Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
¿POR QUÉ CREER EN LOS LIBROS?

Dos bigotes, la editorial LGTBI

Durante algún tiempo, la literatura de esta temática no gozó de prestigio en el ámbito literario. La editorial madrileña pretende derribar este y otros tantos prejuicios

Durante algún tiempo, la literatura de temática LGTBI (lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales) no gozó de gran prestigio en el ámbito literario. Parecía que estas obras únicamente estaban destinadas a un público integrado en esas siglas concretas. La editorial madrileña Dos Bigotes, comandada por Alberto Rodríguez y Gonzalo Izquierdo, pretende derribar este y otros tantos prejuicios, editando libros para todo tipo de lectores, independientemente de su género u orientación sexual. El único requisito que comparten todas las obras que se aventuran a lanzar es la calidad. Con referencias de enorme calidad que van desde El bosque de la noche (Djuna Barnes, 1936) en el ámbito lésbico; Querelle (Jean Genet, 1947), un drama protagonizado por personajes homosexuales atormentados o la más reciente Middlesex (Jeffrey Eugenides, 2002), con la compleja identidad sexual de Cal Stephanides -esa protagonista que ha vivido como mujer y como hombre a lo largo de su vida-, los editores bigotudos han ido confeccionando un catálogo preciso y ambicioso, “formado por libros diferentes que cuestionen los modelos establecidos de opinión”.

Dos bigotes, la editorial LGTBI

Con apenas dos años de vida, estos dos periodistas reconvertidos en editores creen que “cada libro es una aventura única que debe ser vivida plenamente”; en ese sentido y a pesar de no tener colecciones definidas, apuestan por un tipo de obras que revolucionen e incidan directamente en una sociedad que no siempre se muestra avanzada y progresista. Destacan, por ejemplo, libros como Los deseos afines, unas narraciones africanas contra la homofobia donde destacan especialmente los relatos de Richard de Nooy y Beatrice Lamwaka o El armario de acero, un conjunto de escritores rusos inéditos en español. Su último obra, La increíble boda de Gilbert y Moira, es una hilarante comedia escrita por el guionista de Frasier y Mujeres desesperadas, Joe Keenan, una sátira perversa que bebe de un humor heredero de Evelyn Waugh, P.G. Wodehouse o Tom Sharpe.

Estos dos años han servido para que El Club de los Bigotudos crezca. Sus miembros se dejan sorprender por los títulos que el equipo va publicando. Estos van solicitando la interacción de los lectores en unas redes sociales que mantienen vibrantes. También en este tiempo han experimentado algunas dificultades: “El mayor obstáculo que nos hemos encontrado no es tanto nuestra línea editorial sino la situación del sector en sí. Lo que más nos cuesta es hacernos hueco, librería a librería, en un sector cultural tan rebosante de propuestas y copado por los grandes grupos editoriales”, afirma Gonzalo que, al mismo tiempo escoge dos libros de esos anaqueles copiosos: “Me interesa mucho la obra de Agustín Gómez Arcos que ha recuperado Cabaret Voltaire y la autobiografía de Oliver Sacks en Anagrama”.

Rodríguez e Izquierdo tienen una absoluta fe en los libros como catalizadores de acciones subversivas: “Creer en los libros supone confiar en la capacidad que tiene el ser humano para imaginar y construir otros mundos. Sin literatura todo el mundo sería más aburrido”.

Esta entrevista se ha grabado en la Librería de Editores (Calle Gurtubay, 5, Madrid).