Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La directora de Almagro se irá si los fondos públicos no crecen un 15%

Natalia Menéndez alerta de los apuros económicos del festival de teatro clásico y de "un equipo exprimido"

Natalia Menéndez, directora del festival de Almagro.

Tras siete ediciones al frente del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, su responsable desde 2010, la actriz y directora Natalia Menéndez, ha dicho basta ante las dificultades presupuestarias de cada año. Menéndez, en una entrevista con EL PAÍS, anuncia que si en la reunión del patronato del festival, que se celebrará en octubre, las Administraciones públicas no aumentan "un 15%" el dinero para Almagro, que en esta edición —del 7 al 31 de julio— es inicialmente de 1,54 millones de euros (un 9,8% superior a 2015) ella se marchará. "El equipo está exprimido", apunta la también gestora teatral, que ya había dejado caer su intención, pero sin concretar cuánto necesitaba este festival de financiación prácticamente pública.

El principal soporte del festival de Almagro, con 654.000 euros (el 42%), es el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, cuyo ministro, Íñigo Méndez de Vigo, acudió el jueves a la inauguración, y alrededor de la quinta parte del dinero que obtiene el certamen es por la taquilla. Sin embargo, el presupuesto actual es "inferior en un millón de euros al que había en 2009". "La Junta de Castilla-La Mancha no hace un esfuerzo tan grande como el que hacía". Otros patronos son la Diputación de Ciudad Real y el Ayuntamiento de Almagro. A la complicada situación no ayuda la escasa financiación privada. "Nuestra sociedad no está educada para apoyar la cultura", lamenta Menéndez (Madrid, 1967), que subraya la organización de un evento en el que trabajan "143 personas, de las que el 70% son castellanomanchegos".

Echando la vista atrás, Menéndez subraya que cuando asumió el cargo, nadie creía en ella. "Me lo propusieron y llené cuatro folios, que conservo, con ideas para hacer que me parecían imprescindibles. Espero que quien me suceda, llene también varias hojas antes de coger el puesto".

Quien también supo lo que son las penurias del dinero es el protagonista de esta 39ª edición de Almagro, Miguel de Cervantes. En el año de la conmemoración de los cuatro siglos de su muerte, el festival manchego se ha volcado con el escritor complutense y con don Quijote con propuestas como un concurso de rap (el día 14 en la Plaza Mayor de Ciudad Real) conciertos de música clásica, el cómic, la ilustración, la fotografía y, por supuesto, el teatro. Menéndez entra con pasión a hablar del escritor español más universal. “Cuando investigas su vida, fue una locura, le pasó de todo… y eso está imbricado en su obra” que, sin embargo, “es todo ironía y bonhomía”.

El espectáculo 'Quixote', en la Plaza Mayor de Almagro, el pasado jueves.

El festival comenzó el jueves con nubes y chubascos, pero al día siguiente cumplió con la tradición del calor sofocante, el olor a berenjenas y la llegada de turistas y compañías teatrales que pasean y comen en la Plaza Mayor. Almagro 2016 cuenta con un centenar de espectáculos de 52 compañías, 42 de ellas españolas procedentes de 11 comunidades autónomas, y 10 internacionales, llegadas de Reino Unido, Italia, Polonia, México, Uruguay, Portugal, Brasil, Francia, Grecia e India. De este país se espera uno de los espectáculos que destaca Menéndez, Kijote Kathakali (22 y 23), una adaptación del clásico visto desde el tradicional teatro indio. Será uno de los 17 estrenos (10 absolutos y siete en España).

A las representaciones en los 17 espacios disponibles se prevé que acudan unas 50.000 personas, si se incluyen los que se acerquen a los 11 espectáculos gratuitos, pero Menéndez no quiere un Almagro masificado: “Hay cosas que deben seguir siendo pequeñas”.

De esa oferta, 23 espectáculos estarán relacionados con el manco de Lepanto, además de exposiciones entre las que destaca el tributo fotográfico de José Manuel Navia (Miguel de Cervantes o el deseo de vivir). Este fin de semana puede verse el estreno de Cervantes ejemplar, de la compañía Micomicón, que sube a escena una obra sobre dos novelas ejemplares: El licenciado vidriera y El celoso extremeño, bajo la dirección de Laila Ripoll. También la danza se ha postrado ante Cervantes con dos piezas: Don Quijote Suite y Minus 16, de la Compañía Nacional de Danza. La primera es un ballet y la segunda muestra una variada selección musical, del mambo al tecno, para desafío de los bailarines. Del menú cervantino también destaca, del 28 al 31, el estreno de uno de sus textos menos conocidos: Pedro de Urdemalas, dirigido por Denis Rafter y representado por La Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico.

En estas primeras horas del certamen almagreño, la cita más emocionante fue la entrega a la gran actriz Concha Velasco del 16º premio Corral de Comedias del festival, en honor a una trayectoria que no para. Velasco representa en Almagro su Reina Juana, de Gerardo Vera. La mujer que puso cara a Santa Teresa de Jesús en la célebre serie de televisión sigue con la ilusión de siempre: "Es que el teatro es mi amante fiel".

Más información