Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Better Call Saul', a la lista de imprescindibles

'Better Call Saul', a la lista de imprescindibles

Ya en sus primeros minutos, dejó claro que no tenía intención de decepcionar. Better Call Saul llegaba con una gran carta de presentación (spin-off / precuela de Breaking Bad, con Vince Gilligan y Peter Gould como creadores). Solo faltaba que se confirmaran las primeras impresiones. Y así ha ocurrido. Tras su primera temporada, este regreso al universo de Breaking Bad se ha confirmado como una de las series imprescindibles de la primera mitad del año. Y no solo por sus conexiones con su serie madre, que también. Sino porque ha logrado formarse una entidad propia, con un estilo vinculado a la serie de Walter White pero con sabor ligeramente diferente.

Los primeros diez capítulos han dejado con ganas de mucho más. Con ganas de saber qué ocurrirá ahora con Jimmy McGill, esa vida pasada del abogado Saul Goodman, un personaje que en Breaking Bad se nos presentó casi como una caricatura pero que ahora se ha transformado en un personaje con el que es fácil empatizar, al que comprendemos y por el que incluso sentimos lástima, algo que era muy complicado que ocurriera con Walter White. Jimmy es diferente. Y mucha parte de la culpa de que ahora lo veamos desde otra perspectiva es del actor Bob Odenkirk, que ha llenado de matices al personaje y ha dado con éxito el salto de secundario a protagonista.

'Better Call Saul', a la lista de imprescindibles

La temporada ha conseguido arrancar sonrisas de complicidad a los fans de Breaking Bad (Jimmy haciéndose pasar por Kevin Costner, la referencia a Belice, localizaciones que se repiten, la importancia de la música, ese humor negro tan peculiar...). Haber visto Breaking Bad no es imprescindible para seguir Better Call Saul, pero permite degustar esos guiños cómplices que se acumulan en el último capítulo. También ha generado momentos dramáticos de alta intensidad, como la conversación entre Jimmy y su hermano con la que acababa el noveno episodio, uno de los momentos seriéfilos de lo que llevamos de año interpretado con brillantez.

Mención aparte merece Jonathan Banks y su Mike Ehrmantraut. El capítulo dedicado a él ha resultado ser uno de los mejores de la temporada, y pone las bases para la relación entre el futuro Saul y este solucionador de problemas con un pasado doloroso. Y, de nuevo, los guionistas nos dejan con la miel en los labios, deseando que el personaje de Mike vaya ganando poco a poco la importancia que merece.

'Better Call Saul', a la lista de imprescindibles

Better Call Saul (que en España se puede ver en Movistar Series) nos va contando las cosas a su ritmo, sin prisa pero sin pausa, dejándonos paladear cada detalle y disfrutar con el camino —por algo la serie ya contaba de partida con dos temporadas confirmadas—. Y construyendo poco a poco una ficción digna heredera de su antepasada, aquella serie que ya es Historia de la televisión.