Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Del escritor al lector, 5: el maquetador de páginas

En la serie de vídeos Las voces del libro, de EL PAÍS, el responsable de maquetación y diseño de páginas interiores del grupo Penguin Random House da las claves de este proceso

Víctor Benayas del grupo Penguin Random House, habla del proceso de maquetación y diseño interior de un libro. Es el quinto capítulo de la serie de vídeos Las voces del libro con el cual EL PAÍS lleva a sus lectores por los entresijos del proceso de creación de una obra literaria, con motivo de la 75ª Feria del libro de Madrid. El apartado del Corrector llega después de El Escritor (Clara Janés), el Agente literario (Luis Miguel Palomares Balcells), la Editora (Valeria Ciompi, de Alianza) y la Correctora (Ana Laura Álvarez, de Siruela).

Después del tema o la forma como un escritor relata su historia, tal vez lo más importante a la hora de leer es la tipografía de ese libro, sus márgenes, el interlineado, el diseño de aquella idea primigenia convertida en páginas de libro. Parece sencillo, parece algo natural, algo dado en lo que nadie se detiene a pensar, pero es justamente cuando así sucede que el trabajo está bien hecho. El diseño y maquetación de las páginas interiores de un libro no es una ciencia, pero casi casi. Detrás de aquel trabajo invisible hay una persona, un jefe con equipo que piensa cuál es el mejor tipo de letra o los espacios que deben guardar las páginas, incluso las sangrías, para que el texto del autor fluya y se lean lo mejor posible. Cada texto acorde a una maquetación.

Víctor Benayas es el Director técnico de servicios editoriales del grupo Penguin Random House. Lo que significa ser responsable no solo de la maquetación de las páginas interiores de un sello editorial, sino de muchos. Benayas cuenta a los lectores de EL PAÍS cómo crea, aborda y gestiona cada sello o colección de su grupo editorial. Y cómo crea, aborda y gestiona los libros impresos y los digitales. Son parecidos, pero distintos porque no solo responden a un soporte diferente sino que este obliga a unas coordenadas distintas en muchos casos. Un mundo lleno de detalles que el lector no ve ni sospecha para que el texto o las imágenes vayan directo a cumplir su misión.

El lunes: Diseñador de portadas, del Grupo Planeta.

Más información