Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Luke Cage’, los héroes también llevan capucha

Desde que Los Vengadores llegaron al cine, ningún superhéroe negro había protagonizado su aventura

Tráiler de 'Luke Cage'.

Cuando en 2012 George Zimmerman tiroteó en la calle al joven negro Trayvon Martin, la sudadera con capucha que llevaba el asesinado se convirtió en un símbolo contra la violencia racial en EE UU. Ahora es alguien muy distinto quien luce una de esas prendas. Se llama Luke Cage, es protagonista de la nueva serie de Netflix y todo un superhéroe Marvel. Las balas le rebotan. Pero su mensaje es el mismo que gritaban los manifestantes: el villano no se define por su vestimenta y color de piel; los afroamericanos también son héroes. Una obviedad que no parece tan clara guiándose por los referentes culturales contemporáneos.

Hoy parece impensable que entre 1997 y 1998 se estrenaran en pocos meses tres películas con héroes negros de cómic: Blade, Steel y Spawn. Y es que desde que Los Vengadores —con quien Cage comparte universo— y otros supertipos colonizaron Hollywood, ningún héroe afroamericano ha protagonizado su propia película (algo que cambiará pronto con el lanzamiento de Black Panther y Cyborg). Por eso Luke Cage llega como un soplo de aire fresco. La serie no solo no se avergüenza de la raza de la mayor parte del elenco capitaneado por Mike Colter, sino que además se nutre de los iconos de la cultura negra y el blaxpoitation.

Hay una sala de fiestas regentada por capos de la droga con sombreros llamativos, una barbería donde los hombres pasan horas charlando sobre sus cosas, suena una estupenda banda sonora retro y aparece una policía de armas tomar llamada Misty Knight que en otro tiempo podría haber tenido el rostro de Pam Grier. Todo sucede, solo podía ser así, en Harlem, barrio que se erige en protagonista principal. Ese enfoque la hace única frente a la marabunta actual de series de superhéroes. Es oscura y callejera como sus compañeras Daredevil y Jessica Jones, es verdad, aunque su herencia pulp la convierte en un The Get Down con testosterona, más contenida, pausada y, en realidad, sin demasiada acción.

Misty Knight.
Misty Knight.

En el centro de este batiburrillo de género se encuentra un protagonista solitario, casi de western, que solo busca una vida normal: Cage, un vigilante añejo, incorruptible e indestructible, está dispuesto a salvar su barrio cual ideal Superman afroamericano. Pese a ser tan heroico como plano y tomarse demasiado en serio, se crece ante sus carismáticos y maquiavélicos villanos interpretados por Alfre Woodard y Mahershala Ali. Una pareja que demuestra que los secundarios y los malvados siguen siendo lo mejor de las series Marvel, esta vez muy entregada a las mujeres fuertes. En Luke Cage lo de menos, de hecho, es Luke Cage. Desde hoy ya podéis uniros a la petición para dar a Misty Knight (a la que da vida la desconocida Simone Missick y que volverá en Defensores) una serie propia.

Los villanos.
Los villanos.

En realidad, Luke Cage solo es una serie de superhéroes porque su protagonista tiene poderes. Ya ni siquiera se llevan las mallas y la licra amarilla que utilizaba en los cómics. No hay espectaculares secuencias de acción y el ritmo a veces resulta demasiado farragoso. Su falta de similitudes con otras series del género es, sin embargo, una de las principales cualidades del mundo de los superhéroes, que deberían tener libertad para adoptar otras identidades, como la ciencia ficción (Guardianes de la Galaxia), comedia (Deadpool) o cine negro (el Batman de Nolan), y romper así con la estructura clásica. Así, cuando se empeña en seguir al pie de la letra la forma de su antecesora Daredevil, sobre todo en los primeros episodios, es cuando su propuesta flaquea. Una propuesta que, por otra parte, podría haber sido contada en seis u ocho episodios, y no en los 13 de las series Marvel.

Quizás sea el momento de que Luke sea conocido por fin por algo más que por haber cedido su apellido a Nicolas Cage y por ser el proyecto soñado de Quentin Tarantino antes de que la idea de Pulp Fiction se cruzara en su camino. Quizás incluso pueda convertirse en imagen de cientos de jóvenes faltos de referentes demasiado acostumbrados a mirar a los lados si caminan con capucha.

¿Quién es Luke Cage?

‘Luke Cage’, los héroes también llevan capucha

Diadema en el afro y licra amarilla con medio pecho descubierto. Luke Cage, o Power Man por aquel entonces, nacía en 1972 del lápiz de Archie Goodwin, John Romita Sr. y George Tuska como uno de los intentos de Marvel de llegar a otro tipo de público y aprovechar así el empuje de géneros pulp. Si Puño de Hierro (la próxima serie de Netflix) era el intento de reunir a los amantes de las artes marciales bajo su techo, este héroe de alquiler bebía directamente del blaxplotation.

Su Nueva York, sin embargo, era distinto al del resto de los héroes Marvel, mucho más criminalizado y oscuro, alejado del colorismo de Spiderman. Pero el subgénero dedicado a los afroamericanos, que explotó con el éxito de SHAFT, pronto perdió su empuje inicial, así que para que la serie no desapareciera Puño de Hierro no tardó en convertirse en su inseparable partenaire. Juntos eran los Héroes de Alquiler. Cage fue cambiando y evolucionando con las décadas, pero su popularidad llegó a su pico cuando Brian Michael Bendis lo recuperó más adulto y menos superheroico en Alias, como pareja sexualidad de Jessica Jones, y ya en 2005 como un vengador con todo derecho junto al Capitán América, Iron Man, Lobezno o el trepamuros. Bendis lo convirtió en uno de los grandes líderes del equipo, y su caracterización, sin diadema, afro ni licra, es de la que más bebe hoy la televisiva.

De la misma manera que Cage, otros personajes propiamente del cómic también han sido adaptados al realista mundo de Netflix en televisión. Misty Knight —y su brazo biónico— es una de las grandes heroínas y estrategas afroamericanas de Marvel, siempre como compañera de los Héroes de Alquiler. La controladora Mariah Dillard, Black Mariah (presentada en Hero for Hire #5), a su vez, ha perdido las hechuras que la convertían también en una peligrosa adversaria en el cara a cara. El personaje, aun así, no ha tenido siquiera una decena de apariciones desde sus orígenes, así que el terreno era fértil para crear alguien nuevo. Tampoco el mafioso y traficante de drogas Cottonmouth, que en los cómics tiene literalmente una peligrosa dentadura, había tenido muchas apariciones en las viñetas.

Gracias a la televisión, Cage, hoy un padre responsable y clave en el universo Marvel, tiene ahora mismo varias series nuevas en las estanterías, así que es el momento de recuperar al éxito y remozarlo para los nuevos tiempos.