Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESTUDIAR EN ESPAÑA

Ser universitario en España desde lejos

Las universidades presenciales siguen la senda de las virtuales e implantan cada vez más cursos a distancia

La formación online ayuda a estudiar en cualquier país sin tener que desplazarse.
La formación online ayuda a estudiar en cualquier país sin tener que desplazarse.

De las más de 2.000 personas de fuera de España que estudian en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), más de 1.200 lo hacen desde países latinoamericanos como Colombia, Chile, México o Perú; entre todos suman un 15% de los alumnos de máster de la UOC. Y hasta 83 de cada 100 estudiantes extranjeros que cursan un máster en la UNED proceden de Latinoamérica. Son dos ejemplos representativos de cómo la formación online se convierte en una buena opción para quienes quieren obtener un título de una institución de formación superior española sin tener que desplazarse a España para conseguirlo.

Esta posibilidad la ofrecen universidades a distancia, virtuales, pero también presenciales que, cada vez más, ponen en marcha programas online para atender la demanda. La Rey Juan Carlos de Madrid (URJC) cuenta con 6 grados semipresenciales y 12 másteres a distancia, y está “en un proceso de transición hacia un modelo blended o híbrido”, según anuncia Manuel Gértrudix, director académico del Centro de Innovación en Educación Digital, URJC online. Entre su catálogo de títulos se encuentra un máster virtual en Relaciones Internacionales Iberoamericanas y un programa, en colaboración con el Gobierno de Ecuador, para formar a profesionales de aquel país en atención a las Necesidades Educativas Especiales en Infantil y Primaria.

En los másteres por Internet se evalúa con ejercicios y un trabajo final. En los grados, es necesaria una prueba personal

La UOC apuesta por formatos accesibles, entornos amigables e intuitivos, y una formación asíncrona, que no pretende replicar una clase presencial: no se trata de que profesor y alumnos se conecten todos a la vez, sino de que cada cual vaya aportando en función de su huso horario. “Nuestra vocación es internacional, así que el tema de los husos horarios nos importa, y mucho”, remacha Montse Paredes, directora del área de Desarrollo Internacional de la UOC, que incluso califica de divertido observar cómo se van conectando los alumnos al foro según su nacionalidad. Primero los españoles, seis horas más tarde entran los mexicanos… “La vida es cambiante”, enfatiza. Hay 90.000 españoles viviendo en Colombia, y cerca de 300.000 colombianos residiendo en España legalmente. Y, muy probablemente, buena parte de ambos colectivos busca volver a su país de origen. La formación online les ayuda a estudiar independientemente de la parte del planeta en la que se encuentren.

Especial conexión

“Tenemos una especial conexión con Iberoamérica”, enfatiza Esther Souto, vicerrectora de Investigación e Internacionalización de la UNED. Centros en Buenos Aires, Caracas, Lima, Ciudad de México (donde se ubica también el Centro de Estudios de Migraciones y Exilios) y São Paulo. Y dos tipos de alumnos: nacionales y españoles residentes en el país. “Cursan másteres, sobre todo, o maestrías, como los llaman en Colombia, o magíster, como dicen en Chile”, tercia Paredes. Porque el acceso a un grado español es más complicado para un aspirante extranjero; y porque en los másteres no hay pruebas presenciales (en los grados sí, semestrales, y suelen realizarse en la embajada), sino ejercicios a lo largo del año, y un trabajo final que se entrega y defiende de manera virtual, según enfatiza. “Si algún máster tiene prácticas, avisamos, porque esa persona tendría que venir a España”, advierte.

Los exámenes constituyen una de las grandes trabas de la formación 100% online, porque requieren de ciertos protocolos de autentificación. La URJC, que viene implantando titulaciones semipresenciales desde 2006, está haciendo pilotos con un sistema de reconocimiento biométrico para acreditar que un alumno es quien dice ser. “Hicimos una prueba inicial con la propia formación de nuestro profesorado, y otra, el curso pasado, en el grado de Publicidad y Relaciones Públicas, con resultados interesantes”, informa Gértrudix. Según afirma, se puede hacer “una trazabilidad precisa del estudiante” no solo en una evaluación, sino en los foros o en el uso de los servicios externos.

La Rey Juan Carlos aplicará su modelo de autentificación a un MOOC (Massive Open Online Course, o Curso Online Masivo Abierto) sobre teoría de juegos (del profesor Juan Carlos Aguado) que subirá a Miriadax: una plataforma de MOOC en habla española o portuguesa en marcha desde enero de 2013 gracias a la alianza entre Universia y Telefónica. Actualmente suma 365 cursos publicados por 41 universidades españolas y 20 iberoamericanas. Y 1.050.000 registrados, que se inscriben a dos cursos por cabeza de media.

De moda

Los famosos MOOC se nutren, cada vez más, de público hispanoamericano. No son enseñanzas regladas, más bien constituyen un “método de autoaprendizaje”, como lo definen desde la UOC, pero están de moda y prácticamente no hay universidad que no se haya apuntado a este carro.

“A 31 de marzo teníamos un 53% de registrados que acceden desde España; un 8% de México; un 8,6% de Colombia, que es un dato significativo puesto que se trata de un país más pequeño; un 5% de Perú; algo más del 3% de Argentina; un 1,68% de Estados Unidos”, enumera Ramón Capdevila, adjunto al consejero delegado de Universia, a propósito de Miriadax. “Al principio, el tanto por ciento de accesos desde España era del 80; nuestro objetivo es ir abriendo camino a todo el mundo”, apostilla. ¿Los cursos con más inscritos? Inglés, alimentación saludable, Business y Big Data, y desarrollo html. Son gratuitos, pero quien quiera un documento de la Universidad que certifique que lo ha completado, ha de pagarlo; y en Miriadax se han expedido ya 7.700 certificados. “Para algo han de servir cuando los piden”, zanja.

El máster de formación del profesorado viaja a Ecuador

El curso pasado, la UNED, junto con la Complutense, la Autónoma de Madrid y la Universidad de Barcelona implementaron en Ecuador la edición piloto de los programas oficiales de máster universitario de formación del profesorado de Educación Secundaria Obligatoria y bachillerato, formación profesional y enseñanza de idiomas. La convocatoria, posible gracias a un acuerdo con el Ministerio de Educación de Ecuador, ofreció 2.200 plazas a docentes ecuatorianos en activo. Hace un par de meses, 952 alumnos terminaron su trabajo fin de máster, según informa Esther Souto, vicerrectora de Investigación e Internacionalización de la UNED. “La idea es que llegue un momento en el que Ecuador no haya de recurrir a profesores universitarios españoles para formar a sus formadores”, destaca Souto.