Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Dúo Dinámico hace bailar al Sonorama con su pop intergeneracional

El grupo barcelonés triunfa con sus canciones sencillas y eufóricas en la primera jornada del festival de Aranda de Duero

El Dúo Dinámico, anoche en su concierto en el Sonorama.

A veces, sucede que la música consigue hermanar a generaciones. A veces, sucede que un concierto del Dúo Dinámico en 2016 en un festival repleto de jóvenes no es un boutade, y consigue su propósito: divertir al personal hasta hacerlo bailar al ritmo de clásicos pop como Resistiré, 15 años tiene mi amor o Eres tú.

Lo de anoche en el Sonorama Ribera tenía todos los visos de convertirse en una pifia. Sobre el escenario, el Dúo Dinámico, Manolo y Ramón, a sus casi 80 años, rodeados de chavalería que no habían nacido cuando ellos ya anunciaron su primera separación, allá por los primeros setenta. Una pifia porque parecía que su inclusión en el atractivo cartel del festival más importante del pop-rock de la música española actual olía más a jugada estratégica para ganarse el titular que a razonamiento fundado. Pero no. El Dúo Dinámico, esa pareja que hizo bailar a todo el mundo en los guateques de la España en blanco y negro, triunfó con la fórmula que mejor maneja desde que debutaron en un lejano 1958. Triunfaron con un pop sencillo y, en ocasiones, pletórico.

Así sucedió de primeras cuando arrasaron con un inicial Resistiré, acompañados de Alberto Giménez, cantante de Miss Caffeina, una de las bandas más punteras del pop indie de nuestros días. El himno de supervivencia fue coreado por todo el recinto mientras todavía se oían aplausos por su entrada al escenario. Luego, llegaron 15 años tiene mi amor, Esos ojitos negros o Bye Bye Love. Uno de los momentos más especiales llegó con Eva de Amaral, con la que interpretaron Amor de verano.

Guitarras certeras, voces resistiendo el paso del tiempo y, sobre todo, una propuesta de hedonismo pop de la mejor categoría. Supieron jugar sus cartas Manolo y Ramón, tanto que se autoproclamaron los primeros indies de España con el beneplácito del personal.

Hicieron un guiño a Massiel en una eufórica La la la y otro a Julio Iglesias en Soy un truhan soy un señor, mientras se veía aplaudir a señoras y señores de muy avanzada edad entre las primeras filas. Pero nada comparado con la traca pop de Quisiera ser, Oh Carol o Somos Jóvenes. Se sabían tan seguros que cerraron como empezaron: con un Resistiré repleto de fanfarria y todo el personal bailando y coreando la letra.

Podía haber sido un chiste pero fue un verdadero homenaje al pop como propósito vital, como elemento intergeneracional. El Dúo Dinámico, todavía haciendo bailar a todos con su alegría juvenil. Quién narices lo diría.

Más información