Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el legendario vibrafonista Bobby Hutcherson

Músico emblemático de la era dorada del sello Blue Note, fue el gran estilista del vibráfono moderno

Bobby Hutcherson en un concierto en 2005.
Bobby Hutcherson en un concierto en 2005. Action Press

Bobby Hutcherson, magistral vibrafonista de jazz y máximo exponente de renovación del instrumento en la segunda mitad del pasado siglo, falleció el pasado lunes a los 75 años de edad, a consecuencia de un enfisema.

Arquitecto sónico del vibráfono y responsable, junto a Gary Burton, de gran parte de la modernización del lenguaje en el instrumento, Hutcherson sintetizó la improvisación melódica que proviene del lenguaje del bop y la libertad armónica del jazz modal, situándose en el perfecto equilibrio entre solista imaginativo y acompañante abierto.

Si trazásemos la historia del jazz a partir del aparatoso y sugestivo vibráfono (evolución del xilófono con vibrato a motor y pedal de resonancia), podríamos decir que Lionel Hampton y Milt Jackson fueron a Louis Armstrong y Charlie Parker lo que Hutcherson a John Coltrane. De la misma forma en que Jackson, gran primer renovador del instrumento en la era del bebop, adoptó el vibráfono tras escuchar a Hampton en el grupo de Benny Goodman, Hutcherson se interesó por la música a los quince años tras escuchar a Jackson en la grabación de Bemsha Swing registrada en 1954 por Miles Davis y sus All-Stars. Enseguida aprendió algunos rudimentos musicales de mano de su amigo y pianista Terry Trotter y de su primer profesor, el vibrafonista Dave Pike, pasando en poco tiempo de tocar con Trotter en las veladas de baile de su escuela, a hacerlo en el circuito de clubes de Los Ángeles, su ciudad natal, junto a Curtis Amy o Charles Lloyd, entre otros.

A primero de los 60 trabaja en San Francisco con el grupo de Al Grey y Billy Mitchell antes de instalarse en Nueva York y alternar su carrera musical con su trabajo como taxista. Allí se reencuentra con el mítico saxofonista y clarinetista Eric Dolphy, a quien había conocido en Los Angeles de mano de su hermana mayor –entonces novia de Dolphy– Peggy Hutcherson (que fue cantante en la orquesta de Gerald Wilson, y militó brevemente en las Raelettes de Ray Charles en 1966).

En 1963 graba con Dolphy y con Jackie McLean en su fabuloso One Step Beyond, primera sesión de Hutcherson para Blue Note, inaugurando una relación con el sello que se prolongaría 18 años, y que abarca los periodos más importantes de su carrera. Ese mismo año vuelve a grabar con McLean (Destination… Out!), el guitarrista Grant Green (Idle Moments) y el trombonista Grachan Moncur (Evolution), y en diciembre registra su primera sesión como líder, The Kicker, que paradójicamente quedaría inédita hasta 1999.

Enseguida se suceden sesiones con luminarias del ala más vanguardista del sello, como Andrew Hill y el propio Dolphy, con quien graba el monumental Out To Lunch! en 1964. En 1965 aparece en Newport con el grupo de Archie Shepp, compartiendo cartel con el cuarteto de John Coltrane, consolidando así su militancia en la vanguardia del jazz. Al mismo tiempo, graba para Blue Note un puñado de álbumes impecables que van desde un lenguaje más libre (con Hill y Sam Rivers, en Dialogue), a un post-bop modal y abierto, junto a nombres como Herbie Hancock, Joe Henderson, Freddie Hubbard, McCoy Tyner o su fiel Joe Chambers (en Components, Happenings o Stick-Up!).

Tras perder su licencia de taxista y el carnet que le permitía actuar en Nueva York a causa de un arresto por posesión de marihuana en 1967, Hutcherson regresa a la costa oeste y forma un grupo junto al saxofonista Harold Land que le catapulta a otro punto álgido de su carrera, representado en una nueva ristra de álbumes para Blue Note que se inaugura con Total Eclipse y alcanza su cumbre en San Francisco, disco seminal que alterna lenguaje modal con toques de fusión.

A partir de mediados de los 70, Hutcherson intensifica el uso de la marimba y explora las posibilidades de otras músicas de forma menos ambiciosa, sin dejar de lado colaboraciones con viejos amigos como McCoy Tyner, Dexter Gordon o Eddie Henderson. En los años 80 se reúne puntualmente con Harold Land y graba asiduamente para el sello de Orrin Keepnews, Landmark, enfocando su carrera a un jazz más ortodoxo.

En 1985 participa en el relanzamiento del sello Blue Note en un concierto en el Town Hall junto a Joe Henderson, Freddie Hubbard o Herbie Hancock, entre otros, y al año siguiente actúa junto a Dexter Gordon en la película de Bertrand Tavernier Round Midnight, participando también en su banda sonora.

Hutcherson sigue grabando y actuando de forma incansable durante los 90, y en 2004 funda el SFJAZZ Collective junto a jóvenes músicos como Joshua Redman, Nicholas Payton, Renee Rosnes o Brian Blade, grabando y actuando con el grupo hasta 2007, momento en el que retoma su cuarteto y formaciones más pequeñas. Su último álbum como líder, publicado en 2014, significó también su regreso al sello Blue Note.