Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda bloquea a Cultura el dinero del Cervantes y los premios nacionales

El departamento de Montoro asegura que tramitará las dotaciones próximamente y que Cultura no justificó el gasto cuando debía. Se suspenden las reuniones de los jurados

La actriz Ángela Molina (izquierda) recibe el premio Nacional de Cinematografía el pasado 17 de septiembre.

Incluso en funciones, la guerra que ha marcado los últimos años entre el Ministerio de Cultura y el de Hacienda, sigue su curso. Con los premios nacionales de 2016 y el premio Cervantes, el galardón más importante de las letras españolas en el mundo, dotado con 125.000 euros y que se entregará el año que viene, como batalla. Los miembros convocados hasta la fecha de los respectivos jurados, que deben reunirse entre octubre y noviembre, han recibido una carta oficial de la Secretaría de Estado de Cultura, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, mediante la cual suspenden las citas hasta nueva orden.

“Por causas ajenas a nuestra voluntad, nos vemos obligados a aplazar la reunión del jurado del Premio Nacional de Literatura en la modalidad de Narrativa, prevista para el día 18 de octubre. Este aplazamiento se debe a la Orden de Cierre de Ejercicio de 16 de julio de 2016 que impide la ejecución de los gastos no comprometidos con anterioridad al 20 de julio”, anuncia la misiva. “En el caso de los Premios Nacionales, se está tramitando con el Ministerio de Hacienda la elevación al Consejo de Ministros de un acuerdo que exceptúe esa norma para poder comprometer el gasto de los premios de la Secretaría de Estado de Cultura. Hasta que no se produzca esta aprobación, no es posible fallar ningún premio”.

Cuando en la Secretaría alega causas ajenas a su voluntad, apuntan a Cristóbal Montoro. El ministro de Hacienda ha sido la pesadilla del departamento a lo largo de los últimos cuatro años. La constante batalla de los recortes, la negativa a reducir el IVA para los espectáculos, la oposición a que desde la secretaría de Estado se sacara adelante una Ley de Mecenazgo acorde con los tiempos han tensado hasta el infinito las relaciones entre ambos dentro del Gobierno. Muchos enfrentamientos entre la oficina que dirige José María Lassalle, principal responsable de Cultura, y Hacienda.

El dinero está, pero no podemos disponer de él al tener la cuenta bloqueada, afirman en Cultura

El Ministerio de Hacienda tiene otra explicación. Preguntado por el bloqueo de las ayudas, un portavoz de Hacienda aseguró que desbloquearán una partida presupuestaria para que se puedan fallar los galardones como es habitual en uno de los dos próximos consejos de ministros. Insisten en que ya estaba previsto. Y explican que las excepciones de gastos tras el cierre presupuestario de julio se produce en función de la prioridad y del interés general: gastos de defensa, chalecos de policía, nuevos contratos de teléfonos móviles, y proyectos de I+D+i. Los concursos y los premios están previstos para las próximas semanas, abundan desde Hacienda. El pasado año, sin embargo, ya se empezaron a conceder en el mes de septiembre.

El mismo portavoz de Hacienda incide en que cuando se ordenó el cierre presupuestario el 20 de julio, para conseguir un ahorro de 1.000 millones, hubo ministerios que adelantaron los trámites para que no quedaran fuera gastos decisivos. Y lanza un reproche soterrado a Cultura al precisar que los ministerios que no hicieron ese trabajo en julio, ahora tienen que justificar por qué esos gastos son prioritarios y cuanto más hayan tardado en hacerlo más tarda el desbloqueo.

“El dinero está, pero no podemos disponer de él al tener la cuenta bloqueada”, afirman, por su parte, fuentes del Ministerio de Cultura. “Para nosotros es una prioridad absoluta y se está trabajando en crear una excepción que debe debatirse dentro del Consejo de Ministros”, reiteró un portavoz del ministerio. Los gastos habían quedado sin efecto desde el 1 de agosto, “pero Hacienda puede hacer una excepción si así lo disponen causas mayores”, señalan en Cultura. Así ha ocurrido, de hecho, en una veintena de casos desde julio. “Además, la convocatoria se publicó mucho antes que la norma de Hacienda que ordena cerrar el grifo como cierre contable para cumplir entre otras cosas con las obligaciones que impone Bruselas”, añaden. En el ministerio que dirige Íñigo Méndez de Vigo aseguran que no van a desconvocarlos, ni a dar marcha atrás. Es algo que no ha ocurrido desde el final de la Guerra Civil. Se trata de un gasto en torno a los 900.000 euros.

Los premios nacionales de Cultura son el más alto reconocimiento oficial al mundo de la creación en España, pero también en Latinoamérica, caso del Cervantes o el Velázquez, destinado a las artes. Actualmente se fallan más de 30, entre los que destaca el que se entrega cada 23 de abril en Alcalá de Henares, como homenaje al autor del Quijote, con una dotación de 125.000 euros. Los demás están fijados, en su mayoría, en 20.000 euros. Pese a haber sido convocados el pasado mes de febrero, Hacienda, hasta el momento, no ha previsto el presupuesto de los mismos. La treintena de apartados se incluyen dentro de Libro, Lectura y Letras, Bellas Artes, Cine y Audiovisuales, Artes Escénicas y Música, Patrimonio Histórico, Industrias Culturales y Tauromaquia. Ante las dificultades presupuestarias, podría reducirse el número de disciplinas premiadas este año.

La carta de la Secretaría de Estado ha sorprendido a varios jurados y les ha causado cierta alarma. La convocatoria de las reuniones se fue realizando como es habitual en el ministerio desde el mes de agosto. No todos los que deben fallar los premios han sido advertidos. Se van realizando los llamamientos escalonadamente.

Más información