Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El adiós a un mexicano legendario

El mundo de la música y la cultura latinoamericanas se despide de Juan Gabriel

Juan Gabriel durante un concierto en San Diego en 2015.

Juan Gabriel era una de las pocas figuras de la farándula mexicana a la que se le perdonaba todo. Era un ídolo reconocido y admirado por los muy diversos sectores de México sin importar las distinciones socioeconómicas y la región del país donde se le escuchara. En agosto de 2014, Juan Gabriel se entrevistó a sí mismo para anunciar su retorno a los escenarios. Cuatro meses antes había suspendido su gira por problemas de salud. Nadie más que él podía publicitar su retorno de esa forma. Alberto Aguilera Valadez habló con humor con su álter ego Juan Gabriel. “Extraño los shows, a mi mariachi, los aplausos, mi gente”, se dijo Aguilera a sí mismo.

Sin embargo, tras la confirmación de su muerte las despedidas y las muestras de cariño llegaron de todo el mundo. “Siempre fue una persona humilde, cariñosa, respetuosa y no le gustaba el chisme”, escribió el colombiano Carlos Vives. Juanes, que grabó la inmortal Querida junto al compositor mexicano para el disco Los Dúo, también expresó su "inmensa tristeza" por la partida de "Don Alberto". "Queda su espíritu de bondad y generosidad como lección, pero sobre todo su inmensa obra musical sin precedentes para nuestra música latina", escribió Juanes.

Elena Poniatowska, ganadora del Premio Cervantes en 2013, describió a la televisión mexicana una entrevista que hizo a Juan Gabriel junto a Carlos Monsiváis en una casa de campo en Toluca, en el Estado de México. "En su casa había libros y muebles de muy buen gusto, para mi sorpresa", contó en Televisa. La escritora de Tinísima y La noche de Tlatelolco definió sencillamente el éxito de el Divo de Juárez: "Hizo canciones que pegaron con tubo".

Los puertorriqueños Ricky Martin y Luis Fonsi también lamentaron la muerte del mexicano en Twitter. Y en México, Julieta Venegas hizo pública su tristeza por la muerte de un compositor que ha marcado a muchos compositores a ambos lados del Atlántico. Del mundo anglosajón también llegaron voces. John Fogerty, líder de Creedence Clearwater Revival, dijo que Juan Gabriel era una leyenda latinoamericana que admiraba. El mexicano había hecho recientemente un tributo a la banda estadounidense al grabar y convertir nuevamente en éxito Have You Ever Seen The Rain. "Habíamos hablado de tocar juntos la canción y esperaba una nueva amistad con este hombre increíblemente talentoso", dijo Fogerty. “No es una figura mexicana, es una figura latinoamericana”, dijo el secretario (ministro) de Cultura de México Rafael Tovar y de Teresa.

El dolor no se restringió a los artistas. “Se ha ido muy pronto”, escribió en las redes sociales el presidente mexicano Enrique Peña Nieto. A él se sumaron los expresidentes panistas Vicente Fox y Felipe Calderón. El lamento de Peña Nieto también se extendió a varios miembros de su gabinete. “Extraordinario, irrepetible y brillante”, calificó al cantante el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, mano derecha del mandatario. Otro de los hombres cercanos al círculo presidencial, el secretario de Gobernación Miguel Osorio Chong, despidió a un grande: "el hombre que abrió las puertas de Bellas Artes a la cultura popular. México te recordará siempre". Juan Gabriel fue calificado "embajador de México en el mundo” por Claudia Ruiz Massieu, la ministra de Relaciones Exteriores. La oposición también tuvo palabras para el cantante, que nunca negó su simpatía por el PRI. "Era pueblo, liberal y nacionalista". Así lo describió Andrés Manuel López Obrador, dos veces excandidato presidencial de la izquierda.  

El Gobierno mexicano ha anunciado a la familia de Juan Gabriel que está dispuesto a brindar todas las facilidades para despedir al cantante con los mayores honores. Si la familia accede, el cuerpo de Aguilera será despedido en el Palacio de Bellas Artes, el mismo recinto que el cantante abarrotó en vida en dos ocasiones. Esta distinción ha sido reservada a titanes culturales como Octavio Paz, Carlos Fuentes, Mario Moreno Cantinflas, Rufino Tamayo y Chavela Vargas.

Más información