Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mapa del libro iberoamericano nace en la web

El CSIC crea la plataforma en Internet que recoge las historias de editoriales y editores desde el siglo XIX hasta hoy

Mesa de novedades de una librería en Buenos Aires. AFP

Una editorial que florece solo por un par de años en México y otra que se resiste a desaparecer en Madrid. Una colección de libros que sobrevive en Buenos Aires y aquella que triunfa en Bogotá. Unos editores renuevan el panorama del sector; otros son recordados por haber creado las bases en Barcelona, Gijón, Valparaíso, Sao Paulo… Y luego están los anónimos o poco conocidos de Quito, Sevilla o Bilbao.

En estos tiempos de cuestionamiento, desvalorización y/o dudas sobre el valor de los prescriptores, en los que se homologa la opinión del experto con la del público en general alentados por la Red, surge Editores y Editoriales Iberoamericanas (siglos XIX y XXI) - EDI-RED. Es un portal digital y al mismo tiempo el primer mapa del sector en español, euskera, gallego, catalán y portugués. Registra la biografía de los sellos, sin importar su duración ni el lugar donde fueron creados, así como las semblanzas de quienes los fundaron con algunos vídeos y audios. El resultado es un retrato/radiografía del ciclo de la vida de la bibliodiversidad del libro y una reivindicación del papel del editor “como un elemento esencial de uno de los ecosistemas clave de la historia cultural de un país y su influjo en la sociedad”, según destaca Valeria Ciompi, editora de Alianza.

EDI-RED, que así se le conoce, es un proyecto en marcha promovido por el Grupo de Investigación Cultura, Edición y Literatura en el Ámbito Hispánico (GICELAH) del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)y apadrinado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, donde está alojado el portal. “Queremos crear conciencia del valor patrimonial de los editores y de los sellos. Queremos ser un repositorio y trascender la mera investigación y dar cuenta de la diversidad del libro”, explica Pura Fernández, responsable del proyecto.

El renacer de los editores

“El mundo del libro sintetiza el conjunto de valores de la sociedad iberoamericana”, añade Antonio María Ávila, director ejecutivo de la Federación de Gremios de Editores de España.

Tras estudiar el arco editorial de estos dos siglos y observar los efectos de la revolución digital en un sector cargado de incertidumbres, Pura Fernández afirma que “ahora más que nunca se necesita la función del editor”. “En un momento de tanta información, desorden y caos”, continúa, “su figura es indispensable para discernir el grano de la paja. Su función se ha reforzado porque debe prescribir. Su aval sigue funcionando”.

Los expertos consultados reconocen el valor de las opiniones vertidas en la Red y fuera de ella, al tiempo que recomiendan que si alguien busca una voz válida, seria o especialziada lo mejor es recurrir al experto reconocido, al prescriptor. “Y un editor es eso, alguien que ya ha hecho una criba, un primer filtro en la selva de las novedades”, dice Fernández. Ciompi no imagina un mundo del libro sin los editores. “Es un trabajo no siempre reconocido por el público pero fundamental para el buen resultado y mejor calidad, tanto por su relación con el autor como por ser el mediador con el lector”.

¿Y las autoediciones? Fernández admite la importancia de su presencia, pero explica que se trata de una estrategia para llamar la atención de los editores. “La unidad canónica sigue siendo el libro de papel bajo un sello más o menos conocido”, afirma la investigadora del CSIC.

Aunque parezca contradictorio, cada día surgen más editoriales, y cobran de nuevo vigencia las palabras de Hermann Hesse: “En la adaptación y en la resistencia crítica se sintetiza la función del joven editor”.

Una memoria de dos siglos

El mundo de Editores y Editoriales Iberoamericanas (siglos XIX y XXI) - EDI-Red se abre con 150 entradas, pronto serán 600. Y así hasta dar cuenta de todo signo de vida editorial nacido en ese periodo, lo cual lo convierte en un trabajo perpetuo, sobre todo porque no paran de aparecer editoriales en papel y digital. El proyecto nació hace unos 15 años y ahora trabajan en él alrededor de 200 personas de iberoamérica, Estados Unidos y países donde se haya creado un sello que haya publicado en alguna de las lenguas del proyecto.

“Es una conservación de la memoria de la edición, el motor de los vínculos culturales dentro del mundo hispanoamericano”, recordó Santiago Miralles, director de Casa de América de Madrid, donde se presentó la web. Pilar Reyes, de Alfaguara, lamentó la situación de algunos archivos de editoriales, pero que ahora serán ordenados.

Pura Fernández, responsable lde proyecto cuenta que en 2012, en el marco del convenio de colaboración entre la Fundación Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas decidieron abordar esta propuesta: "Ha sido una ONG cultural que hemos sacado adelante como un proyecto voluntarista y colaborativo. En el marco de la crisis, y gracias sobre todo al Taller Digital de la Cervantes Virtual y a varias universidades que han colaborado con un sistema de estudiantes en prácticas, lo hemos llevado a cabo. También con el reconocimiento del Ministerio de Economía y Competitividad".

EDI-RED rescata, además, cuenta Fernández, la labor de editores que a raíz de la emigración o del exilio establecieron sellos literarios al otro lado del Atlántico, cuando Argentina y México, a raíz de la Guerra Civil Española, "se convirtieron en la cuna y el impulso de la edición literaria en castellano, también en catalán: Gonzalo Losada, Manuel Olarra, Antonio López Llausás, José Venegas, Joan Merli, Francisco Porrúa. También rescatamos las figuras de los escritores que desempeñaron relevantes tareas de asesores editoriales (se pueden consultar ya las que cito): Juan Ramón Jiménez, José Bergamín, Emilia Pardo Bazán, Guillermo de Torre. Escritores que son editores: Manuel Altolaguirre, Javier Marías (Reino de Redonda) o Andrés Trapiello (Trieste). Nos interesa además destacar la desconocida labor de las editoras, que a menudo son escritoras: Concha Méndez, Concha Lagos, Beatriz de Moura, Esther Tusquets, Rosa Regàs, etc., pero también las desconocidas empresarias del XIX: Faustina Sáez de Melgar, por ejemplo".

Como complemento necesario de esta sección, en la Videoteca asociada a este portal se podrán consultar las Voces de la edición a través de entrevistas originales a editores contemporáneos (ahora hay 20 vídeos y en proceso de edición otros 18, y seguimos grabando). También la Fonoteca, donde se recuperan entrevistas digitalizadas hechas con anterioridad, como las Jaime Salinas u Oriol Maspons (el célebre creador de las rompedoras cubiertas de Biblioteca Breve). A medida que tengamos financiación, ampliaremos la oferta, que ya empieza a tener frutos en los grupos de América Latina. (grabaciones de editores).