Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Muere el comediante Garry Shandling, mentor de cómicos

El actor falleció en Los Ángeles a los 66 años, fue una de las principales influencias de Judd Apatow

Garry Shandling, en un evento de la serie 'The Larry Sanders Show'. REUTERS

El estadounidense Garry Shandling, fallecido este jueves en Los Ángeles a los 66 años por un ataque al corazón, siempre se tomó la comedia muy en serio. En los años ochenta aprovechó una oportunidad dorada para cualquiera. Se sentó en la silla de Johnny Carson, el carismático y legendario presentador de The Tonight Show, cuando Albert Brooks enfermó. La producción tuvo que buscar un cómico para reponer al sustituto. Casi sin tiempo para escribir o preparar el material, Shandling se presentó ante la audiencia y la hizo desternillarse. Esos fueron los albores de la carrera de un cómico que moldeó la comedia moderna con su programa The Larry Sanders Show.

Shandling creció en Tucson, Arizona. Desde muy pequeño se obsesionó con la comedia. Pasaba horas frente a la televisión oyendo las bromas y chistes que se contaban en los talk shows nocturnos. Sus ídolos eran Woody Allen y George Carlin. Sin embargo, tardó varios años en decidirse unir su vida con el espectáculo. A los 19 años escribió su primer chiste, pero cuando tuvo que elegir qué estudiar se inclinó por la ingeniería eléctrica. Poco a poco se fue alejando de esa corriente. Saltó a la mercadotecnia y, poco después, a la escritura creativa.

En Hollywood comenzó haciendo guiones para series de televisión, entre ellas el clásico Sanford and son (1972), una de las primeras comedias con protagonistas negros que hacían humor racial. El programa fue un éxito para la NBC durante seis años. También escribió para Welcome Back, Kotter (1975) y el show de Harvey Korman, uno de los actores preferidos de Mel Brooks.

En 1984, Shandling contó en una entrevista telefónica que le hizo un joven curioso que comenzaba a tener la inquietud de aparecer a cuadro en la televisión. En ese entonces, el comediante ya hacía giras por numerosos bares y locales de Estados Unidos presentando su espectáculo. También había sido invitado como comediante al programa de Carson en más de una decena de ocasiones. En su cabeza rondaba la idea de vender a los estudios la propuesta de un talk show, lo que se le hacía más atractivo que las muy populares comedias de situación, las sitcoms.

De esa idea nació The Garry Shandling Show (1986), una parodia que celebraba 25 años de un programa de comedia que nunca existió. Años después llegaría The Larry Sanders Show, un parteaguas para la comedia en la televisión privada. La prestigiosa cadena HBO lo emitió por primera vez en 1992. Shandling interpretaba un álter ego, el presentador de un talk show nocturno. La serie estaba inspirada en sus experiencias de la vida real y en lo que había visto en las entrañas del programa de Johnny Carson. El comediante ganó un Emmy por la escritura del guion del capítulo final.

La serie fue uno de los primeros éxitos para HBO y se considera que influyó a programas posteriores que también parodiaron el negocio de la televisión, como Curb Your Enthusiasm y 30 Rock. Pero The Larry Sanders Show fue también una gran escuela. Shandling invitó a trabajar al joven que lo había entrevistado por teléfono ocho años antes. Su nombre era Judd Apatow y ese fue uno de sus primeros empleos en la industria.

“Un día Garry entró en la sala de guionistas y dijo, Judd, vas a dirigir el próximo episodio”, cuenta Apatow en Sick in the Head, un libro de entrevistas a varios comediantes y donde considera a Shandling su mentor. En el texto, Apatow, que es hoy uno de los directores y productores de comedias más importantes de Hollywood, revela la lección más valiosa que aprendió de Shandling: “Me enseñó que la comedia es escribir sobre tu experiencia personal. Es decir la verdad y revelarse uno mismo”.