Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere José Luis Armenteros, autor de éxitos como ‘Libre’ o ‘Cuéntame’

El músico y compositor ha fallecido en Madrid a los 72 años

José Luis Armenteros (izquierda) y Pablo Herrero, autores de la canción 'Libertad sin ira', en 1997.

José Luis Armenteros, de 72 años, falleció hoy, sábado, en Madrid. Armenteros perteneció a la primera quinta del rock and roll español, como guitarra solista de Los Relámpagos. En la misma formación estaba el organista Pablo Herrero, con el que formaría tándem. Como autores, firmaron megaéxitos como Eva María, Un beso y una flor, América, Libre o Como una ola. Inicialmente conocido como Dick y Los Relámpagos, aquel quinteto instrumental destacó por la limpieza de su sonido y su eficacia como acompañantes. Los Relámpagos debutaron en 1962 en Philips, donde también respaldaron a solistas como Miguel Ríos (entonces, Mike Ríos, rey del twist).

Los Relámpagos tenían un proyecto creativo que pasaba por la actualización de canciones populares de diferentes regiones de España más partituras clásicas de Falla o Tárrega. La obligatoria parada por el servicio militar dejó a Los Relámpagos fuera de la competición por el público juvenil. Con todo, no renunciaron: siguieron sacando discos esporádicamente (para el Mundial de 1982, editaron Fútbol en acción).

En los sesenta, tanto Armenteros como Herrero se colocaron en la industria. Sellos como Novola o Philips requirieron de sus servicios como cazatalentos; terminaron ejerciendo de A + R (encargados de Artistas y Repertorio), buscando material que grabaran sus descubrimientos. Y popularizaron la firma Armenteros-Herrero. Era una bandera de conveniencia: había temas hechos por uno, por otro, en conjunto y, a veces, con ayuda de un tercero. Lejos de cualquier divismo, estaban abiertos a colaborar en lo que fuera necesario, funcionando como productores o arregladores.

Acertaron con el cancionero festivo para Fórmula V, grupo producido por Maryni Callejo, una racha de éxitos que comenzó con Cuéntame —atribuida exclusivamente a Armenteros— en 1969. Tuvieron menos suerte con otros proyectos, como los mallorquines Falcons o Doctor Pop (la censura franquista obligó a cambiar su Sofía por Lucía, en deferencia a la futura Reina). No importa: ya habían descubierto el filón de los vocalistas poderosos.

A partir de 1969, comenzaron a proporcionar canciones de letras contundentes a Nino Bravo: Libre, Un beso y una flor, América. También lo hicieron con otros vocalistas levantinos, como Juan Bau (La estrella de David, Fantasía) y Francisco (Latino). Otro beneficiado por su olfato para el éxito fue el baladista panameño Basilio, con Tierras lejanas. No pedían exclusividad: competían con las aportaciones de colegas como Augusto Algueró, Manuel Alejandro o Juan Carlos Calderón.

Su savoir faire con los solistas llamó la atención de la industria del otro lado del Atlántico. En Caracas, grabarían un tema que se convertiría en himno nacional alternativo, Venezuela, por Balbino. De principio, la canción estaba prevista para José Luis Rodríguez, El Puma, que trabajó finalmente con Armenteros y Herrero en el estudio madrileño Eurosonic.

Caso aparte fue Libertad sin ira, del grupo folk Jarcha, con letra del publicista Rafa Baladés. Usada como parte de la campaña de lanzamiento de Diario 16, se convertiría en uno de los himnos de la Transición. En 1982, Herrero y Armenteros confeccionaron Como una ola, uno de los mayores éxitos pop de Rocío Jurado. En los años siguientes, disminuyó su ritmo de trabajo. Herrero se volcó en la SGAE, donde alcanzaría el puesto de vicepresidente. Armenteros tocó por puro placer en Trastos Viejos, un conjunto de veteranos. Y ambos disfrutaron del tardío reconocimiento de Los Relámpagos, cuyas grabaciones fueron recuperadas por la compañía Rama Lama.

Más información