segunda Guerra Mundial. Lo que hasta entonces habían sido presiones se transformaron en obligaciones. Washington, cuyos agentes de inteligencia no se habían quedado quietos, exigió la expulsión de los cabecillas de la quinta columna nazi: 22 nombres entre los que figuraba Hilda Krüger. El presidente Ávila Camacho aprobó su detención. Una tras otro fueron cayendo. Hilda se libró por un último favor de su amante.

Hilda Krüger en la película Adulterio.
Hilda Krüger en la película Adulterio.

El golpe supuso su fin como espía. México se apartó para siempre de la Alemania hitleriana. Y la vida, aunque en un mundo en llamas, siguió su curso. Miguel Alemán se convirtió en presidente en 1946, y su amigo Beteta, en ministro de Hacienda. La actriz intentó rehacer su carrera con un par de películas en México y contrajo matrimonio con el dandy Nacho de la Torre, emparentado con la familia del expresidente Porfirio Díaz.  Se divorció y volvió a casarse. Nada le funcionó. Abandonó México e incluso trató en 1958 de reactivar su carrera en Suiza con otro filme. Pero sin los apoyos de antaño, no tuvo éxito. A paso lento se fue apagando hasta quedar en el olvido. Nadie la condenó nunca y sólo una vez regresó a México para descubrir que nada era como antes. El 8 de mayo de 1991 murió en Lichtenfels (Baviera). Su memoria es ahora parte de la historia de la infamia.

Más información