Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El eccehomo de Borja ya tiene quien lo explique

Se inaugura el Centro de Interpretación centrado en la pintura retocada en 2012 por la restauradora aficionada Cecilia Giménez

Inauguración del Centro de Interpretación del eccehomo en el Santuario de Misericordia de Borja.

La clave del wifi es "EcceHomo", aunque el frío que reina en el Caserón del Santuario de la Misericordia de Borja parece congelar la señal por momentos. Un técnico se afana en preparar la iluminación, los proyectores y el sonido para que todo esté listo. En unos minutos se va a inaugurar el Centro de Interpretación del eccehomo, la pintura restaurada en 2012 por una anciana llamada Cecilia Giménez. El resultado, que dio lugar a una pintura completamente distinta, tuvo un eco que dio la vuelta al mundo.

Para llegar aquí hay que seguir la carretera que parte de Borja y que sube serpenteante hasta el Santuario de la Misericordia, donde el visitante se topa con el Caserón, una antigua hospedería de peregrinos. La banda sonora del lugar la ponen los pájaros y el hilo musical del Bar el Santuario, en el que suena Nights in white satin. Se sitúa a pocos metros del Caserón, en cuya capilla está la obra restaurada en 2012 por Cecilia Giménez.

El propietario, Antonio García Pérez, lleva dos años al frente del negocio. Mientras el alcalde de Borja, Eduardo Arilla, y el Consejero de Ordenación del Territorio del Gobierno de Aragón, José Luis Soro, dan cuenta de unas viandas -en un rato inauguran el nuevo centro de interpretación del eccehomo-, narra cómo el primer año, con la afluencia de visitantes, "no se podía ni estar, había cola para ver al paquirrín". Pero hace tiempo que no se ven esos apelotonamientos de turistas. Es invierno y hace frío. "Aquí lo bueno ya fue", señala el hostelero. Comenta que Cecilia Giménez, la artífice del fenómeno, es querida entre sus vecinos porque "es buena moza". "Bueno, moza ya no es", matiza sobre la octogenaria, "no puede andar porque el año pasado se rompió la cadera".

En silla de ruedas y cubierta con una manta para resguardarse del frío aparece la madre restauradora del eccehomo. Junto a ella, comienzan a llegar decenas de personas para inaugurar el Centro de Interpretación, ubicado a pocos metros de la capilla. Se compone de una quincena de paneles que explican cómo el arrebato restaurador de Cecilia desembocó en el fenómeno global del eccehomo. Prueba de ello es que las leyendas informativas están en español, inglés, francés y japonés.

Según explica Elena Aznar, la diseñadora del centro recién inaugurado, el eccehomo ha cosechado un gran éxito entre el público nipón. No pasa un mes sin que aparezcan algunos turistas procedentes del país del sol naciente. "Hasta vino el actor que interpreta al Power Ranger rojo a grabar un documental" sobre la pintura, comenta. En la inauguración están presentes Miki y Miu, dos jóvenes estudiantes japonesas de español, que han traducido a su lengua natal el cuento ilustrado sobre la pintura que también se ha presentado. Explican que en su país el eccehomo de Borja es muy conocido porque "sale en la tele" y "porque hace gracia".

En la ceremonia de inauguración están presentes familiares del autor original de la pintura, Elías García. El alcalde pide en varias ocasiones aplausos por tanto trabajo "hecho por borjanos". Y recuerda que el acto también sirve para lanzar la nueva página web del eccehomo y que, a partir del lunes, todo el merchandising relacionado con esta obra (tazas, botellas de vino, libros, camisetas...) estará disponible en Amazon.

El Consejero de Ordenación del Territorio del Gobierno de Aragón, José Luis Soro, explica que el secreto del torbellino mediático que desató el eccehomo está en la "espontaneidad" de la obra. "Es algo que no se puede planear, simplemente ocurre", reflexiona."Cobró vida propia y desbordó las paredes de este santuario".

Tras los discursos, Soro rasga con un cúter la imagen del eccehomo que cubre la puerta al centro, con lo que se da por inaugurado. La primera en pasar es Giménez. Se emociona por momentos. "Es demasiado, por Dios, no sé si me merezco yo tanto", dice. "Mi vida ha sido siempre por mis hijicos que los he tenido paralíticos los dos", rememora. "Ahora a mi final esto, no sé si es que Dios me guardaba esto para final mío y ha dicho, esta pobre que ha pasado tanto...". Asiente con rotundidad cuando le preguntan si lo volvería a hacer. "A veces, de tanto verlo, pienso hijo mío, ya no estás tan feo como al principio me parecía". En julio está prevista la inauguración de un museo dedicado a Giménez.

La gente apura los últimos minutos antes de que el Caserón eche el cerrojo para inmortalizarse en los paneles con fotomontajes del eccehomo que permiten colocar el rostro propio en medio del cuadro, mientras otros compran alguna botella de tinto con la ubicua imagen creada por Cecilia en la etiqueta. Afuera suena With a Little bit of help of my friends, de Joe Cocker, mientras oscurece. El Centro de Interpretación del Ecce Homo de Borja ya ha abierto sus puertas y aguarda a sus primeros turistas.