Selecciona Edición
Iniciar sesión

Multa de 450 millones a Apple por amañar el precio de los ‘eBook’

El Tribunal Supremo de Estados Unidos les obliga a compensar a los consumidores

Tienda Apple en la Grand Central Station de New York. AFP

Apple se compinchó con cinco editores para controlar el mercado del libro electrónico. Ese es el veredicto del Tribunal Supremo de Estados Unidos. La empresa tendrá que pagar 450 millones de dólares. 400 serán para compensar a los consumidores y los 50 restantes para pagar los gastos de un proceso judicial que comenzó en el verano de 2013. Apple ha aceptado el veredicto. En declaraciones a la agencia AP el Departamento de Justicia ha mostrado su satisfacción: “Apple tiene responsabilidad por ser consciente de que los editores estaban conspirando para manejar y subir los precios en sus plataforma”.

El proceso, que comenzó en un juzgado de Nueva York, apunta que Hachette Book Group USA, HarperCollins, Macmillan, Penguin Group and Simon & Schuster se pusieron de acuerdo con Apple entre 2009 y 2010 para hacer competencia a la tienda de libros electrónicos de Amazon, pioneros en este campo. Amazon, además de crear una plataforma donde los autores se publican de manera independiente y se distribuyen a través de su aparato de tinta electrónica Kindle, cuenta con libros de casi todas las editoriales. La intención de estas firmas junto con Apple, apunta el veredicto, era hacer frente a una de las promociones más populares de Amazon, la oferta de libros por 9,99 dólares. La llegada de Apple hizo que los precios subieran y Amazon no mantuviese lo que se había convertido en el estándar de facto en la industria. De media, el precio subió un 40%.

En el momento en que la tableta salió al mercado se presentó como una opción de lectura más rica que el blanco y negro, lo que podría servir para pedir más dinero por ellos. Sin embargo, el propio Steve Jobs contestó a la prensa que el precio sería el mismo que en Amazon, algo que no se cumplió, pero sí dio una de las claves del proceso: “Los editores están reteniendo sus libros de Amazon porque no están contentos”. Lo que no dijo fue que llegaron a acuerdos, por los que ahora se las ha condenado, para cambiar precios y primar su plataforma frente a la de Jeff Bezos.

Durante el proceso, Tim Cook, consejero delegado de Apple, aseguró que no cree que hayan hecho nada malo, salvo impulsar su negocio siguiendo prácticas habituales para hacer que su tableta iPad tuviera contenido de calidad en su estreno en el mercado, que fue el 27 de enero de 2010.

La fórmula escogida por Apple para compensar a los consumidores será a través de códigos para comprar más contenido dentro de su tienda de aplicaciones, libros y películas, pero no es dinero en metálico que se pueda usar en otro tipo de objetos físico o pasarlo a la cuenta corriente. Los primeros cálculos apuntan a 23 millones de clientes afectados que pagaron por los libros algo más de lo fijado en otras tiendas. Aunque el cálculo inicial sería de unos 19 dólares por cliente, en la mayoría de los casos se les compensará con apenas unos céntimos, salvo grandes cuentas que compraron un buen número de libros.

Apple ha argumentado que, a pesar de este proceso, su llegada ha sido positiva para los consumidores dado que los precios de los libros electrónicos han bajado en estos últimos cinco años.