Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
¿POR QUÉ CREER EN LOS LIBROS?

Diez años de frío nórdico

Diego Moreno concibió casi por casualidad Nórdica, esta criatura que desde el mismo día de su nacimiento llevaba incorporada una pasión por la ilustración

En la editorial Nórdica hace tiempo que saben que el invierno es sinónimo de lectura. Mucho antes de la llegada de la mítica Invernalia a nuestros imaginarios colectivos y de la instalación casi automática del lema de Juego de tronos (winter is coming – se acerca el invierno) en nuestras dinámicas diarias, la editorial Nórdica ya percibía que en el frío había un relato para contar. Para leer sus libros conviene, pues, armarse de bufanda y guantes. Hace diez años que Diego Moreno concibió, casi por casualidad, esta criatura que desde el mismo día de su nacimiento llevaba incorporada una pasión por la ilustración. Esa fe en las imágenes como aliadas perfectas del texto dura hasta nuestros días. Es impensable imaginar un libro de Nórdica sin ilustraciones. Como es inimaginable que en sus portadas, al lado del nombre del autor, no aparezca el nombre del traductor: ¿no es acaso su voz y su conocimiento los que nos permiten profundizar en el universo de un determinado autor? El respeto y el rigor, por tanto, son las dos condiciones indispensables que atraviesan el catálogo de Nórdica.

Diez años de frío nórdico

Ilustrados (con recuperación de obras clásicas que van desde autores como Roald Dahl hasta Virginia Woolf, pasando por John Steinbeck), Letrasnórdicas (con la reivindicación de autores daneses, islandeses, suecos o finlandeses como Per Olov Enquist, o August Strindberg), Otraslatitudes (con autores modernos y contemporáneos que se salen de la órbita nórdica: Luigi Pirandello, Peter Handke o Flann O´Brien), Soñandociudades (con insólitas guías turísticas infantiles) y Minilecturas (obras inabarcables y hondas en libros de muy pequeño formato) son las cinco grandes colecciones, junto a Cómic e Infantil, que atraviesan el corpus nórdico. “Al tener colecciones tan distintas, tenemos un tipo de público muy diverso que podría resumirse en los curiosos, los que buscan el libro-regalo y los apasionados de la ilustraciones”, confirma Diego Moreno. El editor de Nórdica comenzó su pasión siendo librero. Percibió pronto ejerciendo este oficio que los escritores nórdicos aportaban una manera de narrar, de desnudarse, muy directa. Tenían algo que contar y sabían de qué modo hacerlo. Más tarde, hubo dos nombres propios que acabaron de convencer a Moreno para fundar la editorial del frío: “Nórdica jamás hubiera existido sin el libro Hambre de Knut Hamsun al que considero la obra fundacional no sólo de la literatura nórdica, sino de todo el S.XX; y tampoco sería posible sin la editorial valenciana Media Vaca que ha tenido una forma de ejercer el oficio que ha sido muy esclarecedor a para muchos que hemos venido después”, explica Diego Moreno.

Diez años de frío nórdico

En estos diez años de existencia, el editor sólo puede sentirse agradecido: “Claro que hay cosas que me gustaría que fueran diferentes en el mundo del libro pero yo sólo he tenido alegrías. En el año 2008 nos dieron a todo el Grupo Contexto el Premio al Fomento de la Lectura y en el año 2011, uno de nuestros autores (el poeta Tomas Tranströmer) consiguió el Premio Nobel, así que no podemos contar penas, sólo dar las gracias”. Y en esta década también, el editor ha tenido tiempo de cambiar su opinión a propósito del futuro del libro: “Yo fui de los primeros abanderados del libro digital. Ahora creo que no lo hemos hecho bien ni los editores ni la industria en general. No hemos hecho nada nuevo. Sólo hemos copiado lo que ya hacemos en papel. Y al mismo tiempo, y esto es lo más revelador, en el papel cada vez somos más sofisticados”, sostiene Moreno. En cualquier caso, lo que no ha mutado en estos diez años, lo que ha permanecido intacto es su pasión libresca: “Los libros son ante todo compañía. Tú puedes entrar en una librería y aunque no compres ningún ejemplar, te vas a llevar algo”.