Puerto Rico defiende el español frente al inglés como hecho político

El Congreso de la Lengua se convierte en un acto de afirmación frente a la fuerza económica de EE UU. Los Reyes inauguran el encuentro que arranca hoy

Calle de Puerto Rico en la que figura la señal de PARE en lugar de STOP. Bloomberg

En el séptimo Congreso de la Lengua (CILE), que echó a andar el pasado viernes pero que hoy se inaugura oficialmente en San Juan, no hay un solo debate dedicado a la convivencia del español y el inglés en Puerto Rico. Como mucho, un panel sobre el diálogo de las lenguas en el Caribe, es decir, un coloquio pensando más en Haití o en Jamaica que en Estados Unidos pese a que el país anfitrión es, desde 1952, Estado Libre Asociado de su gigantesco vecino continental. El ensayista puertorriqueño Héctor Feliciano, presidente de la comisión organizadora, tiene una explicación: “el debate es el congreso entero”. Lo dice mientras espera a que amaine el enésimo chaparrón de la semana para abrir el certamen escolar de décima y trova en la Plaza de Armas del viejo San Juan, una de las muchas iniciativas surgidas en torno al CILE. Varios de esos estudiantes se encontrarán en los próximos días con premios Nobel como el químico mexicano Mario Molina o el novelista francés J.M.G. Le Clézio, que hablará sobre Cervantes usando la lengua de Cervantes.

“Aquí el idioma es un hecho político”, explica Feliciano para subrayar un carácter simbólico que —de Zacatecas a Panamá pasando por Rosario o Cartagena de Indias— no tuvo ninguno de los seis congresos anteriores. En Puerto Rico el español y el inglés son indistintamente lenguas oficiales pero solo el 20% de sus 3.600.000 habitantes se declara bilingüe. El resto tiene un conocimiento pasivo de la lengua inglesa. Aunque nadie discute la importancia de esta como lengua franca mundial, los intentos de sustituir al español —que triunfaron, por ejemplo, en Filipinas— se han saldado aquí con fracasos que, además, terminaron por convertirlo en símbolo de la identidad nacional puertorriqueña. “Hasta los años cincuenta”, recuerda Héctor Feliciano, “los maestros enseñaban en español siempre salvo el día de visita del inspector. Muchos incluso pagaron con la cárcel la resistencia a abandonar la que era, no olvidemos, la lengua materna tanto de los alumnos como de los profesores”.

Aquellas leyes pasaron a la historia y hoy José Luis Vega, director de la Academia Puertorriqueña, reconoce que el suyo es un país dividido en lo político —entre anexionistas, autonomistas y, minoritariamente, independentistas— pero unido en lo lingüístico: “Nadie sacrificaría su lengua por una opción política, ni siquiera los que aspiran a la anexión a Estados Unidos. Aquí el bilingüismo es político y legal, no natural”. Por lo pronto, el Gobernador actual es Alejandro J. García Padilla, miembro del Partido Popular Democrático, progresista y autonomista, es decir, partidario de mantener el estatus quo actual.

Sin embargo, la fuerza de la identidad tiene sus límites. Aunque hoy la lengua vehicular de la educación pública sea el español y este sea el idioma que se escucha abrumadoramente en la calle —donde el tráfico se regula con carteles en los que en lugar de ‘stop’ se lee ‘pare’—, el inglés tiende a ser preponderante en sectores como los negocios o la medicina. De ahí que esta vez el CILE, cuyo lema es Lengua española y creatividad, haga hincapié en campos aparentemente alejados de lo lingüístico como la arquitectura o la ciencia.

Entre tensiones culturales que duran ya cien años y aguaceros tropicales que duran diez minutos, el CILE ha conseguido además sortear la tormenta económica que ha desembocado en la galopante crisis de deuda que vive Puerto Rico, un país cuya renta per cápita es mayor que la de Chile —la más alta de Latinoamérica— pero menor que la de Misisipi —la más baja de los estados de la Unión—. El Congreso de la Lengua ha salvado sus tres millones de dólares de presupuesto merced a la creación ex profeso en 2014 de una corporación que, a semejanza de los comités organizadores de los Juegos Olímpicos, cuenta con patrocinados privados que asumen en torno al 15% de los gastos.

El negocio, en inglés; los milagros, en español

Organizado por el Instituto Cervantes, la RAE, la Asociación de Academias y el Gobierno puertorriqueño pero sufragado íntegramente por este (sin participación ni de los organismos españoles ni de los fondos federales estadounidenses), el VII Congreso de la Lengua contará en su sesión inaugural del martes con la presencia de los reyes de España y las intervenciones del Cervantes chileno Jorge Edwards, del académico y presidente de EL PAIS, Juan Luis Cebrián, y del gran clásico vivo de la literatura puertorriqueña, Luis Rafael Sánchez. Con un pie en el barrio sanjuanero de Santurce y, como muchos de sus compatriotas, otro pie en Nueva York, el autor de La guaracha del macho Camacho tiene una fórmula para calificar la relación de su país con Estados Unidos: materialismo mágico. Su propia obra es la demostración de que en Puerto Rico los negocios se hacen es inglés y los milagros, en español. Por ahora.

Arranque entre figuras del español

La inauguración arrancará a las 10.00 (15.00 horas en España) con la participación del Rey Felipe VI; el director de la RAE, Darío Villanueva; el director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha; o el presidente de EL PAÍS y del Grupo PRISA, Juan Luis Cebrián, entre otras personalidades.

La Sala del libro, un espacio que pretende promover la pasión por la lectura, será inagurada en el Centro de Convenciones de Puerto Rico a las 13.30 horas.

'Las lecciones Cervantinas' en el ámbito de la creatividad será el tema que centrará la primera sesión plenaria que tendrá lugar a partir de las 15.00. Estará presidida por el director de la Academia Colombiana de la Lengua, Jaime Posada, y tendrá como eje una ponencia general y una mesa redonda.