El espíritu de Triana salta al cine

Una película sobre el grupo de rock andaluz, dirigida por Gonzalo García-Pelayo, se estrena este viernes

Eduardo Rodríguez y Javier García-Pelayo, en un momento de la película.

"Triana era más que música. Era una forma de vida, de una vida muy libre, con mucho humor y, también, con mucha mística". Con estas palabras, el productor Paco Millán no solo condensa la esencia del mítico grupo de rock andaluz, sino también el espíritu de la película que Gonzalo García-Pelayo ha dirigido en homenaje a la banda de la que fue productor. "El objetivo era traducir en imágenes la música de Triana, que la película haga sentir al espectador lo mismo que cuando se escucha uno de sus discos", afirma García-Pelayo. Todo es de color, que toma el título de una de las canciones del primer disco del trío andaluz, se estrena este viernes en nueve cines de Andalucía antes de dar el salto a Madrid y Barcelona en un mes. 

Con tintes de documental, la película está planteada como una road movie. "Es un viaje emocional", apunta el director. Un grupo de moteros, encabezado por el que fuese representante del grupo Javier García-Pelayo, recorre media España hasta llegar a la costa gaditana de Los Caños de Meca, donde ha organizado un concierto en honor de Triana. "La idea surgió de la cabeza de Javier. Se cumplen 40 años del lanzamiento del primer disco y era una forma de hacerles un homenaje", apunta Millán. "El objetivo era hacer una historia honesta. Y teníamos a los guardianes de la esencia del grupo para conseguir una producción seria y rigurosa", apunta Millán.

El película comienza en el cementerio madrileño de Villaviciosa de Odón. Allí descansan los restos del vocalista de Triana, Jesús de la Rosa, y del batería, Juan José Palacios Tele. De allí, y con las míticas canciones del grupo como banda sonora, los moteros llegarán a varios lugares históricos de la banda, como el barrio sevillano de Triana o la Alameda de Hércules de la capital. "Toda la música pertenece al grupo y a sus grabaciones originales, solo han sido editadas para fundir o salir de escenas", aclara García-Pelayo. "La película está hecha para sus seguidores, para los trianeros", añade antes de apuntar que las letras de las canciones articulan las relaciones de los personajes. 

Todo es de color, en palabras de García-Pelayo, es un ensayo poético de Triana. "No es un biopic, no cuenta la historia del grupo ni hay actores que hacen de los tres músicos. Es una propuesta ensayística que narra una historia que sirve para mostrar esa parte documental. Se trata de reflejar en una película de autor, la poética y el ambiente que dibujaba Triana en su música, sus letras, sus actuaciones y su vida en general", explica el director. "Me gustaría que provocase al público algo parecido a lo que provocan los discos de Triana, que haga el mismo viaje que con su música", afirma. "Siempre hago mezcla de estilo, en este caso más, tiene narrativa, épica, ficción, documental...", agrega.

La película cuenta con la participación del guitarrista de Triana, Eduardo Rodríguez. "El espíritu de la banda está muy presente en la película. Refleja la fuerza que tenía Triana", reconoce emocionado Rodríguez tras el preestreno de la cinta en Sevilla. "Reivindicábamos lo andaluz fuera de los tópicos. Inventamos una música que lucía con luz propia. Había que demostrar que había otra España, no esa España negra y casposa. Nos adelantamos a nuestro tiempo", afirma el guitarrista. "La música de Triana está muy de actualidad, Hijos del agobio viene muy bien para esta época", apunta el director. "La película va a ser diferente en cada pase, si la gente llora, canta...", señala Javier García-Pelayo.

Un fotograma de 'Todo es de color'.

Pero la película no solo va dirigida a sus seguidores, sino también a una tercera generación. "Hay muchos jóvenes que están conociendo el grupo", apunta Millán. Este nuevo público queda reflejado en la cinta en el personaje de Natalia Rodríguez, una joven que se siente perdida y que se acopla al viaje de los motores. "Mar descubre que Triana es magia, es amor... descubre una forma de vida diferente", apunta la actriz. El reparto lo completan Rosa Ávila, Alfonso Sánchez, Alberto López o Jorge Cadaval, entre otros. "Triana sigue muy viva", afirma García-Pelayo.