Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

‘Sausage Party’: Salchichas supersalidas

Seth Rogen y Evan Goldberg reciben las mejores críticas de SXSW con este filme de animación sobre comida y sexo

Imagen de 'Sausage party'.

Estrenar películas aún sin acabar es un clásico ya en el festival South by Southwest. El año pasado Judd Apatow trajo a su nueva protegida, Amy Schumer, en Y de repente tú. Seth Rogen inauguró en 2013 con Malditos vecinos, donde tuvo una respuesta entusiasta. Así que este año, cuando le ofrecieron volver a Austin a él y Evan Goldberg, primeros alumnos aventajados de Apatow, con su nueva película, Sausage Party, no lo dudaron.

“Gracias por haber corrido para traerla”, dijo Janet Pierson, directora del SXSW Film. “Este es el único festival que trata a las comedias igual que al resto de géneros”, dijo Rogen. “Vais a ver cosas dibujadas a mano”, avisó antes de la proyección. “Está de verdad sin acabar”. Pero poco importó que hubiera secuencias aún sin movimiento, pintadas de verdad a mano, que la fotografía no estuviera acabada, o que se movieran a destiempo. Si algo provocó, fue más carcajadas en la sala. Y la crítica general ha sido de las más positivas hasta ahora en el Festival.

Sausage Party es la primera película animada de Rogen y Goldberg. La pareja de amigos y guionistas, que debutó en el cine con Supersalidos, es famosa por ser capaz de tratar cualquier tema, del apocalipsis (Juerga hasta el fin) a la política internacional (The Interview), pero siempre desde un punto de vista alucinógeno y cero políticamente correcto. Por supuesto, su primera película de dibujos animados tampoco podía ser cine familiar. No puede estar más lejos de serlo.

Y eso que nació de una premisa aparentemente inocente que se les ocurrió hace más de ocho años. “Nos encantan las películas animadas. La gente proyecta emociones en las cosas que nos rodean: los juguetes, los coches, las mascotas… Lo que Pixar lleva haciendo los últimos 20 años”, dijo Rogen. “Y pensamos, ¿qué pasaría si la comida tuviera emociones? En seguida nos dimos cuenta que sería jodido", se reía Rogen, "porque nos la comemos”.

Los cuatro protagonistas de 'Sausage party'.

Con esa idea en la cabeza, dieron con una historia protagonizada por una salchicha, llamada Frank (Seth Rogen) que está enamorado de un bollo de perrito caliente, llamada Brenda (Kristen Wiig). Viven cerca, como les corresponde, en el supermercado, donde todos los alimentos sueñan con el great beyond, un paraíso al que llegan cuando un cliente les escoge. Un día antes del 4 de julio, los dos son escogidos, pero la compra sale mal, Frank y Brenda acaban perdidos en la tienda con un bagel de la sección kosher (con voz de Edward Norton, imitando a Woody Allen) y un pan de pita. Juntos acaban descubriendo que ese final eterno es mentira. Durante la aventura, que concluye en el desenlace más obsceno y perverso posible, los chistes, referencias y comentarios que salen por sus bocas no dejan títere con cabeza. “Hemos estereotipado a todas y cada una de las culturas del mundo”, se reía Rogen, habituados a las críticas por su humor que, con The Interview, desembocó en el pirateo a Sony por Corea del Norte.

“Y pensamos, ¿qué pasaría si la comida tuviera emociones? En seguida nos dimos cuenta que sería jodido, porque nos la comemos”

Por eso han tardado más de ocho años en hacer Sausage Party. “No encontrábamos nadie que nos diera el dinero”, reconoció el actor y guionista. “No había otra película anterior parecida que pudiéramos tomar como referencia para decir: ‘Mira, ha funcionado”. Pero al final consiguieron que Megan Ellison, la nueva gran productora de Hollywood, que ha trabajado con Paul Thomas Anderson o Kathryn Bigelow, confiara en ellos y sus ideas sin filtros.

Tras la proyección anunciaron que estrenarán el 12 de agosto (en España por ahora está fechada el 15 de julio) y que en Estados Unidos ya tiene calificación R, mayores de 17 años o acompañados por un adulto. “¿Qué os dijeron en la MPAA?”, les preguntó una espectadora. “Puedes mostrar comida [follando] practicando sexo”, se burlaba Rogen. “Eso es lo que aprendimos de todo este proceso”.