OPINIÓN

Por qué Hugo Silva debe quedarse en ‘El Ministerio del Tiempo’

Su personaje llegó para llenar el hueco que dejaba la ausencia temporal de Rodolfo Sancho pero se ha ganado un hueco en el corazón de los 'ministéricos'

El Ministerio del Tiempo suma y sigue. Tras varios capítulos de la segunda temporada queda claro que el nivel de la serie no ha bajado, al contrario. Sigue sorprendiendo, jugando con diferentes géneros y marcándose algunos de los mejores episodios hasta el momento. Cada capítulo esconde nuevas sorpresas que los fans aplauden con entusiasmo, logrando mantener a una audiencia fiel y muy activa en redes sociales semana tras semana.

Además del reto de mantener el nivel que marcó en la primera temporada y satisfacer las altas expectativas que se habían marcado tras dejar tan buen sabor de boca, El Ministerio... tenía otro reto más para sus nuevos capítulos: suplir la ausencia durante parte de la temporada de Rodolfo Sancho. Cuando comenzó el rodaje de la segunda entrega del Ministerio, Sancho estaba todavía inmerso en la grabación de Mar de plástico. La solución que se encontró fue que Julián, su personaje, decidiera en el primer capítulo coger una puerta del tiempo y marcharse al pasado.

A pesar de haber sido la puerta de entrada de los espectadores al universo de la serie, en la segunda temporada no se está echando de menos a Julián. Una de las principales razones por las que ocurre esto es la incorporación de Pacino. El personaje de Hugo Silva llegó en el segundo capítulo como un soplo de aire fresco a la serie para demostrar que la patrulla no tiene por qué estar compuesta siempre por los tres mismos agentes y que funciona igual de bien con Spínola o con Angustias al lado de Alonso y Amelia.

Pacino, ese policía de los ochenta con un aire chulesco e irónico que le sienta muy bien a Hugo Silva, ha aportado algunos de los momentos más divertidos de lo que va de temporada, como los protagonizados por la pareja de compañeros de piso que forma con Alonso de Entrerríos. Pagaría por ver un spin off protagonizado por Alonso y Pacino y sus aventuras en el siglo XXI. También ha servido para sumar un factor más al dilema sentimental de Amelia. Era inevitable explotar la posible relación entre los dos patrulleros.

El personaje es oro, pero no sería lo mismo sin el gran trabajo de Hugo Silva, que ha sabido adaptarse y encontrar el tono apropiado, tener voz propia pero no desentonar. 

En breve volverá Julián a escena y sabremos qué ocurrirá con Pacino. Pero ojalá que, si regresa a su época, la puerta del tiempo se quede abierta para que pueda volver. Por qué no, la patrulla podría pasar de ser un trío a un cuarteto.

Hagamos campaña: ¡queremos que Hugo Silva se quede en El Ministerio del Tiempo!.

Más información