Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Alan Vega, líder de Suicide y pionero del punk electrónico

El influyente dúo fue una banda excepcional dentro de la agitada escena punk de EE UU

Muere Alan Vega, líder de Suicide y pionero del punk electrónico

Alan Vega, pionero del punk-rock norteamericano y líder del grupo Suicide, ha fallecido a la edad de 78 años. Murió mientras dormía, según ha anunciado en un comunicado Henry Rollins, antiguo vocalista de Black Flag y amigo del músico fallecido.


Artista inquieto y excepcional, Vega surgió de las agitadas calles de Nueva York a primeros de los años setenta para formar junto a Martin Rev el dúo Suicide. Vega era el vocalista y Rev ponía la caja de ritmos y el sintetizador. En plena eclosión del punk neoyorquino, con la sala CBGB’s como base de operaciones y nombres como Ramones, Television o Patti Smith como referentes primigenios, Suicide se convirtieron en un grupo singular y de gran carácter en esa vitalista escena a los márgenes del negocio y la mentalidad dominante.


De esta manera, sus actuaciones suponían ejercicios de enfrentamiento contra el público y mensajes existencialistas que dotaban de una profunda actitud al dúo, pionero en ese pop-rock electrónico inclasificable incluso dentro del ambiente punk rock. Su impactante primer disco, Suicide, publicado en 1977, se convirtió en un icono artístico de primer orden para toda una generación de marginados e iconoclastas músicos que buscaban distinguirse con la música. No solo era la violencia latente de esas primitivas baterías y voces hirientes sino también esos sintetizadores acompañados de letras que documentaban el caos existencial de las calles de Nueva York.


Suicide grabaron cinco albumes de estudio: Suicide (1977), Suicide: Alan Vega and Marin Rev (1980), A Way of Life (1988), Why Be Blue (1992) y American Supreme (2002). Y en ellos se perfilaba siempre la creación de Alan Vega. Suicide influyeron en formaciones inmediatas a su alumbramiento como New Order, U2 o Despeche Mode, pero también su eco rompedor se deja ver en trabajos de Radiohead. Incluso Bruce Springsteen, que vivió de cerca esos años setenta en Nueva York, versionó su canción Dream Baby Dream, que incluyó en el álbum High Hopes.