Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Málaga, un año de explosión de arte

Los museos internacionales suman un millón de visitantes y continúan con nuevas propuestas

Exposición 'Reflejos del Pop' en el Museo Carmen Thyssen, con cuadros como 'Reina por un día II' del Equipo Realidad.

Hace justo un año, dos filiales de sendas marcas internacionales de prestigio como el Pompidou de París y el Museo Estatal Ruso de San Petersburgo culminaron con su presencia en Málaga la apuesta de la ciudad como destino cultural consagrado al arte. La carrera la había iniciado el Museo Picasso (MPM) hace algo más de 12 años y la continuó el Carmen Thyssen en marzo de 2011. Solo está pendiente la apertura del Bellas Artes y Arqueológico, sin fecha, pero prevista para dentro de unos meses en el edificio de La Aduana. La programación de las pinacotecas malagueñas está en permanente renovación y su nueva oferta coincide ahora con la llegada de la Semana Santa, temporada turística alta en la capital.

“El balance es positivo, es una cuestión de hechos”, subraya José María Luna, director de la agencia municipal que gestiona la Casa Natal de Picasso, el Centre Pompidou y la Colección del Museo Ruso. La sucursal del centro francés, abierta al público el 28 de marzo de 2015, rondará las 240.000 visitas en su primer año de vida. La del Museo Ruso, inaugurado tres días antes, se acercará a las 140.000. “Están en la lista de los 20 o 25 centros más visitados de España”, resalta el gestor cultural, quien destaca la ingente programación alrededor de todas las disciplinas artísticas.

Los hitos de un año de historia

El Centre Pompidou y la Colección del Museo Ruso de Málaga han tenido sus particulares hitos a lo largo de su año de existencia. La primera exposición individual en España del pintor y poeta Pável Filónov (1883-1941) se convirtió en un descubrimiento inesperado en las salas de la pinacoteca que exhibe las obras del museo de San Petersburgo. Fue un incomprendido no descubierto internacionalmente hasta finales del siglo XX. La primera filial fuera de Francia del Pompidou reivindicó a finales de 2015 el trabajo de una veintena de mujeres que fueron significativas para la fotografía durante las vanguardias del siglo XX, con nombres como Laure Albin Guillot, Florence Henri, Germaine Krull y Dora Maar.

A este balance hay que sumar los 489.000 usuarios del Museo Picasso y los 168.000 del Carmen Thyssen en 2015. En total, algo más de un millón de visitas en los centros expositivos más destacados.

Para Luna, se han cubierto las expectativas. Una de las cuestiones que destaca es “el intercambio de experiencias” y el trabajo conjunto con los equipos de París y San Petersburgo. La peculiaridad de la Colección del Museo Ruso no solo está en que permite contemplar obras de “primerísimo nivel”, sino que facilita aproximarse a una sociedad y a una cultura de difícil acceso para el público español.

Esta pinacoteca ha renovado recientemente sus fondos permanentes y desde enero, tras 10 meses exponiendo piezas tan atípicas como los iconos rusos, un kandinsky y un par de malévich, propone un recorrido por las cuatro estaciones del año a través de los paisajes. Su exposición temporal está dedicada al controvertido grupo Sota de Diamantes, formado por artistas de todo tipo que se rebelaron contra la pintura de salón que se hacía en Rusia a finales del siglo XIX y principios del XX, origen de las futuras vanguardias.

Un ejemplo del dinamismo de la oferta museística en Málaga es la muestra Cine Dadá, cine surrealista, que a partir del próximo lunes reivindica en el Pompidou la subversión audiovisual que lideraron, entre otros, Hans Richter, Man Ray, René Clair, Francis Picabia, Germaine Dulac y Luis Buñuel en la década de los años veinte del siglo pasado. El nuevo montaje compartirá espacio en las instalaciones que se expanden bajo El Cubo, en el puerto, con las 90 obras que forman la exposición permanente, que no olvida disciplinas como el video y la instalación. “Nos permite un acercamiento al arte de los siglos XX y XXI desde una perspectiva más dinámica”, recuerda Luna.

El Museo Carmen Thyssen, que ahora cumple cinco años, exhibe desde este miércoles una potente exposición temporal que analiza la influencia del arte pop internacional en los artistas españoles más representativos de este movimiento. La apuesta del Museo Picasso Málaga para estos días, hasta el 11 de septiembre, es Juego de ojos. Colección, una muestra que aborda la representación de la mirada en la obra del genio malagueño. Pionera a la hora de situar a la ciudad como destino cultural más allá del sol y playa, esta pinacoteca acogerá a partir del 21 de abril el legendario Mural de Jackson Pollock, considerado un icono del arte moderno contemporáneo y que el pintor realizó para Peggy Guggenheim.

A punto de cumplir un año, los dos nuevos museos han enriquecido una oferta cultural que completa el Centro de Arte Contemporáneo (CAC), cuya última propuesta es la obra del camerunés Pascale Martine Tayou. La oferta cultural de la capital de la Costa del Sol, el destino turístico urbano que más crece del país, es para todos los gustos.

Más información