Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vuelve la magia de Harry Potter

El octavo volumen de la saga, una obra de teatro, se presenta en varias librerías del mundo, como Lello, en Oporto, donde se inspiró J. K. Rowling. Hoy sale a la venta

Una joven portuguesa en la librería Lello, anoche, tras comprar el nuevo libro de Harry Potter.

A la hora de las brujas/os, de las magas/os, en la medianoche de este domingo, el mundo ha sido testigo de la aparición de Albus Severus Potter. El advenimiento ha ocurrido en diferentes librerías del mundo, siempre a la misma hora, pero ha tenido una carga especial en la librería Lello de Oporto, el mismo lugar que vio nacer a su padre, Harry.

Albus Severus es el protagonista del octavo volumen de la saga Harry Potter, a la venta en el mundo anglosajón este 31 de julio, nueve años después del último libro de la saga, y 51 años después del nacimiento de su creadora, la escritora J. K. Rowling.

La publicación del libro en español no será hasta septiembre, y en portugués ni hay fecha, pero la autora y su editorial han tenido ese detalle con la famosa librería portuense para la presentación internacional de Harry Potter and the Cursed Child (en España se titulará Harry Potter y el niño maldito).

La escalera roja de la librería y su recargada decoración neogótica sirvieron de inspiración a Rowling para recrear el mundo de Harry Potter. La escritora residió en Oporto de 1991 a 1993. Llegó para enseñar inglés, se casó con un portugués, tuvo una hija y se divorció; pero entretanto, quedaron en su imaginario la estética de la cafetería Majestic, los trajes y las capas negras de las cofradías estudiantiles y, sobre todo, la librería Lello. En esta ciudad comenzó a escribir su primer libro, Harry Potter y la piedra filosofal (1997).

Pese a la leyenda popular, nunca se filmó en la librería escena alguna de las películas del niño mago, lo que no ha impedido que los portermaniacos lleguen a Oporto con el exclusivo fin de visitar Lello.

Fans de Harry Potter, anoche, en Singapur. ampliar foto
Fans de Harry Potter, anoche, en Singapur. AFP

La librería Lello, que acaba de cumplir 110 años, se decoró para la gran ocasión; actores de la ciudad interpretaron a diversos personajes de la serie y pusieron aprueba los conocimientos del público sobre el mundo mágico de Harry Potter. del 2017.

La octava entrega tiene su singularidad, pues es la adaptación de la obra teatral del mismo título, realizada con Jack Thorne y John Tiffany. La obra se acaba de estrenar en Londres con buena acogida. La expectación es tal que ya quedan entradas a la venta hasta mayo

Ahora, el protagonista es el hijo de Harry y de Ginny Weasley, Albus Severus Potter. Vive su primer año en el colegio de su padre, Hogwarts, donde debe lidiar con la admiración y el odio que despierta su apellido familiar. Como suele pasar en las mejores familias, Harry se hace amigo de Scorpius Malfoy, hijo de Draco, el acérrimo enemigo de Harry.

Un seguidor de Harry Potter, disfrazado de Draco Malfoy, anoche en Bangkok.
Un seguidor de Harry Potter, disfrazado de Draco Malfoy, anoche en Bangkok. AFP

J. K. Rowling ha vendido más de 450 millones de ejemplares de la saga, traducida a 77 idiomas y publicada en más de 200 países. Según la revista Forbes, es la primera persona que ingresa más de mil millones de dólares escribiendo. La saga ha dado origen a ocho películas (cerca de 8.000 millones de euros en taquilla), a 11 videojuegos y a otros 400 productos. La marca Harry Potter está valorada en 15.000 millones de euros.

La presentación del nuevo Harry Potter coincide con la restauración exterior de la librería, considerada por diversos medios internacionales -y por el escritor Enrique Vila-Matas- como una de las más bonitas del mundo. Su fachada neogótica, con las esculturas del Arte y la Ciencia, su vitral, los arcos ojivales interiores, la escalera roja, los bustos de grandes escritores, con preferencia a Eça de Queiroz y Cervantes, han convertido a la Lello, en mucho más que una librería: en el primer punto turístico de la ciudad.

El impacto de Harry Potter ha estado a punto de acabar con la librería como tal. Es la única del mundo donde se forman colas para entrar. En verano llegaban a visitar el local 5.000 personas, la mayoría para ver, pasear y fotografiar, lo que amenazaba el negocio; los empleados ejercían más de seguratas que de libreros y el bibliófilo prefería librerías más sosegadas y con mejor servicio literario.

Hace un año, los propietarios tomaron una decisión insólita: cobrar por entrar a la tienda con el fin de disuadir a parte de los curiosos: tres euros para el turista, 10 euros el pase anual para el cliente habitual. En ambos casos, el dinero se descuenta si se hace alguna compra. El resultado ha sido inesperado: el homo sapiens ha reaccionado comprando libros de muchos euros para que le descuenten los tres de la entrada.

A los seis meses de la experiencia, hacía balance José Manuel Lello, director y biznieto de uno de los cofundadores: “Las visitas han disminuido, el ambiente es más tranquilo y las ventas se han triplicado. Hemos pasado de despachar de media 190 libros por día a 522”. Siendo evidentes los superpoderes de Harry Potter, tampoco es que sean absolutos, en ventas es superado por un escritor-persona no menos enigmático, Fernando Pessoa. Aunque la pasada noche, no.

Más información