Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Del escritor al lector, y 10: el lector / los lectores

Hay un solo autor, pero un número impensable de personas que leerán esa obra y se convertirán en coautores. Con ellos cerramos la serie Las voces del libro

María Teresa Gallego no es una lectora cualquiera, lee por placer y como traductora del francés. Con ella cerramos la serie de vídeos Las voces del libro con la cual EL PAÍS ha llevado a sus lectores por los entresijos de algunas partes del proceso de creación de una obra literaria, con motivo de la 75ª Feria del libro de Madrid.

"El autor solo escribe la mitad del libro. De la otra mitad debe ocuparse el lector", Joseph Conrad.

Un escritor escribe para ser leído, para compartir lo que siente, imagina o piensa. Una vez publicado su escrito el libro se ha de defender solo al cobrar vida en las manos de quien lo lee. Y es ese lector quien completa o complementa el texto creado por el autor y le da las interpretaciones que quiera y los usos que mejor le parezcan tras su lectura. Hay tantos lectores como autores. Lo cierto es que una obra literaria suele tener un solo autor, pero impensables coautores en sus lectores que se apropian del libro y de lo que este guarda.

Para Goethe "cuando se lee no se aprende algo, se convierte uno en algo". En esas páginas hay un mundo. Uno completo y autónomo que Fernando Pessoa conocía y por eso fue más allá al decir que "quien lee deja de vivir. Dejad de vivir y leer. ¿Qué es la vida?".

Hay lectores de toda estirpe. María Teresa Gallego Urrutia pertenece a esa clase de lectores singulares con varias vidas paralelas. No es una lectora cualquiera. Desde niña ha leído por placer. Peter Pan y Mujercitas la conquistaron para la lectura. Desde entonces los libros de todos los géneros forman parte de su vida, la completan, alientan su día a día. Pero ella también es una lectora profesional: se dedica a la traducción de libros en francés. Es ahí donde su mirada cambia. Donde intenta hacer llegar de la mejor manera posible textos en otro idioma para que sean leídos por los hispanohablantes. Busca que su trabajo sea invisible, que el lector no note su presencia y escuche solo la voz del autor original. Pero, a la vez, considera que el mundo editorial debe dar más visibilidad a los traductores y reconocimiento, no solo por la importancia de ser los intermediarios entre un idioma extranjero y el español, sino también como parte clave del ecosistema editorial.

Alberto Manguel, recuerda, Gallego Urrutia, ha hecho la mejor descripción de una profesión como la de ella y tantos otros que contribuyen a enriquecer la cultura al y convertir España en una especie de paraíso de las literaturas del mundo, porque más del 20% de la oferta editorial son traducciones. El retrato de Manguel, recuerda, Gallego es: "El lector ideal es el traductor. Es capaz de desmenuzar un texto. Retirarle la piel, cortarlo hasta la médula, seguir cada arteria y cada vena y luego poner en pie a un nuevo ser viviente".

Con el apartado del lector, como eslabón último y razón clave de ser de una obra literaria, cerramos la serie de vídeos Las voces del libro. Con ella hemos llevado a nuestros lectores por los entresijos de parte de la cadena de creación y comercialización de una obra. Una serie que ha tenido el siguiente viaje cronológico contado por los propios protagonistas:  El Escritor (Clara Janés), el Agente literario (Luis Miguel Palomares Balcells), la Editora (Valeria Ciompi, de Alianza), la Correctora (Ana Laura Álvarez, de Siruela), el Maquetador de páginas (Víctor Benayas, de Penguin Random House), el Diseñador de portadas (Ferrán López, del Grupo Planeta), el Impresor y el Encuadernador (Juan Bris, de Arte Gráficas COFAS, y Alfonso Méndez, de Encuadernación Felipe Méndez), la Distribuidora (Mónica Díaz, de UDL) y el librero (Óscar García, de librería Cervantes y compañía).

Como epílogo, que también sirve como prólogo, para convertir esta serie en un recorrido circular por el universo literario, llegan las palabras de uno de los grandes lectores, amante de los libros y escritor él mismo: Jorge Luis Borges. "De los diversos instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libro; todos los demás son extensiones de su cuerpo... Sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria".

Mañana: toda la serie de vídeos Las voces del libro, del escritor al lector en un solo VídeoRelato.