Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
TEFAF

Frenazo en el mercado del arte

Las ventas bajaron un 7% a escala mundial sumando 58.000 millones de euros, con Estados Unidos en cabeza seguido de Reino Unido y China

Experta comprobando autenticidad de una obra.

“El mercado del arte había crecido tanto a escala mundial que un frenazo era inevitable en 2015. Pero no es que haya pinchado. La bajada es normal porque estadísticamente no podía seguir así”. Clare McAndrew, economista cultural, llega a esta conclusión en su informe anual sobre el negocio artístico, que cifra en un 7% la caída global de las ventas (sumaron casi 58.000 millones de euros). El número de transacciones descendió un 2%: fueron 38,1 millones. A pesar de todo, las cantidades siguen siendo muy abultadas y Estados Unidos lleva la delantera, con un 43% del total del valor del mercado. Le sigue Reino Unido, con un 21%, y en tercer lugar China, con un 19%. En el resto de Europa la situación se estancó. Las obras más buscadas son de la posguerra mundial, además de modernas y contemporáneas.

Un 'rembrandt' que se creía perdido, en TEFAF

Un cuadro de Rembrandt que se creía perdido, y sobre el que no pesan dudas de autoría, será mostrado a partir del viernes en TEFAF. Titulado El olfato, pertenece a una serie sobre los cinco sentidos pintada por el maestro del Siglo de Oro cuando tenía unos 18 años. Presentado por la galería parisina Talabardon & Gautier, no está a la venta, pero será exhibido como un auténtico trofeo en la Feria Internacional de Arte y Antigüedades de Maastricht. Según Ernst van de Wetering, el mayor experto mundial en el pintor, el catálogo oficial de su producción, que suma 340 piezas, y él ha contribuido a reunir, puede añadir ésta a partir de ahora.

El dueño actual es Thomas S. Kaplan, un coleccionista particular de Nueva York, que cuenta con cerca de 200 pinturas de maestros del siglo XVII. Es la denominada Colección Leiden. Los expertos holandeses calculan que debió pagar a los galeristas galos entre tres y cuatro millones de euros por El olfato. En la tabla, un médico ayuda a un paciente que se ha desmayado. Para que vuelva en sí, le pasa un paño humedecido en amoniaco por la nariz, mientras otro varón le mira. Talabardon & Gautier lo descubrió el pasado septiembre en una casa de subastas de Nueva Jersey (Estados Unidos), que lo incluía en el catálogo como una pieza de Escuela europea, siglo XIX. Nadie pensó que valiera mucho, así que salió por 227 euros. La puja, sin embargo, desbordó todas las previsiones y acabó rondando los 900.000 euros.

Una vez en posesión de los galeristas, la limpieza y restauración desveló la firma RHF (Rembrandt Hammensz fecit, o hecho por…) la más antigua utilizada por el pintor. “Puede verse que es un trabajo de juventud, pero el hecho de que ya firmara a esa edad demuestra lo seguro que estaba de su talento”, ha señalado Ilona van Tuinen, historiadora del arte, a la televisión holandesa.

McAndrew presentará su trabajo este viernes en TEFAF, la Feria Internacional de Arte y Antigüedades de la ciudad holandesa de Maastricht (que ofrecerá en sus galerías lienzos de Goya, Zurbarán, El Greco, Sorolla y Ribera, entre otros) y señala que las piezas más caras son las mejor vendidas. Por encima de 900.000 euros “cosechan el mayor éxito en las subastas (un 57%) a pesar de que suponen menos de 1% del total de las operaciones”. El valor de estas ventas creció un 400% el año pasado. A su vez, la salida de las obras que superan los nueve millones de euros aumentó un 1.000% hasta convertirse en el 28% de las ventas generales. La experta explica esta aparente contradicción con dos ejemplos: los artistas consagrados copan el selecto grupo de los más solicitados, y hay poca obra suya en circulación. De ahí que las pujas sean altísimas. Andy Warhol, Francis Bacon, Cy Twombly, Mark Rothko y Lucio Fontana figuran entre los más vendidos en el apartado de arte de posguerra y contemporáneo. En el moderno, Picasso, Giacometti, Modigliani, Zhang Daqian y Miró encabezan la lista. El impresionismo y post impresionismo son valores seguros que mantienen su tirón. Picasso sigue siendo el más popular, y en 2015 superó los 154 millones de euros en ventas, algo que también consiguió Modigliani. “Pero el del español es lo que denominamos un comercio líquido, porque la oferta es muy amplia y los precios variados. Con Andy Warhol ocurre algo parecido”. En el contexto de la UE, España se lleva un 2% del mercado, “que se muestra algo estático”.

Entre 2012 y 2014, China mantuvo una segunda plaza por detrás de Estados Unidos. En 2015 experimentó un claro declive por la incertidumbre derivada de la crisis económica. Según McAndrew, las ventas cayeron allí un 23% a pesar del arraigo de las artes decorativas propias. “Los nombres más antiguos y reconocidos se han vendido prácticamente a los museos, y la prohibición de hacer regalos a políticos y funcionarios también ha influido. Es una práctica vista ahora como un soborno elegante, y las antigüedades así recibidas podían acabar vendiéndose a coleccionistas. Como se investiga más, el mercado lo acaba notando porque las ventas se frenan”. Con todo, China se recuperará, “y tendrá uno pequeño, pero estable”.

El informe recuerda que en 2015 había en el mundo cerca de 34 millones de personas con casi un millón de euros en el banco. Al menos un 2% colecciona arte. Asimismo, subraya “la importancia del aumento de la clase media en las economías emergentes para el desarrollo de sus respectivos mercados artísticos”. Credit Suisse calcula que 664 millones de personas conforman la clase media en el mundo (14% de la población adulta) al disponer de una riqueza entre 45.000 y 454.066 euros. Otros 96 millones de adultos (2% del total) cuenta con medios económicos superiores. Los cálculos, incluidos en el estudio, han sido ajustados conforme a los baremos del Fondo Monetario Internacional.

A pesar del descenso generalizado de las ventas, el sector que opera a través de Internet aumenta y alcanzó 4.264 millones de euros (7% del valor total del mercado). Las ventas particulares de los marchantes y otros mediadores supusieron el 53%, y las subastas, un 47%. El negocio del arte cuenta en estos momentos con 310.400 empresas que dan empleo a 2,9 millones de trabajadores.