Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Velázquez y Murillo se medirán en Sevilla

Gabriele Finaldi organiza la exposición con la que la Fundación Focus Abengoa celebrará el 25 aniversario de la apertura de Los Venerarables como espacio museístico

El retrato de Francisco Pacheco, maestre y suegro de Velázquez, hecho por su discípulo.
El retrato de Francisco Pacheco, maestre y suegro de Velázquez, hecho por su discípulo.

Diego Velázquez (Sevilla, 1599- Madrid, 1660) y Bartolomé Esteban Murillo (Sevilla, 1617-Cádiz, 1682) compartirán escenario, aproximaciones y diferencias en la gran explosión que en el mes de noviembre se celebrará en la capital andaluza a propósito del 25 aniversario de la apertura del Hospital de Los Venerables como espacio museístico de la Fundación Focus Abengoa. En este insólito duelo comisariado por Gabriele Finaldi, director de la National Gallery de Londres, se podrán ver frente a frente 19 obras prestadas por el Prado (cinco pinturas), la National Gallery, el Museo del Louvre, la Wellington Collection o el Fondo Cultural Villar Mir, entre otras instituciones internacionales.

La exposición se abrirá al público durante la segunda semana de noviembre y llevará por título Velázquez. Murillo. Sevilla. Gabriele Finaldi tratará la relación y los puntos de encuentro de los dos grandes maestros nacidos y formados en la ciudad de Sevilla, tanto en el desarrollo de su lenguaje naturalista como de los modelos iconográficos o el singular modo de abordar la pintura de género.

En la Fundación explican que en la selección de las 19 pinturas que compondrán la exposición (nueve de Velázquez, fechadas entre 1617-1619 y 1656; y 10 de Murillo, datadas entre 1645-1680) “los visitantes se reencontrarán con la inteligencia pictórica y el virtuosismo técnico de ambos maestros. A través de una serie de parejas y tríos de obras soberbias se podrán observar las nuevas iconografías de devoción, las innovadoras formas de representar la vida cotidiana y la intimidad familiar, desarrolladas por Velázquez y Murillo, que les sirvieron para llegar a lo esencial del alma humana y conectar directamente con el espectador”.

Aunque no es la primera ves que la obra de estos dos grandes genios sevillanos se muestra de manera conjunta, si se puede considerar una ocasión única para contemplar obras maestras de primer nivel que no se habían confrontado antes en la ciudad. Esta exposición, informan los organizadores, supone la culminación por parte de la Fundación de una línea de trabajo llevada a cabo en los últimos años, y que ha tenido al Barroco como centro de su actividad en sus diferentes facetas (artes plásticas, música, seminarios, biblioteca y gabinete de estampas), de una entidad dedicada por la investigación y la divulgación cultural.

Una de las tareas fundamentales de la Fundación ha sido velar por el patrimonio artístico de Sevilla, con la recuperación de Santa Rufina de Velázquez, que supuso el inicio de una labor más trascendente como fue la creación del Centro de Investigación Diego Velázquez en los Venerables, en el que se conservan pinturas del autor de Las Meninas, junto a obras de Murillo, Zurbarán o Martínez Montañes, que recrean el universo pictórico en los años de formación de Velázquez en Sevilla.