Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El país del sol muriente: introducción a la literatura criminal japonesa

De la mano de Sergio Vera, Elemental inicia una serie de post sobre la desconocida tradición nipona

Portada de 'Un detective en el Japón de los samuráis'
Portada de 'Un detective en el Japón de los samuráis'

Desde que, a finales del s. XIX, la Restauración Meiji pusiera fin a casi tres siglos de feudalismo y cierre de fronteras bajo el yugo de la dinastía Tokugawa, Japón y su cultura han despertado siempre una gran fascinación en Occidente.

Los samuráis, las katana, las geisha, los ninja, la caligrafía, la pintura, la poesía… forman parte del imaginario colectivo del mismo modo que, nos guste o no, los toreros, las sevillanas y probablemente la Macarena.

Sin embargo, si dejamos a un lado al omnipresente Haruki Murakami, al singular Mishima y quizás a los premios Nobel Katsuhiro Kawabata y Kenzaburo Oé, la literatura japonesa sigue siendo una gran desconocida. Y, dentro de ella, la literatura criminal constituye un misterio aún mayor para los muchos aficionados occidentales a este género.

Las traducciones de los criminales literarios de Extremo Oriente llegan a nuestras estanterías con cuentagotas, y en la mayoría de los casos, a pequeñas editoriales especializadas en literatura asiática en general, por lo que, por desgracia, sus obras no llegan a disfrutar de la atención mediática y el éxito comercial que merecen en algunos casos.

A sabiendas de ello, las Casas Ahorcadas nos hemos propuesto descubrir los principales autores japoneses de género publicados en nuestro país a lo largo de este curso, para que, si queréis, podáis acompañarnos en nuestro intento por resolver el misterio del género negro nipón.

Mes tras mes os iremos refiriendo los resultados de nuestras pesquisas, para que, si os apetece, también vosotros podáis leer y, por supuesto, opinar sobre las obras reseñadas.

El inicio de todo

Empezaremos, cómo no, por remontarnos a los orígenes, a los dos grandes padres del misterio japonés: Okamoto Kido y Edogawa Rampo. Después les llegará el turno a dos figuras cruciales: Seishi Yokomizo y Seicho Matsumoto, culpables de “japonizar” el género y consolidarlo tras la Segunda Guerra Mundial.

Mujeres y renovadores

A continuación conoceremos a otra imprescindible, Masako Togawa, primera escritora feminista del noir japonés…, pero no la última. Tras ella vinieron Natsuo Kirino y Myyuki Miyabe, dos de las voces más críticas con la situación de la mujer en el Japón actual.

Les seguirán los dos grandes renovadores del misterio más ortodoxo, Hiro Akagawa y Keigo Higashino; de lo más grotesco, Ryu Murakami, y el intimista Fuminori Nakamura.

Sí, lo sé. En este preciso instante, todos estos nombres son poco más que palabras impronunciables para ti. Pero, mes a mes, libro a libro, podrás descubrir una forma tan diferente de afrontar la literatura criminal como lo es un torero de un samurái.

Así que, ¿te vienes al país del Sol Muriente con nosotros?

Más información