Selecciona Edición
Iniciar sesión

‘The Royals’, esa familia real europea tan peculiar

Elizabeth Hurley protagoniza ‘The Royals’, donde interpreta a una singular monarca de Inglaterra

Elizabeth Hurley (Basingstoke, Reino Unido, 1965) es monárquica de los pies a la cabeza. De corazón, de cabeza y de carrera. “Mis primeros recuerdos son del jubileo de la reina, en 1977, con todas sus celebraciones callejeras”, cuenta la actriz británica. También recuerda los juegos normales de infancia, “de príncipes y princesas”, donde ella era la reina, y su hermano, “el ayudante de cámara, el esclavo, el mayordomo”. Políticamente, también defiende la monarquía. Es parte de su país. “Y la reina Isabel es absolutamente fabulosa. Soy su fan número uno”, reconoce entre grandes aspavientos.

De ahí que la serie The Royals le haya venido como anillo al dedo. “En cuanto mi agente pilló el guion supo que era para mí. Sobre la familia real. Para que haga de reina. Muy divertido. Muy bien escrito, y encima se rueda en Londres, donde estudia mi hijo, lo que le da cierta estabilidad a mi vida. Un sueño”, resume a EL PAÍS sobre la serie, que se estrena en Canal + Series Xtra esta noche (21.30), a razón de dos capítulos por semana hasta completar las dos temporadas ya emitidas en Estados Unidos (está renovada para una tercera entrega).

En The Royals, Hurley interpreta a la reina Helena, soberana británica de ficción cuyas vicisitudes familiares recuerdan demasiado a las de otras monarquías mucho más reales. Un detalle que le ha supuesto más de una crítica a esta serie que en el Reino Unido se vio como una parodia burda de los Windsor.

Hurley tuvo claro desde el primer momento que se trataba de una ficción, “de un cuento de hadas moderno”, y, si bien hay mucho de parodia y reconoce que los guionistas no se atemorizan ante nada, no ve ninguna ofensa a la institución y disfruta de la serie por sus extravagancias y, especialmente, por sus joyas. “Yo ya me veía en el camerino eligiendo las piedras preciosas, porque me dijeron que iban a ser reales, pero por temas de seguridad han acabado siendo igual de hermosas, o más, pero totalmente falsas”, describe.

Para Hurley, The Royals es una nueva etapa en su carrera y en su vida. “Tuve mucha suerte porque no esperaba contar con tanto trabajo en televisión después de haberme separado de la industria durante tantos años”, admite. La británica de moda en los ochenta, siempre del brazo del también actor Hugh Grant, Hurley, fue más conocida por su rostro, por su cuerpo y por sus amores que por su trabajo. Constantemente entre las más bellas o las más sexys, pronto se transformó en imagen de una línea de cosméticos. “Todavía encuentras muchos de sus productos en mi baño”, se ríe. Todo eso hasta que la actriz de 50 años fue sustituida por alguien 10 años más joven y Hurley se alejó de la vida pública para dedicarse a su hijo y a una vida social intensa. Una vida en la que se codeó con la verdadera realeza. “No es que seamos colegas, pero me he cruzado varias veces con el príncipe Carlos porque a él también le gustan los cultivos orgánicos y formo parte de una de sus obras benéficas. Me encanta hablar con él. Estoy segura de que será un gran rey”, añade.

¿Está igual de segura de si al príncipe Carlos le gustará The Royals? “De nuevo, es una parodia y hay que tomárselo así. Pero tienen humor. ¡Son como nosotros! Así que yo creo que sí, que si la viera, se divertiría”, remata Hurley.

La reina madre

Joan Collins y Elizabeth Hurley estuvieron a punto de trabajar juntas en tres ocasiones, como madre e hija, en proyectos que acabaron en el limbo. A la cuarta ha ido la vencida. “Nosotras también vemos las similitudes”, afirma Hurley sobre la actriz británica, de 82 años, que en The Royals ha pasado de ser un mero secundario al principio a ser miembro del reparto habitual.

“Joan es tal fuerza de la naturaleza, que a su lado me quedo pequeñita. En la segunda temporada, el público empezará a ver mis puntos débiles”, adelanta Hurley sin ocultar su admiración por la mujer que hizo de Alexis Carrington Colby uno de los iconos de los ochenta gracias a la serie Dinastía.