Selecciona Edición
Iniciar sesión

Celia Cruz, una vida de telenovela polémica

La exitosa serie colombiana sobre la reina de la salsa que ahora se emite en Chile, Bolivia y Uruguay desata las críticas de los familiares

Una bandera cubana en blanco y negro ondea al viento del malecón de La Habana. Las imágenes de archivo muestran tranvías, calles abarrotadas, un faro de piedra y trenes de mercancías. El color va ganando terreno con una melodía que acaba en una trompeta al contraluz del Caribe. Es 1925 y faltan tres meses para que una de las mayores voces que ha dado la música cubana llegue al mundo. Así comienza la telenovela Celia, una producción de ficción de Fox Colombia y RCN que algunos familiares de la cantante no ven con buenos ojos.

Una joven Celia Cruz canta en la telenovela 'Celia'. Foto: NBC Universal / Vídeo: Telemundo Novelas

La telenovela, estrenada en EE UU por Telemundo el pasado octubre (1,8 millones de espectadores de media), ha cosechado buenos números en prácticamente todos y cada uno de los 15 países donde se ha emitido. En Bolivia, Uruguay y Chile sigue en pantalla. A Andrés Salgado (Barranquilla, 1971), coguionista de la novela, lo llamaron desde la colombiana RCN en 2012 para contarle que habían adquirido los derechos para hacer una producción sobre Celia Cruz. “Obviamente no lo pensé ni un segundo”, asegura.

El objetivo de Salgado era “hacer una especie de paseo desde los cincuenta hasta su muerte”. Para ello, las calles y escenarios de Colombia, Puerto Rico y Nueva York, recrean los lugares y las épocas en las que una tímida joven se fue convirtiendo en diva.

Tras dos años de investigación, Salgado ha pretendido “contar la historia de una mujer que formó parte de dos de las orquestas más representativas de la música latina: la Sonora Matancera y el movimiento de la salsa en la Fania All-Stars”. Pero el guionista quiso ir más allá de la imagen que proyectaba la cantante sobre el escenario. “Descubrí a esa otra Celia que no se conocía, más bien íntima, a veces dubitativa, a veces asustada. Esa Celia incógnita que siempre procuró guardar”, apunta. Pero Jesús Hernández, sobrino mayor de la artista cubana no está de acuerdo. “Están denostando a mi familia”, señaló Hernández a Efe. Para él, la ficción de Telemundo retrata el entorno familiar de la intérprete “con una moral muy baja”.

El sobrino de Celia Cruz considera que la imagen del padre de la cantante está desdibujada al retratarlo como una persona “abusadora e ignorante”. Además, aprecia que la cantante aparece como una mujer “endeble, timorata, sin mucha personalidad”. “Celia era alegre, jovial, jaranera, pero firme en sus convicciones y de carácter”, subraya Hernández, que considera que la imagen de Cuba en la telenovela es “muy pobre y ofensiva”.

“No ha terminado de entender que esto no es un documental ni una crónica periodística, es simplemente un producción de entretenimiento dramático y ficcionado”, responde Salgado a las acusaciones. De hecho, antes del inicio de cada capítulo y sobre un fondo negro, seis líneas en letras blancas avisan de que el programa es “una serie de ficción basada en la vida de Celia Cruz y no es un recuento histórico, noticioso o documental”.

“Los seres humanos son muy complejos y la verdad absoluta no la tiene nadie. Si Pablo Escobar fuera contado por el libro del hijo… ese Pablo Escobar no tiene nada que ver con el que conocen otros”, argumenta el guionista colombiano.

El albacea de Celia Cruz, Omer Pardillo-Cid, manifiesta serias dudas sobre la telenovela. Cuando RCN lo contactó en el verano de 2012, su primera inquietud fue “cómo sería posible mantener al televidente asido, noche tras noche, cuando su vida a pesar de las vicisitudes, nunca se caracterizó por escándalos, como ya es tan común por estos días”.

Momento del rodaje de 'Celia' que recrea la sala Tropicana de La Habana.

Pardillo-Cid explica que lo dejaron fuera del proyecto desde noviembre de 2012 hasta 2014. “La producción dispuso entrevistar a personas que ellos consideraron, a libre arbitrio, que habían estado más involucradas con Celia”, afirma. Apunta que en el contrato que firmó en octubre de 2012 con RCN para autorizar el uso del nombre de Celia Cruz en la telenovela, se especificaba en uno de los puntos que debían conservar “el buen nombre” de la artista. “Lo cual respetaron hasta cierto punto”, añade antes de apuntar que crearon papeles como el de Noris, “que es un personaje de ficción pero con datos reales de una de las hermanas de Celia”.

El albacea considera, no obstante, que Celia ha revitalizado el legado de la artista para las nuevas generaciones y subraya “la excelente producción y el magnífico trabajo actoral de Jeimy Osorio”. “Estoy seguro de que si de algo Celia puede sentir orgullo, es la forma que se plasmó la parte de los barbudos. Tuvieron la valentía de denunciar las atrocidades de la Revolución”, apunta Pardillo-Cid, que considera que es desde el capítulo 60 (de los 80 totales) cuando comienza “el desatino cronológico” y la “incongruencia absoluta”.

Celia se marchaba para siempre un 16 de julio de 2003. En una carroza blanca tirada por dos caballos blancos, en la que la única nota de color eran algunas flores moradas y el azul y rojo de la bandera de Cuba. Adonde nunca más volvió, de donde no se querría haber marchado. En la telenovela esas imágenes ocupan los minutos finales, pero no han puesto de acuerdo a tantos como la cantante hiciera por las calles de Nueva York bajo un fuerte aguacero.

Una musa que inspira a nuevas generaciones

Jeimy Osorio (Ponce, Puerto Rico, 1988), representa a Celia Cruz en su juventud. La joven actriz asegura que "ha sido uno de los retos actorales más grandes que he hecho en mi vida". "Interpretar la historia de una persona que conocemos, que fue muy querida, fue una gran responsabilidad. Pero a la vez fue un proceso de aprendizaje constante que aún no termina (porque el proyecto se sigue presentando en otros países y la responsabilidad sigue siendo la misma)", afirma Osorio.

"Era una mujer que tuvo todas las de perder, eso es lo que ella pensaba, siendo mujer en los cincuenta, que tenían menos derechos que ahora. Me ha cambiado la vida", afirma. “Esta novela está basada e inspirada en hechos de la vida de Celia, pero no es realmente una biografía. A mí me toco imaginarme una mujer que todos la recordamos por ser una estrella, pero tratando de meterme en el papel de una mujer humilde, que tenía valores desde su familia”, reflexiona. La joven actriz llegó a visitar el barrio cubano de Lawton, donde está la casa en la que Celia Cruz vivió, Radio Progreso, donde comenzó la carrera de la reina de la salsa, y el Tropicana, uno de los primeros lugares donde actuó.

El proceso de inspiración de Osorio llegó hasta tal punto que llevó flores y cantó ante la tumba de la madre de Celia. En la segunda parte de la telenovela, es la cubana Aymee Nuviola la que toma el relevo en el papel de la gran diva cubana.